Administración, Negocios y Legislación

El trabajo por proyectos

Contenidos temáticos

  1. Introducción
  2. Concepto de proyecto
  3. Tipos de proyecto
  4. Importancia del trabajo por proyectos
  5. Clasificación de los proyectos
  6. Elementos de un proyecto
  7. Criterios de evaluación de los proyectos

Desarrollo del tema

1. Introducción

Un proyecto es un proceso que describe la idea dinámica de una acción organizada para lograr determinados fines u objetivos, que se puede planear, administrar y evaluar por si mismo, constituyendo un ámbito de gestión peculiar que no puede ser confundido con el de la entidad madre o del sistema de donde surge.

Pero no parece conveniente admitir que un proyecto se pueda planear y administrar aisladamente de cualquier referente institucional o de determinadas situaciones, planes y programas que operan en el contexto en que ese proyecto surge y se desarrolla.

El proyecto se puede definir también como la descripción y desarrollo de un proceso que permite resolver un problema y orientar un cambio mediante la instrumentación de estrategias apropiadas dentro de un horizonte de tiempo y espacio dados. Un proyecto constituye un campo de acción, de responsabilidad y de gestión propio.

2. Concepto de proyecto

Generalmente el término proyecto se relaciona con la idea o el deseo de hacer algo. El proyecto puede constituirse en una actitud, y en este caso se relaciona con una idea o una intención. También puede ser una actividad, en tal caso se relaciona con un diseño, un esquema o un bosquejo.

De cualquier manera es un proceso de ordenamiento mental que disciplina metódicamente el qué hacer del individuo. Existen muchas interpretaciones del término proyecto, las cuales dependen del punto de vista que se adopte en determinado momento. En diversas definiciones de proyecto se expresa la idea de ordenamiento de antecedentes y datos, con el objeto de estimar la viabilidad de realizar determinada acción.

El proyecto tiene como fin satisfacer una necesidad, corriendo el menor riesgo posible de fracaso, permitiendo el mejor uso de los recursos disponibles.

Un proyecto es un esfuerzo temporal emprendido para crear un producto o un servicio único. Así, el resultado final buscado puede diferir con la misión de la organización que la emprende, ya que el proyecto tiene determinado específicamente un plazo y el esfuerzo es temporal.

La gestión de proyectos, según definición del Project Management Institute en su “Guía de los Fundamentos de Gestión de Proyectos – Guía del PMBOK, Tercera Edición”, es la aplicación de conocimientos, habilidades, herramientas y técnicas a las actividades de un proyecto para satisfacer los requisitos del proyecto. El Project Management Institute (más conocido como PMI), es la institución líder en el mundo, dedicada a impulsar la gestión de proyectos.

3. Tipos de proyecto

El término de proyecto se aplica a muchas interpretaciones, se detallan algunas:

  • Proyecto de vida: el que define un individuo de forma personal para dar sentido a las acciones del diario vivir, ‘proyectando’ una trayectoria de vida.
  • Proyecto de desarrollo: en algunos casos, estos tipos de proyectos también se denominan programas, puesto que generalmente tienen más de un propósito.

Este tipo de proyecto puede, a su vez clasificarse en:

  • Proyecto de desarrollo social: Conjunto de acciones institucionales, locales, nacionales o internacionales destinadas a un fin específico, por ejemplo, promover el desarrollo de una zona deprimida social y económicamente. Es una idea de asignación de recursos que sigue un objetivo y que genera beneficios y costos, cualitativos y cuantitativos, tanto al realizador del proyecto como a terceros.
  • Proyecto de desarrollo rural integral.
  • Proyecto de desarrollo de zonas urbano marginales.
  • Proyecto especial: Institución creada para fin específico.
  • Proyecto como diseño de una o más obras de ingeniería.
  • Proyecto arquitectónico, como el diseño de una edificación, un lugar susceptible de ser utilizado para realizar actividades o prestar un servicio

4. Importancia del trabajo por proyectos

La expresión de cualquier idea de intervención sobre la realidad, tanto a nivel privado como público, a través de proyectos, es hoy día casi un código universal de comunicación. Ante esta situación, el conocimiento y la habilidad para identificar, formular y gestionar proyectos, cobra cada vez más importancia.

La presentación de proyectos permite dar una idea completa y a su vez sintética de lo que queremos lograr y de cómo consideramos que se puede llevar a cabo. El trabajo por proyectos es la mejor forma de desatar en el individuo y las comunidades procesos de acción-aprendizaje, conducentes al desarrollo de capacidades autogestionarias.

Este tipo de trabajo permite enseñar y aprender, sobre la puesta en marcha de acciones concretas, a comprender e interpretar aspiraciones, problemas, necesidades y oportunidades, así como la forma de actuar ante los mismos. Lograda de esta forma, una clara comprensión de los hechos se constituye en la base para plantear soluciones, acordes a las particularidades del proponente, a su vez actor de su propia realidad.

