Artes

Rutinas para después de la captura fotográfica

Contenidos temáticos

  1. Introducción a las rutinas para después de la captura fotográfica
  2. Cámaras de 2 megapíxeles
  3. Cámaras de 3 megapíxeles
  4. Cámaras de 4 megapíxeles
  5. Cámaras de 5 megapíxeles
  6. Cámaras de 6 megapíxeles
  7. Cámaras de 8 megapíxeles

Desarrollo del tema

1. Introducción a las rutinas para después de la captura fotográfica

Entre más megapíxeles dan más calidad es como pensar que cuanto más anchas son las ruedas de un coche más potencia tiene. Es normal que los coches potentes usen ruedas anchas, pero una cosa no depende de la otra. La calidad del objetivo y la del sensor tendrían, en este caso, más importancia.

Las cámaras compactas tienen la gran mayoría dos opciones para guardar la foto: tamaño y calidad. En lo referente al tamaño, la opción mayor corresponde a los megapíxeles efectivos de la cámara y la menor muchas veces a un tamaño estándar de pantalla.

La calidad indica el nivel de compresión del archivo JPEG. Cuanta más calidad, menos compresión. En general, las distintas opciones de calidad de las actuales máquinas compactas aprietan bastante, por lo que indicaciones como “óptima” o “superior”, “muy buena” y “buena” podemos traducirlas por “aceptable”, “mala” y “destrózame la foto, que quiero guardar muchas”.

Si queremos más autonomía y no necesitamos ampliarlas, es preferible jugar con las opciones de tamaño y evitar las calidades inferiores.

2. Cámaras de 2 megapíxeles

El tamaño máximo para este tipo de cámaras es de 1600 x 1200 píxeles. Es idóneo para copias clásicas de 15 x 10 centímetros.

Procedimiento a seguir una vez terminada la captura:

  • Descargar las fotos de la sesión a una carpeta del ordenador y se van abriendo en el programa de retoque.
  • Ajustar los tonales: revisar y ajustar los niveles de luz, de color, de nitidez.
  • Ajustar dimensionales. En Photoshop, accedemos al menú Imagen y al cuadro de controles Tamaño de imagen.
  • Desactivar la casilla remuestrear la imagen, dejándola en blanco, e indicamos una resolución de 271 ppp. El ancho de la copia quedará fijado en 15 centímetros.
  • Acceder al menú imagen en la opción de cuadro tamaño de lienzo, y se debe poner 11,25 centímetros de altura, indicando 10. El centímetro y pico que sobra se debe recorta automáticamente por arriba y por abajo, también se puede hacer que sólo se recorte por arriba, anclando en el casillero ancla el borde inferior, o por abajo, si anclamos el borde superior.
  • Finalmente guardar el resultado en el formato TIFF. También se puede optar por el formato del propio programa de retoque para conservar recursos del proceso, como las capas, los canales, los estilos, etc.

3. Cámaras de 3 megapíxeles

El tamaño máximo de imagen generalizado en esta gama de cámaras es de 2048 x 1536 píxeles. Es importante considerar que en términos binarios, 1 MB equivale a 1.048.576 bytes, una foto de estas características tiene exactamente 3 megapíxeles; abierta en un programa de ordenador, ocupa 9 MB de memoria, puesto que cada píxel son 3 bytes. En la tarjeta flash, la misma imagen ocupará mucho menos.

Para verificar estos cálculos se podrá ver cuánto ocupan en la tarjeta 20 ó 30 fotos capturadas en la máxima calidad y calcular la media. Si es igual o superior a 1,3 MB, la cámara no abusa de la compresión. Si la media baja de 1 MB, podemos considerar que el nivel de compresión es excesivo.

Procedimiento a seguir una vez terminada la captura:

  • Descargar las fotos y las abrimos en el programa de retoque.
  • Ajustar los tonales: niveles de luz, color y nitidez.
  • Ajustar las dimensionales, con el cuadro Tamaño de imagen.
  • Desactivar la casilla remuestrear e indicar una resolución de 260 ppp. El tamaño de copia correspondiente será cómo se pueda comprobar, de 20 x 15 centímetros.
  • Guardar el resultado en TIFF o PSD.

