Estructura socioeconómica de México

Tendencias de los procesos de cambio económico en la sociedad mexicana

Reto demográfico, pobreza y desigualdad

En el Siglo XXI, dos de los retos demográficos a los que se enfrentará el país en los próximos años serán por un lado el llamado bono demográfico y el envejecimiento de la población. El primero se refiere a que, consecuencia del rápido crecimiento demográfico que tuvo el país a partir de los años cuarenta y hasta finales de los setenta del siglo XX, se tendrá un creciente número de jóvenes y adultos en edad de trabajar en las primeras décadas del siglo XXI, los cuales representarán las generaciones de mexicanos que pueden aportar riqueza a la economía del país que debe ser aprovechada.

El segundo reto, el envejecimiento demográfico producto de la transformación de la estructura por edad de la población, el cual implica que proporcionalmente aumentará el número de adultos mayores con respecto a los demás grupos de edad de la población y que, hacia los años cincuenta del siglo XXI representarán un reto para cubrir las necesidades económicas y sociales en el país, con la provisión de bienes y servicios públicos de todo tipo.

Pirámides de la población mexicana 2015-2050

Fuente: Estimaciones propias con base en Proyecciones de Población del Consejo Nacional de Población (CONAPO)

En las gráficas anteriores observamos la transformación de la pirámide de población en México con base en las proyecciones realizadas por el Consejo nacional de Población (CONAPO). A partir de los años cuarenta del siglo XX, se han incrementado de manera constante los años de vida promedio de la población mexicana a todas las edades. Según estas estimaciones, en los años treinta los mexicanos vivían en promedio 35 años. Para 2010 la esperanza de vida representó para el país en promedio 76.6 (74.2 para hombres y 79.1 para las mujeres), 79.8 años (77.5 y 82.1) en 2030 y, de 81.3 años (79.0 para los hombres y 83.6 para las mujeres) en el 2050. Partida, V. (2005).

Esta transformación en la estructura por edad de la población, con el estrechamiento de la base de la pirámide y el desplazamiento en el tiempo, de las generaciones numerosas, primero hacia las edades en edad productiva y después a las edades de 60 años y más, generó lo que se denomina el bono demográfico. Este reto demográfico representa un escenario ventajoso para la economía del país, si se dan las condiciones adecuadas para la inversión de capital y la creación de empleos ya que en conjunto pueden aportar una gran riqueza a la economía y la sociedad del país en su conjunto.

Sin embargo hasta ahora, las condiciones del país no han sido del todo favorables, de ahí que los retos demográficos son parte de los pendientes relevantes de nuestro país.

Migración

Como pudiste apreciar en el tema anterior, México atraviesa por una serie de retos demográficos en que el bono y el envejecimiento demográfico forman parte de los cambios que aumentan los grupos en edad de trabajar y los adultos mayores.

Otro de los retos demográficos, destacados en la última década es la Migración que podemos especificarla como el cambio de residencia de una o varias personas de manera temporal o definitiva con la intención de mejorar su situación económica o
social.

El Instituto Nacional de Estadística y Geográfica (INEGI) señala que existen tres tipos de migración:

  • Migración intraestatal: cuando existe la necesidad de cambiar de un municipio a otro sin salir del estado al que pertenece.
  • Migración interna o estatal: es el cambio de un estado de la República a otro.
  • Migración externa o internacional: es el cambio de residencia de un país a otro.

El efecto de la migración en el siglo XXI ha sido más evidente debido a las crecientes desigualdades demográficas, los efectos del cambio ambiental, nuevas dinámicas política y económica (tanto local como mundial), las revoluciones tecnológicas y el mayor uso de las redes sociales. Esas transformaciones están vinculadas con la búsqueda de mayores oportunidades, de lugares con mayor crecimiento económico, la búsqueda de opciones frente a la pobreza, así como alternativas de innovación social y cultural.

En los casos de la migración intraestatal y estatal, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha señalado, con base en la información obtenida en los censos de información de población y vivienda, que de 1990 ha 2010 hubo un incremento de la población residente en una entidad diferente a su lugar de nacimiento, pues en el lapso pasó de 13.9 a 19.7 millones de personas.

