Administración, Negocios y Legislación

Introducción a la mecanografía

Introducción

Mecanografiar es el proceso de ingresar texto presionando las teclas en el teclado de una computadora o máquina de escribir, es una habilidad deseable para aquellos laboran en entorno de oficina. El texto puede estar en forma de letras, números y otros símbolos. La primera mecanógrafa del mundo fue Lillian Sholes de Wisconsin, hija de Christopher Sholes, quien inventó la primera máquina de escribir práctica. 

Contenidos temáticos

  1. Indicaciones importantes
  2. Digitación
  3. Irregularidad del espacio
  4. Regularidad y precisión
  5. Labor innecesaria
  6. Distribución de la escritura
  7. Medios para aumentar la velocidad en la escritura

Desarrollo del tema

1. Indicaciones importantes

Debe situarse frente al centro de la máquinas y bastante próximo a ella, con el cuerpo derecho, la espalda pegada al respaldo del asiento, los brazos sueltos formando con el ente brazo un ángulo recto, las manos colocadas sobre el teclado, y los dedos ligeramente encorvados y distribuidos en las teclas del centro.

Distribución de los dedos: cada dedo sirve para mover determinadas letras, de manera que cada tipo es siempre pisado por el mismo dedo.

Si la máquina que se use tuviere algunas letras o signos cambiados, bastará con fijar la posición que les corresponde.

Los pulgares sirven únicamente para manejar la barra de los espacios, de manera que si se termina una palabra con la mano izquierda, el pulgar de la derecha será el que ejecute el trabajo de espaciar, o viceversa.

Los dedos meñiques, en iguales condiciones, se usarán en manejar las teclas de cambio, y en pisar las letras que se les han asignado.

Digitación: Deben imprimirse las letras por medio de un golpe uniforme y rápido de los dedos, ni demasiado suave ni demasiado fuerte, y habrá que retirar el dedo antes de que el tipo de toque el cilindro.

La ejecución debe hacerse con el esfuerzo de los dedos, evitando en lo posible el movimiento de las muñecas y los brazos.

Numeración de los dedos

1 = Meñique
2= Anular
3= Medio
4= Índice
5= Pulgar

MANO IZQUIERDA: La numeración comienza de izquierda a derecha.
MANO DERECHA: La numeración comienza de derecha a izquierda.

2. Digitación

Tome en cuenta los siguientes principios fundamentales de la escritura mecánica: regularidad de la impresión, en su sentido general; esto es, en la tonalidad armónica con que debe aparecer la escritura; alineación de las letras: espaciando simétrico y proporción y equidistancia de los renglones, todo lo cual viene a contribuir la uniformidad y la elegancia que debe tener todo escrito mecanográfico.

Otra de las bases fundamentales del aprendizaje consiste en la nitidez y exactitud de la copia que se obtenga: El principiante debe desechar la idea de que el progreso depende de la rapidez con que se hagan los primeros ejercicios.

La habilidad del mecanografista no estriba precisamente en escribir muy de prisa, sino en que los trabajos salgan limpios y sin errores. No debe usarse el borrador en los primeros ejercicios.

Escritura al tacto: El punto principal de la escritura al tacto es que las manos han de mantenerse constantemente con los dedos colocados sobre las teclas guías o sean las letras ASDFG (Mano izquierda), y HJKLÑ (Mano derecha).

La posición de las demás teclas ha de aprenderse de memoria,, en relación con esas teclas guías. Tan pronto se toque una tecla de cualquier otra hilera, la mano volverá a su posición normal sobre las teclas guías.

Al hacer los primeros ejercicios, repítase en alta voz las letras que se vayan escribiendo, hasta que se tenga la seguridad de que las diferentes posiciones se han aprendido perfectamente.

Instrucciones preliminares
Presentarse una plana con 30 renglones, separándolos grupos de letras con la barra de espacios, que debe ser movida con el dedo pulgar derecho, si antes se escribió con la mano izquierda, o viceversa.

Aprenda usted de memoria la posición de cada una de las letras, y muy principalmente el lugar que ocupan las llamadas teclas guías: A y Ñ. desde el primer ejercicio adquiera usted la costumbre de no ver el teclado cuando escriba.

Terminado el primer ejercicio, el estudiante notará con sorpresa que el aprendizaje del método al tacto no es tan difícil como al principio parece.

La combinación de dos o más hileras presenta, por supuesto, más dificultades que cuando se escribe en una sola, por el movimiento que se les impone a los dedos, y porque el principiante pierde fácilmente, con este movimiento, la posición de las letras.

