Ciencias Sociales, Periodismo e información

Actividad periodística y su entorno

Introducción

El periodismo es la actividad de reunir, evaluar, crear y presentar noticias e información. También es el producto de estas actividades. El periodismo puede distinguirse de otras actividades y productos por ciertas características y prácticas identificables. Estos elementos no solo separan el periodismo de otras formas de comunicación, sino que lo hacen indispensable para las sociedades democráticas. La historia revela que cuanto más democrática es una sociedad, más noticias e información tiende a tener.

Es así que la actividad periodística busca proporcionar a los ciudadanos la información que necesitan para tomar las mejores decisiones posibles sobre sus vidas, sus comunidades, sus sociedades y sus gobiernos.

Contenidos temáticos

  1. Normas que regulan la actividad periodística
  2. Límites a la libertad de expresión
  3. El secreto profesional
  4. Los libros de estilo
  5. El trabajo en las redacciones
  6. Cualidades para el ejercicio del periodismo

Desarrollo del tema

1. Normas que regulan la actividad periodística

El periodista está obligado a mantener una actitud responsable en el ejercicio de su profesión. Existe toda una gama de normas que sirven para regular la actividad periodística:

Algunas son de carácter ético y deontológico y su finalidad es fijar unas coordenadas para la realización de un correcto trabajo periodístico. No son normativas legales, de ahí que su incumplimiento no tiene por qué conllevar sanciones de carácter legal.

Otras son de carácter legal y están recogidas en el Artículo 20 de la Constitución española. Su incumplimiento arrastra una intervención judicial y sanciones legales.

Finalmente hay unas normas básicas creadas por los medios de comunicación para regular la actividad de los periodistas. Están recogidas en los libros de Estilo.

Los códigos deontológicos

Son unas reglas de conducta profesional que no están reguladas por la normativa legal. El profesional debe encauzar siempre su trabajo dentro de unas estrictas normas de obligado cumplimiento.

En el Estado español existe desde noviembre de 1992 un código deontológico. Los criterios más importantes que defiende son:

  1. Observar una clara distinción entre los hechos y las opiniones o interpretaciones, evitando la confusión y la difusión de rumores.
  2. Difundir únicamente informaciones fundamentales, evitando datos sin base suficiente que puedan lesionar la dignidad de las personas, y evitando también expresiones o calificativos rigurosos.
  3. Rectificar con el tratamiento adecuado las informaciones que hayan resultado ser falsas y resulten perjudiciales.
  4. Utilizar métodos dignos para obtener información o imágenes.
  5. Respetar el “off the record” cuando haya sido invocado expresamente.
  6. Reconocer a las personas individuales y/o jurídicas el derecho a no proporcionar informaciones ni responder preguntas.
  7. No aceptar nunca retribuciones o gratificaciones de terceros. No se ha de alterar el ejercicio de la actividad periodística con otras actividades incompatibles con la deontología de la información, como la publicidad, las relaciones públicas y las asesorías de imagen.
  8. Respetar el derecho de las personas a su propia intimidad e imagen.
  9. Observar el principio de presunción de inocencia en las informaciones relativas a causas o procedimientos penales en curso.
  10. Tratar con especial cuidado toda la información que afecte a menores, evitando difundir su identificación cuando aparecen como víctimas (excepto en el supuesto de homicidio). También se evitará identificar a las personas próximas o familiares inocentes de acusados o convictos en procedimientos penales.
  11. Actuar con especial responsabilidad en informaciones con contenido que pueda suscitar discriminación de sexo, raza, creencias o extracción social y cultural, o de incitar el uso de la violencia.

2. Límites a la libertad de expresión

Encuentra sus límites cuando puede atentar contra el derecho a la intimidad o a la propia imagen de las personas.

En caso de conflicto no se puede aplicar el criterio de la veracidad, ya que también se puede atentar contra la intimidad a través de informaciones ciertas.

Además, la divulgación de una información que contiene datos íntimos sólo está justificada cuando existe un interés público.

Los personajes de notoriedad pública deben soportar mayores intromisiones en su intimidad. El ámbito de su intimidad estará condicionado por anteriores conductas que esos personajes hayan mantenido en su vida privada.

Consideraciones que pueden ser tomadas como intromisión ilegítima en el derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen:

  • Emplazamiento o utilización de aparatos de escucha, filmación, dispositivos ópticos o cualquier otro medio para grabar o reproducir la vida íntima de las personas.
  • Divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o de su familia que afecten a su reputación o buen nombre, publicación de cartas y otros escritos personales íntimos.
  • Revelación de datos privados conocidos a través de la actividad profesional.
  • Captación, reproducción o publicación por fotografía o film de una persona en lugares o momentos de su vida privada.
  • La utilización del nombre, la voz o la imagen de una persona para fines comerciales o publicitarios.
  • Divulgación de expresiones o hechos concernientes a una persona cuando la difame o haga desmerecer la consideración ajena.