Respecto a la migración internacional y de acuerdo al Consejo Nacional de Población entre las décadas de1960 y 1970 la emigración a otros países alcanzó alrededor de las 28 mil personas al año. En los años siguientes la cifra aumentó y abandonaron el país 450 mil personas durante el año 2005.

Según el Instituto Nacional de Migración (INM), en las fronteras norte y sur de México, se producen cada año alrededor de 360 millones de cruces, documentados e indocumentados, tanto de extranjeros como de nacionales, de los cuales más de 2 millones corresponden a la frontera sur (0.5%).

Algunos componentes demográficos que de igual manera han dejado importante huella en la conformación de las familias son: La migración de padres de familia que ha impulsado las jefaturas femeninas y está asociada a importantes cambios en los papeles de género, particularmente en ámbitos rurales; y la migración de familias completas. Una de las características de la migración mexicana reciente, es que a diferencia de lo que ocurría en las décadas de los años 70 y aún en los 80, la población que está decidiendo marcharse es la más joven.

La migración tiene efectos diferentes en cada una de las regiones de México; un ejemplo de ellos es su constante crecimiento de algunos estados como Jalisco, Michoacán, y Guanajuato que registran pérdidas por migración internacional de alrededor de 40 mil habitantes al año cada uno. En contraste, la migración interna provoca el crecimiento población en otras entidades. En el año 2000 se registró que el Estado de México ganó 4.4 millones de habitantes por este concepto, seguido de Baja California 899 mil y Nuevo León, con 599 mil habitantes.

Uno de los efectos de la migración en México se relacionan con la mayor dinámica del desempeño económico de la zonas expulsoras a través del envío de remesas. Esta dinámica evidencia el desarrollo económico limitado, la insuficiencia de las vías de comunicación, del desarrollo de opciones educativas, y de la generación de empleos remunerados a los sectores en edad laboral. Todas ellas en su conjunto forma parte de los retos del desarrollo demográfico.

Pobreza

La pobreza ha tenido distintas definiciones a lo largo de la historia. Para el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL), la pobreza comprende diversos componentes o dimensiones. Trata de un fenómeno de naturaleza multidimensional que no puede ser considerado, única y exclusivamente, por los bienes y servicios que pueden adquirirse en el mercado, sino que abarca tres dimensiones: el bienestar económico, los derechos sociales y el contexto territorial en que viven las personas.

Por espacio de bienestar económico comprenderán las necesidades asociadas a los bienes y servicios que pueda adquirir la población mediante el ingreso. La dimensión del bienestar económico comprende las necesidades asociadas a los bienes y servicios que la población pueda adquirir mediante si disposición de ingreso. La dimensión de derechos sociales, por su parte, las carencias de la población en el ejercicio de sus derechos para el desarrollo social. En el contexto territorial se comprenden aspectos que trascienden al ámbito individual (que pueden referirse a características geográficas, sociales y culturales, entre otras); en específico, aquellos asociados al grado de cohesión social, así como otros considerados relevantes para el desarrollo social.

Una persona se encuentra en situación de pobreza cuando tiene al menos una carencia social, (rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a vivienda y a la alimentación) y, su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios que se requieren para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias. Las entidades federativas que registran mayor pobreza en el país son: Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Zacatecas y Veracruz.

En cambio cuando se habla de pobreza extrema se dice que una persona se encuentra en situación de pobreza extrema tiene tres o más carencias, de seis posibles, dentro del Índice de Privación Social y que, además, se encuentra por debajo de la línea de bienestar mínimo.

Las personas en esta situación disponen de un ingreso tan bajo que, aun si lo dedicase por completo a la adquisición de alimentos, no podría adquirir los nutrientes necesarios para tener una vida sana (correspondiente a una canasta básica). Según esta misma fuente, las entidades con mayor pobreza extrema, para el 2012, fueron Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Michoacán, Veracruz, Nayarit y Tabasco.