4. Cámaras de 4 megapíxeles

Usualmente el tamaño en las cámaras de 4 millones de puntos es de 2304 x 1728 píxeles. Es importante tomar en cuenta que 1 MB equivale a 1.048.576 bytes, dichas imágenes tienen una resolución de 3,7 megapíxeles.

Abiertas en el ordenador, ocuparán unos 11,1 MB de memoria, pues cada píxel lo componen 3 bytes. Un grado de compresión JPEG aceptable en la cámara, de 1/7 parte del tamaño, se traducirá en un peso de archivo en la tarjeta de unos 1,6 MB.

Procedimiento a seguir una vez terminada la captura:

  • Descargar las fotos a una carpeta del ordenador.
  • Abrir el programa de retoque y hacemos los ajustes tonales.
  • Ajustar las dimensionales. En el cuadro tamaño de Imagen, desactivamos la casilla Remuestrear e indicamos un ancho de imagen de 20 centímetros. La resolución de 292’6 ppp es más que suficiente, y con cámaras de 2272 x 1704 píxeles habría muy poca diferencia, pues su resolución sería de 288,5 ppp.
  • Usualmente el tamaño en las cámaras de 4 millones de puntos es de 2304 x 1728 píxeles. Es importante tomar en cuenta que 1 MB equivale a 1.048.576 bytes, dichas imágenes tienen una resolución de 3,7 megapíxeles.
  • Abiertas en el ordenador, ocuparán unos 11,1 MB de memoria, pues cada píxel lo componen 3 bytes. Un grado de compresión JPEG aceptable en la cámara, de 1/7 parte del tamaño, se traducirá en un peso de archivo en la tarjeta de unos 1,6 MB.

Procedimiento a seguir una vez terminada la captura:

  • Descargar las fotos a una carpeta del ordenador.
  • Abrir el programa de retoque y hacemos los ajustes tonales.
  • Ajustar las dimensionales. En el cuadro tamaño de Imagen, desactivamos la casilla Remuestrear e indicamos un ancho de imagen de 20 centímetros. La resolución de 292’6 ppp es más que suficiente, y con cámaras de 2272 x 1704 píxeles habría muy poca diferencia, pues su resolución sería de 288,5 ppp.

5. Cámaras de 5 megapíxeles

Los primeros modelos de 5 millones de píxeles hacían fotos de 2560 x 1920 puntos de resolución. En la actualidad es frecuente el tamaño de 2592 x 1944 píxeles, ligeramente mayor, que suele traducirse por una resolución total de 5,04 millones de píxeles.

Considerando que cada megapíxel está compuesto en realidad por 1,048 millones de píxeles, Es decir una imagen de 4,8 megapíxeles reales. Cargada en el ordenador, una foto de estas características tiene un peso de 14,4 MB, pues cada píxel equivale a 3 bytes.

Existe una variedad en las cámaras de 5 megapíxeles es el formato de captura. Además de la opción de grabación en JPEG, tendremos en muchas cámaras la posibilidad de guardar en RAW, y en algunas también en TIFF. Se evita así la pérdida de calidad que conlleva la compresión JPEG, si bien el número de fotos que caben en la tarjeta disminuirá notablemente.

Es importante resaltar que si se disparan fotos de 5 megapíxeles en formato JPEG que suponen 14 MB de información, un nivel aceptable de compresión en la cámara se traduce en un peso aproximado de 2 MB en la tarjeta.

Rutina recomendable para el postprocesado de imágenes de 5 megapíxeles

  • Descargar las fotos de la sesión a una carpeta del ordenador.
  • Abrir las fotos en el programa de retoque y hacer los correspondientes ajustes tonales.
  • Realizar los ajustes dimensionales: en el cuadro Tamaño de imagen, desactivamos la casilla Remuestrear e indicamos un ancho de 20 centímetros. La resolución pasará a ser de 325 ó 329 ppp.
  • Guardar el ajuste como máster. Si se opta por redondear la resolución a 300 ppp, habilitaremos la opción de remuestreo e indicaremos esta resolución. Un remuestreo a esta escala en una foto de 5 megapíxeles no va a suponer ninguna alteración grave de la imagen.