Pueden existir causas justificadas para las intromisiones. La autoridad competente puede autorizar el pinchazo telefónico, por ejemplo.

También hay una serie de casos en los que se considera que no existe vulneración de la propia imagen. Se puede captar cualquier imagen en un acto público o en locales abiertos al público de personas que ejerzan un cargo o una profesión de proyección pública. Asimismo se pueden utilizar caricaturas de personajes públicos.

3. El secreto profesional

Es el derecho que tienen los periodistas a no revelar las fuentes de su información y mantener en secreto las notas personales, cintas magnetofónicas y demás material informativo empleado por ellos.

Desde el punto de vista jurídico, no existe una definición legal sobre el secreto profesional de los periodistas.

Hay que tener en cuenta que no se publica toda la información que se recibe, no solamente a consecuencia del espacio, sino porque a través de determinados datos se puede identificar indirectamente a la fuente de información.

El alcance de este derecho a la privacidad de las fuentes dependerá en cualquier caso de la naturaleza de las personas que requieran al periodista que revele sus fuentes:

  • Requerida por terceras personas distintas o superiores en el medio de información en el que trabajó absoluto y sin límites.
  • Requerida por algún superior jerárquico del periódico à también absoluto, aunque en estos casos el director puede vetar la publicación.
  • Requerida por una Administración Pública o un órgano o autoridad de alguna de las diversas administraciones debería ser absoluto.
  • Requerida por un órgano de carácter parlamentario o existe la obligación de ir, pero no de revelar las fuentes de información.
  • Requerida por la autoridad judicial el secreto profesional aparece como un conflicto entre la libertad de prensa y el deber genérico a declarar como testigo.

4. Los libros de estilo

Recogen unas normas de obligado cumplimiento para los redactores de cada medio de comunicación. Unas normas que deben seguir también los colaboradores y personas que escriben esporádicamente en esos medios.

Tienen como finalidad impedir la aparición de errores en las páginas de los diarios o ayudar a mitigarlos y evitar su multiplicación. Es un control de calidad que define quién es cada medio y cómo trabajan sus periodistas.

Los medios de comunicación tienen unas reglas de conducta muy precisas que pueden ser internas, recogidas en el Estatuto de la Redacción, o externas, que son el Libro de Estilo y el “Ombudsman”.

El Estatuto de la Redacción

El de El País está en vigor desde 1980 y define los principios de la publicación y su observancia, las responsabilidades del director de la publicación, las funciones del Comité de Redacción y regula aspectos tales como la cláusula de conciencia y el secreto profesional y ofrece al colectivo de periodistas una serie de garantías ante un posible cambio en la línea editorial del diario. Regula también las funciones del director de la publicación.

Así, El País se define como un periódico independiente, nacional, de información general, con una clara vocación europea, defensor de la democracia pluralista y comprometido a guardar el orden democrático y legal establecido en la Constitución.

El artículo 6 de su Estatuto afirma que ningún miembro de la redacción estará obligado a firmar aquellos trabajos que hayan sufrido alteraciones de fondo que no sean resultado de un acuerdo previo.

Por lo que respecta al secreto profesional, lo considera un derecho y un deber ético de los periodistas.

El Libro de Estilo

Contiene unas normas de obligado cumplimiento para todos los cargos del periódico, los redactores y los colaboradores. Además de reglas de carácter metodológico, el Libro de Estilo de El País recoge al menos tres cláusulas de conducta:

  1. Los rumores no son noticia.
  2. En caso de conflicto hay que escuchar las dos partes.
  3. Los titulares de las informaciones deben responder fielmente al contenido de la noticia.

El Libro de Estilo recoge la política editorial, la responsabilidad profesional, el trabajo con las fuentes de información y el tratamiento de la información y la publicidad.

Además, explica las normas generales que para El País deben regir en el trabajo con los diferentes géneros periodísticos, dedica un apartado completo a los elementos de titulación y sus características y consta de apartados dedicados a las normas tipográficas, tratamiento de las fotos y los gráficos, el uso de la firma, los tratamientos y protocolo, el uso de los nombres propios, las abreviaciones, los números, los signos ortográficos y los errores gramaticales y de léxico más frecuentes.

El “Ombudsman”

Es una persona encargada de garantizar los derechos de los lectores (defensor del público). Su actividad se centra en atender las dudas de los lectores, sus quejas y las sugerencias que realizan sobre determinados contenidos del diario.

Vigila que el tratamiento de las informaciones sea acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Es nombrado por el director del periódico y sirve como puente entre los redactores y el público.

Apareció por primera vez en 1967 en diarios americanos. En España El País fue el primero en ponerlo en práctica en 1985.