Cabe señalar que la línea de bienestar mínimo, utiliza dos líneas de ingreso; la línea de bienestar mínimo que equivale al valor de la canasta alimentaria por persona al mes; y la línea de bienestar, que equivale al valor total de la canasta alimentaria y de la canasta no alimentaria por persona al mes. CONEVAL, 2015.

En el periodo que comprende del año 2000 al 2015, se registró en el país un descenso en el número de mexicanos que se encuentran en pobreza extrema. La siguiente muestra este descenso a partir de 1984.

Porcentaje de los niveles de pobreza extrema en México

Fuente: Elaboración propia con información de Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL)

Como puedes imaginarte, el desafío que tiene México para solucionar los problemas relacionados con la pobreza, es muy grande. Por lo anterior, en los últimos 15 años se han implementado políticas de desarrollo social, vinculadas a combatir la pobreza en todas sus dimensiones: PROGRESA, OPORTUNIDADES, actualmente PROSPERA entre otros. Estos programas han tenido un impacto importante en la población mexicana sobre todo entre las personas que sufren de pobreza y pobreza extrema.

La desigualdad social

Según el estudio de Gerardo Esquivel (2015) sobre la desigualdad Social en México, el país se encuentra posicionado como la economía número catorce más grande del mundo. Sin embargo, se encuentra dentro del 25% de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo. Según el autor, algunos de los elementos que caracterizan la desigualdad en México son:

  1. Al comparar a México con otros países, el país muestra el mayor nivel de concentración del ingreso donde el 1% de la población reciben 21% del ingreso en el país.
  2. En la Economía en el país existen grupos privilegiados quienes por falta de competencia económica y con un marco regulatorio débil, se benefician en su asignación de ingresos. Por otro lado se menciona también que existe un régimen fiscal favorable a las personas con mayores ingresos. Dicho régimen se caracteriza por grava el consumo más que el ingreso personal o empresarial, lo que hace que las personas que menos tienen paguen más impuestos.
  3. Gran parte de las escuelas públicas carecen de acceso a drenaje, agua potable, no cuenta con baños o sanitarios y no tienen acceso a energía eléctrica.
  4. Parte importante de la población que vive en la pobreza y pobreza extrema, son indígenas. Esquivel (2015) estima la tasa de pobreza extrema para la población que habla lengua indígena es casi 4 veces más alta que la de la población en general.

El desafío de la desigualdad debe ser revertido, por razones éticas, morales económicas y políticas. Uno de los impactos de la desigualdad es que limita el potencial del capital físico, social y humano de México, por lo que no hay un impacto en evolución laboral. Una de las consecuencias de la alta desigualdad es que no sólo el país tiene tasas de crecimiento económico bajas, sino que ese crecimiento es además excluyente, es decir que beneficia a pocas personas.

Con la globalización se ha enfatizado en la implementación de una cultura del trabajo que gira en torno a la competitividad y calidad. Para lograr esto los países generalmente facilitan los medios para competir, alcanzando una mayor productividad. Sin embargo no solo la productividad es importante, ya que los países deben procurar el crecimiento en condiciones de equidad para su población. Por esta razón fenómenos como la desigualdad y la pobreza deben verse parte de los grandes desafíos que deben resolverse para tener un mayor desarrollo social y humano.

Programas frente al reto social

En la mayoría de los países, la función de promover el desarrollo social es una de las funciones más importantes que todo gobierno, en sus tres niveles (federal, esta-tal y municipal) debe atender.

México es un país que atraviesa por un problema de desigualdad en el ingreso debido a las carencias sociales que actualmente se tiene en algunos sectores de la población. Ante este panorama, los programas sociales cobran más relevancia en México, porque la política social adquiere el reto de llegar a toda la población en condiciones de vulnerabilidad.

Los programas de desarrollo social tienen el objetivo modificar la perspectiva que define a un receptor de bienes y servicios del gobierno en turno como un beneficiario y convertirlo en un titular de derechos frente al Estado. Esto significa transitar hacia un esquema de exigibilidad de los derechos por las vías legales para transparentar la relación entre el Estado y la persona, abatir el clientelismo político y, sobre todo, fortalecer la ciudadanía social de los mexicanos como un complemento necesario de la ciudadanía política.