Una tercera opción es reencuadrar: sin remuestrear, indicamos una resolución de 300 ppp. El tamaño pasará a ser de 21,67 x 16,26 centímetros.

6. Cámaras de 6 megapíxeles

Las cámaras de 6 megapíxeles, nos encontramos actualmente con compactas cuyos tamaños de imagen son de hasta 2816 x 2112 píxeles, y con réflex digitales de 3072 x 2048 píxeles. Esto deja entrever la convivencia de formatos de proporción 4:3 con otros que se adaptan al clásico 3:2.

El peso medio de cada foto en la tarjeta con una compresión JPEG poco agresiva puede oscilar entre los 2,5 y los 2,8 MB. En RAW, se anotan 2 bytes por cada, por lo que se estaría hablando de 12 MB. De todas formas, ya se está implantando la compresión sin pérdidas, que puede reducir el tamaño en la tarjeta incluso a 7 MB.

Rutinas a seguir con cámaras compactas de 6 megapíxeles que utilizan el formato 4:3 es la siguiente:

  • Descargar las fotos de la sesión a una carpeta del ordenador.
  • Abrir las fotos en el programa y efectuar en ellas los ajustes tonales.
  • Ajustar dimensionales: en tamaño de imagen, desactivar la casilla remuestrear e indicar un ancho de 30 centímetros. La resolución se sitúa en 238,4 ppp.

Finalmente se obtiene un máster para impresiones de calidad al que le sobran 2’5 centímetros de altura para ajustarse al formato usual de 30 x 20 centímetros.

7. Cámaras de 8 megapíxeles

Los primeros modelos de cámaras lanzadas al mercado con una resolución de 8 megapíxeles hacen fotos de 3264 x 2448 píxeles. Casi 8 millones de píxeles que son, en realidad, 7,62 megapíxeles. Casi 23 MB de información, en términos de canales RVA (rojo, verde y azul) de 8 bits por canal.

Disparando en JPEG a tamaño completo, el peso medio en la tarjeta flash debería rondar los 3 MB; en RAW, con una buena compresión sin pérdidas, algo más del triple.

Rutinas de postprocesado para cámaras de esta resolución:

  • Descargar las fotos al ordenador; efectuar los ajustes tonales y, en su caso, el procesado RAW.
  • Realizar los ajustes dimensionales: desactivar la casilla remuestrear e indicar un ancho de 20 centímetros. La resolución pasa a ser de 276 ppp.

Obteniendo así un máster que sobrepasa en 2,5 centímetros el formato habitual de 30 x 20 centímetros. Por lo tanto no se encuentra en la misma situación y con las mismas opciones que las descritas para compactas de 6 megapíxeles.

La diferencia es que se cuenta con 2 megapíxeles más de información de imageny, por tanto, con un margen más amplio para la ampliación.

Es recomendable guardar el máster en TIFF o PSD y obtener de él copias de otros tamaños. Hay que recordad que se está hablando de archivos muy grandes: 8 megapíxeles son mucha foto para las necesidades de la mayoría. Probablemente, muchos usuarios disparen habitualmente a tamaños menores, reservando la capacidad máxima del sensor para tomas concretas en las que se busca mucho detalle.

También es cierto que las interesantísimas ventajas del formato RAW obligan a hacer tomas a tamaño completo, pero incluso en este caso se puede establecer un tamaño habitual de máster más pequeño, de 20 x 15 centímetros, por ejemplo. Cuando se quiera hacer una ampliación grande de una foto, trabajaremos a partir de la toma original, y no del ajuste.

Fuente: curso de fotografía digital / Alfonso Bustos Toldos

Recurso didáctico de apoyo