Para evitar esto, hay que conservar los dedos meñiques en las letras extremas de la segunda fila de teclas, o sea en la A y en la Ñ. estos dos puntos dominan las otras filas, y no habrá dificultad, entonces, para encontrar las letras que se desee.

Es claro que el procedimiento más rápido sería el de dirigir la vista al teclado y disponer otra vez los dedos en la forma conveniente, pero tal procedimiento debe evitarse, si se pretende llegar a ser un hábil mecanografista.

La posición del operador debe ser todo lo desembarazada y cómoda que exige el trabajo continuo y rápido de la máquina de escribir; mantendrá aquél el cuerpo derecho, con naturalidad, apoyándolo ligeramente en el respaldo del asiento: colocará la máquina sobre una mesita de menor elevación que las ordinarias de escritorio, de modo que, quedando los codos poco más o menos a la misma altura del borde inferior del bastidor del teclado, las manos descansen suavemente sobre éste, sin apoyar aquéllos (los codos) en parte alguna, para no embarazar los movimientos.

Los asientos mejores son los de tornillos, que permiten graduarse a la altura que se desee. La pulsación de las teclas debe hacerse imprimiendo a los dedos la fuerza necesaria para bajar cada una de aquéllas, manteniendo siempre las manos a la misma altura, arqueando los dedos ligeramente y golpeando las teclas con las yemas de los dedos, de un modo regular y acompasado. La presión ejercida debe ser fuerte, rápida y uniforme, pero de modo que la precisión no perfore el papel ni haga perder a los caracteres la limpieza de la impresión.

3. Irregularidad del espacio

Se llama espaciado a las distancias que quedan entre letra y letra, las cuales, teóricamente, deben ser absolutamente regulares, puesto que son producidas por un mecanismo de escape uniforme.

No obstante esta precisión mecánica es muy corriente ver que los escritos de los principiantes presentan las letras superpuestas, o espacios en blanco en algunas palabras.Este defecto se debe principalmente a que el método de digitación es inadecuado, o bien a movimientos nerviosos en el operador; lo que a la larga puede tocarse en un hábito, si no se corrige a tiempo.

El remedio más propio es empeñarse en tipiar las teclas con toda regularidad, exactamente como si cada una de las impresiones se ajustara al movimiento de un metrónomo.

La irregularidad del espaciado, también puede ser causada por la impresión de una segunda tecla movida antes que la anterior haya vuelto a su posición normal.

Puede ser originada, así mismo, por la suciedad depositada en los carriles o guías paralelas que sirven para los movimientos. Las percusiones deben producirse con tal regularidad que satisfagan al oído.

Si esto se consigue, puede afirmarse que, por regla general, la vista quedará también satisfecha con los resultados obtenidos.

Las ventajas de la escritura con todos los dedos, se apreciaran sobre todo, cuando se trata de escribir rítmicamente. No induce al operador a apresurar la impresión de la letra siguiente, de lo cual proviene la irregularidad del espaciado.

Debe ponerse especial empeño en imprimir las letras duplicadas con la mayor irregularidad, particularmente cuando se escriben palabras tales como “acceso”, “Barrote” etc., existe en efecto la tendencia a escribir la segunda letra con menor fuerza que la primera, lo cual hace que el conjunto del escrito quede irregular.

Irregularidad del margen izquierdo
Cuando las líneas de un escrito no comienzan todas en un mismo punto del margen izquierdo del papel, se dice que el margen está irregular.

Esto nunca puede ocurrir si el movimiento de retroceso del carro se verifica propiamente. Si el margen aparece irregular, se debe, probablemente a que la manivela correspondiente se suelta antes de llegar al topo marginal.

Puede ocurrir también que el movimiento de retroceso del carro se haga con tanta violencia, que éste rebote al chocar con los marginales. ¡Téngase cuidado!

Irregularidad del interlineado
No hay ninguna razón para que el interlineado de un escrito sea irregular, puesto que la equidistancia de los reglones se produce automáticamente por medio de un sencillo mecanismo llamado el interlineado.

En algunos casos esta irregularidad puede ser ocasionada por debilidad del mecanismo de engrane en la rueda dentada del cilindro, o bien, porque se ha suprimido la tensión de dicha rueda oprimiendo el tope del piñón libre, que sólo debe emplearse cuando se desea escribir en papel rayado o cuando, habiendo sacado una hoja de la máquina, se quiere volver a escribir una o más palabras en línea con las ya escritas.

Letras superpuestas al final del renglón
Este error proviene casi siempre de un método de digitación defectuoso. Si el operador emplea únicamente uno o dos dedos de la mano, es muy fácil perder la localización de una letra cuando se salta de una tecla a otra, particularmente si las letras están muy separadas.