Desde el año 2000 podemos apreciar un incremento en el número de programas sociales que se han establecido en las últimas administraciones han procurado sub-sanar las condiciones de una gran parte de la sociedad en condiciones de pobreza, recordando que esta se define imposibilidad de acceder alguna servicio básico y padezca una carencia social.

Programas de Desarrollo Social implementados a nivel federal, estatal y municipal

Fuente: Elaboración propia con información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL)

Con base a los datos anteriores, se podría apreciar que el número de programas sociales de diferente naturaleza se enfocan a sectores de la sociedad en condición de pobreza y marginación. Sin embargo, según el CONEVAL y el INEGI en 2015 la dimensión de personas con acceso a un ingreso insuficiente para cubrir la necesidades básicas es de 63.8 millones. Frente a esta deuda social, algunas Organizaciones de la Sociedad Civil y sectores de la sociedad han señalado como insuficientes los alcances de los programa sociales.

Índices de Desarrollo Humano

El índice de desarrollo humano (IDH) nos sirve para evaluar el desarrollo de las personas dentro de un territorio determinado. Estos componentes para México son la esperanza de vida en el 2012 según el Consejo Nacional de Población era de 74.7 años.

Para construir el indicador de la educación se combinan los años promedio de escolaridad que tiene la población y los años esperados de escolarización, los cuales según la Secretaría de Educación Pública (SEP) fue de 8.9 y 12.39 años en 2012 (obtenido de PNUD, 2015).

En el mapa de la República Mexicana se ilustra el índice de desarrollo humano estimado para cada entidad federativa en el 2012, y se compara el resultado con la misma estimación de algunos países.

Observa cómo algunas entidades como Baja California muestran índices de desarrollo humano muy alto, comparables con los de países latinoamericanos como Costa Rica. Por otro lado, estados como Michoacán y Puebla tienen índices de desarrollo humano bajos.

Cambio climático y cuidado del medio ambiente

Para lograr una mejor comprensión de los fenómenos del calentamiento global y el cambio climático es importante iniciar por revisar lo que se entiende por clima.

El clima del planeta puede clasificarse como local o regional y ambos tienen una interacción con la atmosfera, los océanos, las capas de hielo y nieve, las regiones y el ecosistema de la Tierra, lo que origina diferenciaciones en las condiciones del planeta (temperatura y lluvia).

Por ejemplo, en México se han identificado algunos elementos característicos en cada de las estaciones del años (primavera, verano, otoño, e inverno) como son los días soleados, las lluvia e incluso algunas regiones del país con posibilidad de caída de nieve; sin embargo, estos fenómenos no son clima sino estados del tiempo.

A raíz de la llamada Revolución Industrial, hace más de un siglo, ha existido una asociación entre la actividad humana y el cambio del clima global, lo que ha generado desde hace pocos la perspectiva de que el cambio climático y el calentamiento global son los fenómenos que afectan el ecosistema y provocan alteraciones climáticas inusuales.

Alguna de las actividades industriales que han acelerados el cambios en la composición atmosférica y generan gases nocivos a nuestro planeta derivan de la quema de combustibles fósiles (gas, petróleo, etc.) y de la explotación de recursos natura-les y la generación de basura.

Los expertos en temas ambientales han declarado que los seres humanos deben responsabilizarse de estos problemas, ya que la causa del cambio climático comenzó por alteraciones en el ecosistema que los mismos seres humanos cometieron. El cambio climático como generador del calentamiento global.

A principios de la década de los años noventa, diferentes gobiernos alrededor del planeta comenzaron analizar un fenómeno llamado calentamiento global que, hasta ese momento, era desconocido en gran parte del mundo.

La bases científicas describen al calentamiento global como un fenómeno que afecta al planeta Tierra a través de la contaminación, la explotación y quema de combustibles y el uso de artefactos que afectan nuestra atmósfera, como los insecticidas y aerosoles.

El daño más peligroso que ha generado el calentamiento global en los últimos diez años es el cambio climático, considerado como un cambio en la composición atmosférica en el planeta producto de su explotación por parte de los seres humanos.