En las condiciones actuales podemos afirmar que el proyecto es la unidad operativa del desarrollo. Los planes de desarrollo y los programas individuales, sectoriales y empresariales bien concebidos, descasan sobre un catálogo amplio de posibles proyectos. Difícilmente se pueden materializar planes de desarrollo si no se han identificado, formulados y evaluados sus correspondientes proyectos.

En un proyecto debe especificarse claramente:

  • Qué se quiere lograr
  • Por qué y para que se quiere lograr.
  • Donde se va a lograr.
  • Quien lo va a lograr.
  • Cómo y por qué medios. (Acciones, insumos, recursos y condiciones).
  • Con qué se cuenta y que es necesario conseguir.
  • Que productos se van a lograr.
  • Cuando se logrará
  • Riesgos y posibilidades que el entorno ofrece.
  • Cual es el costo total o presupuesto requerido.
  • A que fuentes de financiación se acudirá.
  • Qué criterios e indicadores se utilizarán para verificar o valorar el nivel de éxito en los resultados que se alcancen.

5. Clasificación de los proyectos

La siguiente es una propuesta general para la clasificación de los proyectos:

  • Criterio de producto: Proyectos económicos directamente productivos y proyectos sociales o de servicios no directamente productivos.
  • Criterio de método: Proyectos pedagógicos, de investigación, de acción, y proyectos de investigación – acción.
  • Criterio de instrumentación: Proyectos de desarrollo, experimentales y piloto.
  • Criterio sectorial: Proyectos para industria, comunicaciones, agricultura, salud, educación, etc.
  • Criterio de cobertura: Nacionales, regionales, sectoriales, institucionales, empresariales, corporativos o individuales.

6. Elementos de un proyecto

Los siguientes son los elementos recomendados que debe contener un proyecto:

  • Nombre o título del proyecto
  • Resumen ejecutivo
  • Origen y antecedentes: contexto histórico, socioeconómico, político y cultural.
  • Carácter o naturaleza del proyecto.
  • Fundamentación o justificación: pertinencia o nivel estratégico (Importancia referida a lo que se quiere lograr y oportunidad).
  • Objetivos y metas: resultados que se espera lograr.
  • Metodología: cursos de acción, políticas, estrategias, concepción sobre la forma de abordaje de las soluciones, los instrumentos, los métodos y los procesos.
  • Cronograma, calendario de actividades, red de actividades o ruta del camino crítico.
  • Recursos de personal, organización y recursos de infraestructura disponibles
  • Previsiones para instrumentación, seguimiento y control
  • Análisis de costos, presupuesto y financiamiento.
  • Responsable (s) y responsabilidades.
  • Indicadores para la evaluación de la gestión y los resultados

7. Criterios de evaluación de los proyectos

Los criterios de evaluación de los proyectos son:

  • Factibilidad técnica: Analiza la relación entre medios y fines.
  • Factibilidad económica: Responsabilidad de recursos humanos, materiales y financieros.
  • Factibilidad social: recurso humano, condiciones culturales y sociales.
  • Factibilidad ambiental: nivel de impacto.
  • Costo beneficio: dimensión financiera que se refiere a la recuperación de la inversión.
  • Costo utilidad: Relación entre el costo y la importancia o beneficio social.
  • Costo eficiencia: Costo relacionado con el logro de objetivos.
  • Pertinencia del proyecto: Adecuación de los objetivos del proyecto al contexto para el que se realiza, tomando en cuenta los problemas, necesidades y posibilidades de la población beneficiaria y los objetivos que debiera perseguir la ayuda.
  • Viabilidad (o factibilidad): Existencia de las condiciones económicas, materiales, técnicas y humanas necesarias para afrontar las tareas y conseguir los objetivos que se propone inicialmente un proyecto.
  • Eficacia: Grado previsible de consecución de los objetivos y resultados propios del proyecto. Se trata de considerar los objetivos explícitos del proyecto (output).
  • Eficiencia: Relación existente entre los objetivos y los recursos que se requieren para lograrlos. Se refiere, pues, a la relación entre los recursos necesarios (input) y los objetivos planteados (output) del proyecto.
  • Sostenibilidad: Grado en que los efectos transformadores derivados de la intervención se podrían sostener en el tiempo una vez agotada la ayuda externa.
  • Impacto: Efectos de mediano plazo, directos e indirectos, que pueden ser derivados de una intervención (tiene un alcance, por tanto, superior al de eficacia).
  • Coherencia del proyecto: Grado de consistencia entre los diversos componentes del proyecto, así como su reflejo en el presupuesto presentado, en relación con los fines que se proponen.
  • Líneas transversales: Prioridad otorgada en el proyecto a aquellos aspectos transversales que deben estar presentes en toda intervención, relacionados con la lucha contra la pobreza, la equidad de género, la sostenibilidad ambiental y la defensa de los derechos humanos en todas sus dimensiones.

Recurso didáctico de apoyo