5. El trabajo en las redacciones

La Redacción es el alma de un medio de comunicación y el lugar en el que se regula todo el complicado proceso que va desde el momento en que algo sucede y suscita curiosidad del periodista hasta que adquiere la forma de texto para ser comunicado al público.

Es donde se redactan las informaciones, donde le material que llega al medio adopta una forma textual para ser comunicada con eficacia.

Pero en la redacción no sólo se redacta, sino que tienen lugar otras funciones: la jerarquización, evaluación y selección de datos, noticias y textos.

La redacción de una información tiene su punto de partida en una primera evaluación global de las cientos de informaciones que diariamente llega a la redacción.

Algunas son previsibles y las llamamos pseudoacontecimientos. Otras son imprevisibles y una gran parte de ellas llegan a través de fuentes comunes, mientras que otras lo hacen a través de fuentes propias de información.

La redacción y su jerarquía

El complejo trabajo en una redacción precisa de una buena organización interna y una perfecta distribución de las tareas diarias. Tradicionalmente había tres tipos de periodistas:

Los reporteros

Recogen la información en los lugares donde se produce, investigan personalmente consultando fuentes especializadas, aportan datos conseguidos personalmente y finalmente elaboran la información o aportan los datos para que sea redactada por otros periodistas.

Los redactores

Elaboran informaciones de actualidad, es decir, se encargan de la conversión en textos informativos de las secuencias diarias del acontecer.

Los editorialistas

Son los encargados de las páginas de opinión.

En la actualidad, el esquema del trabajo sería mucho más complejo. El esquema podría ser:

Ayudante o auxiliar de redacción

Es el redactor novel. Normalmente está en fase de aprendizaje y ayuda a los redactores en la elaboración de informes. También se encarga de la reelaboración y corrección de teletipos.

Redactores

Son los encargados de la redacción de las informaciones y suelen estar distribuidos por las diferentes secciones del diario. Hay redactores de mesa y redactores de calle.

a) Redactores de mesaà atienden a las informaciones que llegan al periódico a través de fuentes comunes de información. Sólo salen a la calle en casos excepcionales.

Casi nunca escribe informaciones, pero tiene un trabajo importante en la marcha del periódico: corrige textos escritos por los reporteros, reelabora informaciones enviadas por los corresponsales y trabaja textos que van a ser publicados por el periódico.

b) Redactores de calle o reporteroà realizan su actividad fuera del periódico. Salen a la calle para buscar informaciones de interés.

Realizan informaciones puntuales que suceden en el día a día y que normalmente cubren a diario, o bien reportajes y entrevistas relacionados con temas de los que son especialistas y pueden publicarse cualquier día.

Corresponsal

Reportero que vive en un lugar ajeno al sitio en el que está la redacción del periódico. Envía crónicas desde el lugar en el que habita. Normalmente envía todo tipo de temas interesantes. Hay varios niveles: corresponsal en el extranjero, local, comarcal, provincial, regional, etc. Trabajan textos informativos que incorporan valoraciones personales del periodista. También entrevistas y reportajes informativos.

Enviado especial

Reportero del periódico que trabaja fuera de la sede del periódico. Viaja a lugares donde se están produciendo informaciones importantes para hacer una cobertura diferenciada y de interés sobre esos temas específicos.

Normalmente son periodistas especializados y trabajan las informaciones interpretativas, crónicas, entrevistas y reportajes. Tratan temas que no son de agencia.

Cronista

Periodista especializado que abastece al medio de comunicación de crónicas de una determinada cobertura. Combina el género información con la interpretación periodística. Tiene profundos conocimientos sobre los temas de los que informa. Puede trabajar fuera o en la misma redacción.

Colaborador

Escriben artículos no específicamente informativos, sino con un carácter más literario. Suelen ser especialistas en determinados temas. Trabajan circunstancialmente para el medio de comunicación y cobran según el trabajo realizado. Hay dos categorías:

a) Crítico, su trabajo es el análisis crítico de las llamadas bellas artes, cine y fotografía.

b) Columnista es un colaborador especializado en la redacción de columnas, que es un género interpretativo-opinativo.

Editorialista

Forma parte del equipo editorial y su misión es controlar las páginas de opinión de los diarios y escribir editoriales. No expresa sus opiniones personales, sino las del medio de comunicación. Los editoriales son anónimos.

Reportero gráfico

Es el periodista. Cada vez es más frecuente que sea un periodista que orienta su actividad en el trabajo periodístico gráfico.

Infografista

Es el encargado de elaborar ilustraciones y gráficos en los que se combina el dibujo informático con datos eminentemente informativos.

Es un instrumento muy eficaz para la ilustración de textos de periodismo de investigación. Precisa de todas las habilidades propias de un artista y la capacidad de pensar como un periodista para comunicarse con la gente a través de este tipo de lenguaje. Debe investigar los hechos, cubrir las informaciones y redactarlas o dibujarlas.