El proceso químico del calentamiento global se genera mediante la producción de un componente llamado anhídrido carbónico o mejor conocido como CO2 que es producido por la quema de árboles y la combustión de hidrocarburos y que tiene efecto en la atmosfera haciendo disminuir la protección de ozono y permitiendo el acceso de más radiación solar.

Proceso del calentamiento global (emisión de gases de efecto invernadero)

La primera mención sobre el medio ambiente en el ámbito internacional fue en 1972 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, realizada en Estocolmo. Desde entonces, se avanzó en el conocimiento científico y técnico sobre el ambiente.

La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Uni-das fue establecida en 1983 cuando las evidencias sobre la importancia de la protección del ambiente se relacionaron con el crecimiento económico mundial.

Las consecuencias y acciones emprendidas en México

A la fecha se han realizado algunos estudios con la intención de conocer nuestra vulnerabilidad ante el cambio climático global. Algunas de las secuelas que ha producido el calentamiento global y el cambio climático en nuestro país se encuentra reflejadas en la alteración de temperatura. En México se estima que para el año 2020 la temperatura del aire aumente a niveles que alcancen entre el 1.5 y 2.5 °C y pueda llegar a los 2 e incluso a los 4 grados para finales del siglo XXI.

En lo que se refiere a las lluvias, algunos científicos prevén que podrían reducirse en el invierno hasta 15% en las zonas del centro de México y 5% en el Golfo, inclusive es probable que se retrase su inicio en gran parte del país. Además, el número de tormentas severas podría aumentar, es decir, que esos eventos en los que llueve de manera torrencial y que causan inundaciones y deslaves, sean más frecuentes.

Otras consecuencias que afectan a la población mexicana y que se han convertido en una constante en atenciones médicas se encuentran en los golpes de calor, y en algunas enfermedades infecciosas que tienen su origen en el calentamiento global. La Secretaría de Salud ha señalado que por cada grado centígrado que la temperatura aumenta, los problemas médicos se incrementan entre 1.5 y 2%. Un ejemplo de ellos son los casos del dengue, y el paludismo, que son trasmitidos por mosquitos y los cuales causan enfermedades y pueden aumentar su incidencia en la población con el incremento de la temperatura.

Como parte de los compromisos asumidos por México, en el año 2014, durante la cumbre de la ONU sobre cambio climático, se asumió el compromiso de proteger a los municipios más vulnerables de los fenómenos meteorológicos y prevenir y castigar el fomento de la tala de árboles.

El gobierno de México se ha propuesto destinar mayores recursos con el objetivo de combatir y mitigar los impactos de estos fenómenos. Asimismo las autoridades mexicanas han generado la apertura del mercado energético para promover el uso de recursos renovables que no afectan el medio ambiente como la energía eólica, solar e hidráulica.

El impacto del calentamiento global en el desarrollo económico

El objetivo del desarrollo económico en diferentes países tiene como fin mitigar los problemas ambientales que han afectado no sólo a la población; algunas propuestas, afirman que el primer paso es reducir el consumo de carbono que ayudaría a la disminución de gases de efectos invernadero que afectan a la Atmosfera. Sin embargo, algunas razones que han llevado a gran parte de las sociedades contemporáneas a consumir carbono son: el crecimiento poblacional, la urbanización y el crecimiento de las comunidades.

Otros problemas que afectan a la economía son las sequías, inundaciones, incendios forestales y huracanes. Estos problemas probablemente serán más persisten-tes a medida que se continúe alterando el clima. Algunos sectores como el turismo, la agricultura y otras actividades fuertemente vinculadas a los problemas ambientales han tenido un gran costo que incluso conlleva en aumentos en el consumo de energía y agua.

Una perspectiva de los efectos del cambio climático global se ha presentado en los Estados Unidos, donde se ha pronosticado que el aumento de fenómenos naturales y afectaciones a la economía puede tener un costo en el porcentaje del Producto Interno Bruto como lo demuestra la siguiente gráfica:

El Calentamiento Global y el PIB en Estados Unidos. Fuente: elaboración con información de: Ackerman, F (2008) El costo del cambio climático. Consultado el 09 de noviembre de 2015

En los datos presentados en la gráfica anterior podemos observar que existe un impacto en la económica de los Estado Unidos a raíz del cambio climático. Los huracanes o las lluvias generan pérdidas económicas, por ejemplo una reducción de las actividades del sector turístico, o la devastación de cultivos.