Esta es otra de las razones que hacen recomendable el método de digitación con todos los dedos, porque cuando las filas del teclado se distribuyen entre los diferentes dedos y acostumbra a cada uno de ellos a no tocar más que determinadas letras, es evidente que casi no habrá movimiento de la mano y de la muñeca, y por consiguiente, la posibilidad de errores queda reducida al mínimo.

4. Regularidad y precisión

Los principiantes deben ejercitarse en determinar el momento preciso en que incurren en un error, sin necesidad de mirar lo escrito.La regularidad y precisión en la escritura con máquina, se adquiere mejor cuando el operador no se fija en los movimientos de los dedos, ni ve lo que va escribiendo.

Si el trabajo que se ejecuta es la copia de notas taquígrafas, lo más práctico es tener la vista fina en el papel de que se copia, y desatender por completo lo demás.

Durante los primeros ejercicios se escribirá despacio, sin precipitaciones, que a nada conducen, repitiendo cada palabra o frase sin mirar el teclado.

Conforme se vayan adiestrando los dedos, se irá acelerando la digitación, conquistando poco a poco, y a fuerza de perseverancia, las mayores velocidades, que se determinarán precisamente cuando se domine el teclado por completo, y se adquiera el verdadero hábito de la escritura mecánica, por el método de la escritura de tacto.

Los movimientos de los dedos deben ser acompasados; ninguna tecla debe ser tocada con mayor rapidez ni fuerza que las otras.

Nunca nos cansaremos de advertir que al principio es cuando ha de tratarse de evitar o corregir las tendencias que tenga el operador a la adquisición de hábitos defectuosos. Después es más difícil corregirlos.

5. Labor innecesaria

El operador poco diestro interrumpe la manipulación a cada momento por motivos inútiles. El peor defecto de todos es la constante interrupción del trabajo para ver lo que se está escribiendo.

Esta tendencia es más bien de carácter psíquico, y no podrá ser curada en tanto que se fortalezca el carácter, y pueda el operador concentrar toda su atención en lo que está haciendo.

No es necesario estar examinando constantemente el escrito para ver si está libre de errores. Un buen operador “siente” el momento mismo en que ha oprimido una tecla por otra.

Perdida de tiempo al copiar
El cipista que necesita suspender con frecuencia la labor por no hallar inmediatamente las palabras que siguen, tendrá que perder muchísimo tiempo.

Si no escribe al tacto, se pierde doble o triple tiempo; pues el operador tiene que dividir su atención en mirar alternativamente el original, la copia y el teclado.

Es necesario que la tecla de cambios (para mayúsculas y signos) sea pisada antes que se haya estampado el tipo mayúsculo, libertándola después; pero entre estos tres movimientos la diferencia de tiempo debe ser tan poca, que es indispensable poseer cierta práctica para ejecutarlos con propiedad.

Velocidad en la manipulación

El límite que generalmente se aceptas, como menor, para escritura con máquina, es de 200 pulsaciones limpias por minuto, no obstante algunos operadores alcanzan velocidades hasta el doble y más cuando en ellos concurren ciertas cualidades personales de índole mental y física.

Cuando tales cualidades no se poseen, el individuo puede, sin embargo, adquirirlas mediante una práctica larga y asidua.

Cualesquiera que sean las aptitudes del mecanografista, las grandes velocidades no pueden ser alcanzadas sino después de haber dominado el teclado a la perfección.

Por eso son importantísimas las indicaciones que se van intercalando, deben seguirse al pie de la letra; ellas se refieren a métodos de digitación y correcta pulsación de teclas.

Si tales instrucciones se han tomado en cuenta al practicar los anteriores notablemente, tanto en la perfección de la escritura como en la velocidad, no olvidar que esta ultima vendrá por si sola, con la práctica.

6. Distribución de la escritura

En la mecanografía, como en todo, no es bastante que la ejecución de un trabajo resulte clara y bien hecha; es necesario también que se presente con elegancia y belleza, rindiendo a la estética el atributo que el buen gusto exige.

Este, se limita en la mecanografía, casi exclusivamente, a la distribución apropiada de la escritura en el papel.

Las letras mayúsculas y el punto

Desde esta lección se hará uso habitual de minúsculas, y cuando sea necesario emplear mayúsculas, se procurará darlas con los dedos correspondientes, pisando antes la palanca que sirve para los cambios.

Si se quiere imprimir mayúsculas del lado izquierdo, se hará uso de la palanca derecha, y si del derecho, de la palanca izquierda.

En las máquinas que tienen una sola llave de cambio, se pisará ésta con el meñique de la izquierda, dando las teclas más próximas de ese lado con el dedo medio, y las otras con el índice de la misma mano.