Diseñador o diagramador

Es el encargado de componer y maquetar los textos y las ilustraciones. Ubica el texto en la página, decide el tamaño de la titulación y de las ilustraciones gráficas, la descomposición del texto en despieces, los espacios en blanco, etc. Se encarga de la correcta presentación visual del texto elaborado por el redactor.

Documentalista

La documentación es una de las tareas esenciales del trabajo periodístico. Casi todos los medios de comunicación poseen un departamento de documentación. Archivan informaciones y ayudan a los redactores en la búsqueda de datos documentales para apoyar los textos informativos.

Estas amplias tareas exigen un entramado de coordinadores y responsables de la redacción que las planifiquen y distribuyan.

Por lo tanto el esquema de una redacción debe completarse con los jefes de área, de sección, de corresponsalías, de colaboraciones, de diseño, de edición gráfica, de documentación y de delegaciones. Por encima de ellos están los redactores jefes, el o los subdirectores, el director adjunto y el director.

Director

Es el responsable de todo lo que aparece publicado en las páginas del diario. Está nombrado directamente por el Consejo Administrativo y puede ser sustituido en cualquier momento. Está encargada de la alta organización del diario y es su responsabilidad elaborar el modelo informativo e ideológico que va a seguir el periódico.

Subdirector

Es el ayudante del director. Cumple un papel importante de representación del periódico. El subdirector y el director supervisan las líneas maestras del periódico de orientación informativa y la marcha de las páginas de opinión.

Redactor jefe

Debe estar perfectamente informado de todo lo que sucede cada día en el diario desde el punto de vista informativo. Está a cargo de las áreas informativas y suele planificar las informaciones que aparecen en el periódico.

Establece las prioridades informativas, determina el espacio de las secciones y distribuye el personal de una a otra sección según la importancia de los temas de cada día.

Jefe de sección

Es el responsable de áreas específicas del diario y trabaja en estrecho contacto con el redactor jefe. Valora en concreto las noticias que van a ser publicadas en su sección y determina el espacio, lugar, ilustración… Determina quién va a escribir una información concreta.

Suele distribuir las páginas de su sección y establece la hora máxima que tienen los redactores para las entrega de los textos.

6. Cualidades para el ejercicio del periodismo

Curiosidad

Curiosidad para observar y analizar todos los aspectos complejos de la realidad, para interesarse siempre por lo más relevante.

Debe ser especialmente sensible para buscar hechos de interés y descubrirlos, probarlos y contarlos. Debe preguntarse siempre el porqué y el cómo de las cosas.

Espíritu crítico

El periodista busca ayudar al público a conocer la realidad de las cosas. A través de ese espíritu crítico puede ayudar a mejorar la sociedad.

Puede jugar el papel de corrector de los abusos de poder que se producen. Puede ser un instrumento válido para reconducir las desviaciones que derivan de la propia práctica social.

Iniciativa individual

En muchas ocasiones el periodista trabaja por su cuenta, busca los temas, los analiza y prepara. Es un trabajo que, permanentemente, está desarrollando una gran iniciativa.

Interés por la información

El periodista debe estar perfectamente informado sobre los temas que diariamente aparecen en los medios de comunicación; debe conocer la actualidad. Debe ser capaz de analizar críticamente la actualidad informativa.

Integridad

El periodista no debe olvidar que la veracidad consiste casi siempre en publicar los datos que se poseen y que han podido ser previamente probados.

Hace falta integridad para escribir solamente aquello que pueda probar y dejar de lado todo aquello que no haya podido ser comprobado. Debe adoptar una actitud distante y renunciar a dejarse llevar por sus ideas.

Credibilidad

Se sustenta siempre en la fiabilidad de los datos. El lector debe confiar en que los temas publicados por el periodista están suficientemente contrastados y probados. Cuando surge el error hay que dar paso inmediatamente a la rectificación.

Pasión por la escritura

Escribir de manera eficaz y agradable, dominando la lengua para construir unos textos que conecten rápida y eficazmente con el lector.

Josep María Casasús se inclina más por destacar de forma genérica cuatro aptitudes esenciales:

  • Curiosidad universal.
  • Espíritu de observación e interpretación.
  • Modestia.
  • Pasión por escribir correctamente.

Conclusión

Los principios y el propósito del periodismo están definidos por algo más básico: la función que juegan las noticias en la vida de las personas. Las noticias son esa parte de la comunicación que nos mantiene informados de los eventos, problemas y personajes cambiantes en el mundo exterior. Aunque puede ser interesante o incluso entretenido, el valor más importante de las noticias es como una utilidad para empoderar a los informados. De esta forma la actividad periodística es un compromiso con los ciudadanos es un pacto implícito con la audiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s