Recordemos que en el Producto Interno Bruto de un país se ve reflejado el valor monetario de los bienes y servicios de una economía nacional, es decir es el principal indicador que ayudara a medir el crecimiento o decrecimiento de los sectores productivos, y el costo del cambio climático global en este tipo de medición significar un golpe fuerte a su economía.

Frank Ackerman (2008) economista de la Universidad de Tufst en Estados Unidos afirma que al medir el daño económico del calentamiento global para Estados Unidos podemos empezar a comprender la magnitud de los problemas que enfrentamos si seguimos sin hacer algo para revertir el cambio del clima. Frenar la contaminación causante del calentamiento global necesitará de una inversión substancial, pero el costo de no hacer algo será mucho mayor. La acción inmediata puede salvar vidas, evitar billones de dólares en daños económicos y nos pondrá en vías de resolver uno de los problemas más grandes del Siglo XXI.

Estado de derecho, inseguridad, corrupción e impunidad

Recordarás que en el bloque anterior se abordó la reforma política y la alternancia en el poder ejecutivo federal, que se reflejó en la pluralidad de los tres órdenes de gobierno y en los órganos de representación popular.

Seguramente tendrás presente que una de sus expresiones fue el surgimiento de gobiernos divididos en que ningún partido político tiene control en las decisiones políticas de los poderes legislativo y ejecutivo; primero en algunas entidades federativas, y posteriormente en el Ejecutivo Federal.

En esta última parte del bloque queremos presentar algunos retos que el país enfrenta, con el propósito de mostrar el importante papel que la ciudadanía puede asumir para solucionarlos por la responsabilidad que todos tenemos, tanto colectiva como individualmente.

Estado de derecho

En materia de fortalecimiento del Estado de derecho, más allá de si en el contexto internacional se puede o no reconocer al conjunto de la legislación mexicana como transparente, clara y consistente, la posición relativa del país es muy baja en cuanto a cumplimiento; particularmente en el seguimiento justo de los procesos legales contra los sospechosos de haber cometido un delito.

Desde 2008, una reforma legal ha ordenado cambiar el sistema de justicia para junio de 2016, y pasar del actual sistema inquisitorial a uno acusatorio, incluyendo la justicia alternativa y los juicios orales. Estos esfuerzos mejorarán la estructura institucional y el ambiente de negocios de México.

Inseguridad y narcotráfico

En la década de 1980 el combate a la delincuencia organizada y narcotráfico no eran temas de la agenda del gobierno mexicano. Sin embargo, para ese momento ya se señalaban la existencia de grupos que se dedicaban de manera importante al tráfico de estupefacientes o drogas, cuyo principal destino eran los Estados Unidos de Norteamérica.

Como parte de las políticas de Seguridad Pública, las medidas contra el narcotráfico se han definido al reconocerlo como uno de los problemas de mayor relevancia para el gobierno mexicano durante los últimos 15 años.

El problema se volvió más evidente como asunto público en los últimos años, especialmente a partir del sexenio del presidente Felipe Calderón, en que una explícita declaración de guerra se cristalizó en eventos muy violentos en importantes zonas del país, que derivaron en la muerte de miles de personas.

Desde una perspectiva de mediano plazo es necesario ubicar que los cambios más importantes en la materia iniciaron desde los años de 1994 – 1995, cuando se modificó la Constitución para hacer de estos temas, áreas en que concurren los gobiernos federal, estatal y municipal. A partir de esos años, paulatinamente se creó un sistema no jurisdiccional para proteger los derechos humanos (con las comisiones nacional y estatales respectivas), se rediseñó el Poder Judicial y se creó un marco jurídico de instituciones para combatir a la delincuencia organizada.