El punto se dará con el dedo que le corresponda, según la posición que tenga en el teclado. Si es punto de abreviatura, se da un espacio después de él; y si es punto y seguido, dos espacios.

  • Los dos puntos, el punto y coma y el guión: En los signos (;), los (¿) y los (¡), así como en las (“) se exige un espacio delante y otro después.

Después del punto y la coma se dará un espacio. El guión, cuando une los elementos de una palabra compuesta, no consiente espacio ni antes ni después, pero si los admite cuando hace oficio de paréntesis. Sáquese copia correcta escribiendo al tacto.

  • Comillas, paréntesis y diéresis: Antes de abrir y después de cerrar las comillas y paréntesis, se dará un espacio.

Para indicar la diéresis, se pisa primero la vocal que ha de llevarla, y después de retroceder el carro un grado de la escala, se da la diéresis por medio de las comillas, que caen de este modo sobre la vocal (Ü).

  • Signos de interrogación y admiración: Espacio antes y después de cada signo. En las máquinas que no tienen signo final de admiración, se da éste, grabando primero el apóstrofo (`), retrocediendo luego el carro un grado de la escala y dando el punto (.), se completa el signo de este modo (!). hay máquinas que sólo tiene signo final de interrogación.

El signo de etc. (&) lo dará el número “8” y la “c” minúscula sobrepuesta. Cópiese correctamente escribiendo al tacto.

Característica de los trabajos tipiados
Siendo la escritura mecanografiada un trabajo similar al de la tipografía, todo escrito debe presentarse sin errores ni omisiones, sin faltas de signos de puntuación, con la ortografía necesaria, las márgenes y blancos bien proporcionados a la cantidad del texto que haya de contener, guardando simetría los espacios, y con la elegancia y belleza que el buen gusto exige: lo que se llama un buen golpe de vista para despertar la simpatía que inspira un escrito bien presentado.

7. Medios para aumentar la velocidad en la escritura

De los títulos
Los títulos deben quedar en el centro del papel, y pueden escribirse con mayúsculas o minúsculas espaciadas, o simplemente con mayúsculas seguidas si son pequeños, se escriben en un solo renglón: siendo grande, se dividen en partes, ocupándose los renglones guíe sean necesarios.

En los títulos cuyas letras vayan separadas por un espacio, las palabras deben irlo por tres; si por dos espacio cada letra, las palabras por cinco, etc. En algunos escritos los subtítulos empiezan en el “0” de la escala o sea de la izquierda del papel.

Para colocar bien los títulos deberá aplicarse la siguiente regla: Se saca la mitad a la suma de letras y espacios que contenga el título, y la cantidad que resulte se resta de la mitad a la suma de letras y espacios que contenga el título, y la cantidad que resulte se resta de la mitad de las divisiones que ocupen el papel en la escala graduada, procurando que el lado izquierdo de éste se encuentre en la división “0” de la misma o bien, centrada.

Si el papel en que se escribe es más ancho que el espacio graduado de la escala, se colocará (el papel) en el centro del carro, para que sobren a la izquierda y a la derecha espacios iguales, y luego se procederá como ya se dijo.

De los márgenes
Serán proporcionados al tamaño del papel, siendo éste igual en ancho al cilindro de la máquina, deberá dárseles de 8 a 10 divisiones a los márgenes de la izquierda y de abajo.

El margen superior deberá ser igual a los anteriores excepto en la primera planta del escrito, que será mayor. El escrito de papel quedará centrado en el papel.

De las sangrías
Se da este nombre a las entradas que hace un renglón al empezar un párrafo. Todas las sangrías de un escrito deben ser iguales.

Si la hoja en que se escribe es igual en ancho al papel ministro, deberá dejarse a la izquierda un margen no menor de 10 divisiones, y darse una sangría de 5, que es la más usado; pudiendo alargarse esta última hasta 10 divisiones, si así se desea.

En algunos escritos se dan sangrías invertidas es decir, se empiezan los principios de párrafos 5 ó 10 divisiones antes que los renglones comunes.

Cuando principia un párrafo con raya de diálogo, número de orden, signo de interrogación o admiración, etc., la sangría generalmente se da completa, no rebajándolo las divisiones que ocupen estos signos.

Conclusión

En los viejos tiempos de la máquina de escribir mecánica, la mecanografía solía ser una habilidad que muy pocos poseían. Pero con las computadoras accesibles para las masas, la mecanografía se ha convertido en una actividad cotidiana. Si bien presionar las teclas para ingresar texto es simple, es necesario hacerlo con precisión y a altas velocidades sin mirar el teclado. Sin lugar a dudas saber mecanografía puede ayudar en diversos contextos laborales y personales.