Todo ello fue acompañado por una importante inyección de recursos públicos, pese a lo cual persisten altos niveles de delincuencia y los ciudadanos siguen sin confiar en las policías y en los impartidores de justicia; en su percepción, de acuerdo con Arellano, E. (2010) los procesos judiciales son tortuosos; los márgenes de impunidad son muy altos, se percibe además que el sistema penitenciario castiga mayoritariamente a los delincuentes menores y que en no pocas ocasiones son centros de
operación de mafias organizadas.

Posteriormente, el Presidente Enrique Peña Nieto tomó medidas como desaparecer la Secretaría de Seguridad Pública para asimilarla a la Secretaría de Gobernación y ejercer desde esta, la función de coordinar el combate al narcotráfico y garantizar la seguridad de la población.

Algunos sectores de la sociedad reaccionaron enérgicamente ante lo que consideraron la única opción para defender sus bienes y la vida de sus familias en la modalidad de policías comunitarias y autodefensas. En México, como resultado de la aparición de algunos grupos de autoprotección y policía comunitaria se ha suscitado un debate sobre su conveniencia, alcance y regulación.

Parte de la confusión tiene que ver con lo que significan “grupos de autodefensa” y “policía comunitaria”.

Algunas experiencias internacionales apuntan a que las políticas de prevención comunitaria del delito pueden ser funcionales para generar reducciones en los niveles de criminalidad. En dichas experiencias sin embargo, existen márgenes legales y disposición de instrumentos para resolver problemas que hacen posible enfrentar las amenazas inmediatas al bienestar de la comunidad.

Otro tipo de experiencias han ocurrido a través de la figura de autodefensas en Michoacán, que son grupos locales armados y organizados con el propósito de enfrentarse a los cárteles del narcotráfico en la región. No obstante, al hacer uso ilegal de armas han entrado en conflicto con la policía federal y el ejército mexicano.

El gobierno mexicano ha intentado mejorar las capacidades institucionales y enfrentar con fuerza a estos grupos, pero estos esfuerzos tienen un largo camino por recorrer para solucionar una problemática tan arraigada en el país.

En el contexto de la Guerra contra el narcotráfico, iniciada por el presidente Felipe Calderón en 2006, la plataforma de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador ya había propuesto desde la elección anterior de 2012, una estrategia que combatiera la criminalidad y el fenómeno de la violencia sin el enfoque belicista del entonces gobierno vigente de Calderón; el enfoque alternativo propuesto consistía en combatir las causas sociales del delito y los niveles de corrupción e impunidad que permitían la continuación del ciclo de violencia. Sin embargo este último se acrecentó en el sexenio de Enrique Peña Nieto, por lo que se modificó la propuesta, ahora incluyendo la creación de un cuerpo de seguridad civil con formación militar para sustituir a la Policía Federal, cuya retórica seria la de pacificación del país y no la de guerra contra el crimen organizado, pero sin dejar de lado la orientación social del planteamiento original. De esta manera, y luego de diversas polémicas por su formación militar, el 26 de marzo 2019 fue fundada la Guardia Nacional, que desplegaría inicialmente a 45 000 elementos provenientes de las tres ramas de la Fuerzas Armadas y su antecesora la Policía Federal.

Combate a la corrupción, transparencia y rendición de cuentas

La corrupción es un complejo y multifacético fenómeno que no se relaciona sola-mente con el Estado y la función pública, también afecta a otros ámbitos de la vida social de los países. Su vigilancia y control de la corrupción en el sector público representa uno de los mayores desafíos tanto para México como para los demás países del mundo.

Se puede definir como todo abuso del poder público con el objeto de obtener gratificaciones de índole privado o beneficios políticos.

Entre los factores de carácter jurídico que favorecen las prácticas de corrupción, el Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República, ha identificado (2015):

  • La falta de una regulación específica en la materia.
  • El incumplimiento de las leyes existentes.
  • Leyes poco claras que permiten interpretaciones y discrecionalidad del funcionario público o del juzgador que las aplica en el proceso judicial.
  • Falta de oportunidad de la sanción penal.
  • Legislación penal incompleta y obsoleta.

Según el mismo reporte del IBD, para las empresas que operan en México la corrup-ción ha tenido un costo que se puede equiparar a un impuesto adicional de 15%.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) estimó que en 2012 la corrupción tuvo un costo de un billón 529,300 millones de pesos, equivalentes a 10% del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano.

Transparencia Internacional señaló que México pierde 100 mil millones de dólares anuales por actos corruptos.

En la sociedad mexicana, la corrupción es considerada por un 25 por ciento de la población como algo “natural”, lo que nos indica que el problema es fácilmente perceptible por la frecuencia con la que se presenta.

Por su parte, el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) señaló en un estudio realizado que el 94 por ciento de la población del país considera que existe corrupción en México, mientras un 89 por ciento percibe que junto con la corrupción se encuentra la impunidad, que significa que a pesar de que se detectan actos de ilegalidad, estos no son sancionados. El estudio también revela que un 57 por ciento de las personas considera que la problemática de la corrupción ha ido en aumento y el 61 por ciento piensa que las acciones del gobierno por combatirlo han sido mínimas.

La consolidación de la democracia en México (como en cualquier otra democracia del mundo) se vincula a dos elementos fundamentales: la transparencia y la rendición de cuentas, dado que de ambas emana la presión que impulsa al Estado a construir el sistema de pesos y contrapesos en el que las opiniones encontradas de todos los sectores sociales influyen en las decisiones políticas mientras que el gobierno se responsabiliza por sus decisiones.

Responsabilidad ciudadana y participación social

El individuo naturalmente debe protegerse del poder que el Estado detenta, que por ser tan grande eventualmente tiende a ser arbitrario. Esto se logra a través de la organización entre sus habitantes. Uno de los ejemplos más claros es el de los Estados Unidos de América, un país en que sus habitantes generalmente son organizados para cualquier tipo de actividad, ya sea un encuentro social, la construcción de alguna obra de infraestructura o la promoción de alguna ley.

La importancia de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), creadas desde la misma ciudadanía, radica en la influencia que pueden llegar a tener en las decisiones y acontecimientos públicos. El autor Lorenzo Meyer (2010) señala que la experiencia en otros países y su comparación demuestra que entre más organizaciones de este tipo existan en determinado lugar la calidad de vida colectiva aumenta.

De acuerdo al mismo autor, podemos definir a la Sociedad Civil como un mediador entre el estado y la sociedad, buscando permanentemente la protección de los intereses de determinados grupos, como pueden ser los derechos de los homosexuales, la protección de la identidad de las etnias, el apoyo a discapacitados, etc. Estos grupos buscan actuar en donde no se alcanzan a cubrir ciertas demandas sociales y al mismo tiempo influir en las decisiones del Estado para que también actúe en esos espacios.

La línea del tiempo que te presentamos a continuación muestra la evolución de la participación de la sociedad civil en México, desde sucesos como el reconocimiento del derecho a votar para las mujeres hasta la publicación de leyes que protegen la transparencia en las acciones de gobierno y promueven el desarrollo de organizaciones impulsadas por la sociedad civil.

Evolución de la participación de la sociedad civil en México

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública

En México es muy reciente el papel de las redes de organizaciones de la sociedad civil (Osc) porque históricamente los grupos organizados en el país fueron grupos promovidos por el gobierno, no solo para generar una interlocución con ellos en tanto grupos organizados, sino para garantizar su control. El sistema político durante la mayor parte del siglo XX no permitió que ocurrieran muchas movilizaciones y el poder y la participación en la vida pública permaneció, como has aprendido a lo largo de tu libro, centralizado.

Fue durante las crisis económicas de las que has aprendido cuando el gobierno no pudo estabilizarse rápidamente, que organizaciones de la sociedad civil encontraron márgenes para actuar políticamente.

El país ha dado pasos muy importantes en este aspecto. La vida democrática ha logrado alcanzar una mayor pluralidad en los medios de comunicación, además de haber mejorado la confianza en las instituciones democráticas. Como podrás darte cuenta, la movilización de la ciudadanía también es fundamental para construir una democracia sólida que sea más igualitaria y en donde se respeten los derechos de los individuos.

Fuente: Secretaría de Educación Pública. (2016). Estructura socioeconómica de México. Ciudad de México.