Agricultura

Control de plagas en hortalizas

Contenidos temáticos

  1. Introducción al control de plagas en hortalizas
  2. Plantas que repelen plagas
  3. Control de plagas
  4. Control químico
  5. Control genético
  6. Control etológico
  7. Control biológico

Desarrollo del tema

1. Introducción al control de plagas en hortalizas

La palabra “plaga”, en la agricultura se refiere a todos los animales, plantas y microrganismos que tienen un efecto negativo sobre la producción agrícola. Las plagas prosperan si existen una fuente concentrada y confiable de alimento, y, desafortunadamente, las medidas que se utilizan normalmente para aumentar la productividad de los cultivos (por ejemplo, el monocultivo de las variedades de alta producción, el cultivo múltiple mediante la reducción o eliminación de los suelos descansados, el uso de los fertilizantes, etc.) crean un ambiente favorable para las plagas.

Por eso, en cualquier agro sistema efectivo, se requiere el manejo inteligente de los problemas de las plagas. En sentido amplio, el concepto de plaga se refiere a cualquier ente biótico que el hombre considera perjudicial a su persona o a su propiedad. En consecuencia, existen plagas de interés médico, tales como los vectores de enfermedades humanas (zancudos, chipos, etc.); plagas de interés veterinario, tales como, las pulgas y las garrapatas y las plagas denominadas agrícolas que afectan las plantas cultivadas así como los productos vegetales ya sean frescos o almacenados.

En sentido estricto (en términos de la protección vegetal), el concepto de plaga agrícola, obviamente ha evolucionado junto al desarrollo de la ciencia y la tecnología aplicada a la agricultura, de tal manera, que ha cambiado por un lado, la concepción que se tiene acerca de cómo clasificar a los organismos dañinos para la plantas y productos vegetales y por otro, qué tipo de organismos deben incluirse como dañinos.

En cuanto a lo primero, todos esos entes bióticos que se pudiesen agrupar en animales superiores (insectos, ácaros, nemátodos, aves y roedores); Microrganismos (viroides, virus, micoplasmas, bacterias y hongos) y plantas superiores (malezas), que se clasificaban anteriormente como plagas (animales superiores); enfermedades (daños o trastornos causados por microrganismos patógenos) y malezas, se incluyen modernamente dentro del concepto de plaga.

Y en cuanto a lo segundo, durante muchos años se consideraba como plaga a cualquier ente biótico que cumpliere cualquier tipo de relación alimenticia o de sustrato con algún hospedante vegetal, sin evaluarse exactamente el grado de asociación con el cultivo o con el producto agrícola almacenado, ni menos el grado de estabilidad de la población con respecto al sustrato.

Como consecuencia, en el pasado fueron consideradas como plagas muchas especies asociadas de una u otra forma al hospedero, incluyendo numerosas especies endémicas, esto es, raramente abundantes y con densidades insuficientes para ser verdaderamente consideradas plagas, y por lo tanto sin considerar su importancia económica (daños traducidos en pérdidas), ya que en la actualidad, el concepto de daño económico producido por una plaga, recurrente o no, en la calidad de la cosecha y/o en la vida útil de la planta hospedante, es fundamental para decidir y definir la categoría como plaga de un organismo, asociado regular o permanentemente a un cultivo.

2. Plantas que repelen plagas

Hay diversas sugerencias en cuanto a plantas con efecto repelente de plagas. Se exponen algunas dejando claro que su eficacia puede ser dispar: mucha, poca o ninguna.

  • Las capuchinas alejan numerosos insectos (mosquitas blancas, pulgones) de las hortalizas y de las verduras que se encuentran plantadas cerca.
  • Los bulbos de la familia de las Liliáceas repelen los conejos de las coles y alejan las moscas de las zanahorias.
  • Los claveles de moro, las dalias y la salvia, plantados en el huerto, alejan los nematodos.
  • El romero, además de sus propiedades antisépticas, aleja la mosca de la zanahoria y la crisomela de las judías.
  • El tomillo aleja la pieris o mariposa blanca de la col.
  • El piretro, utilizado en numerosos insecticidas, es una especie que, una vez plantada, aleja de forma natural los pulgones y las pieris o mariposa blanca de la col.
  • Plantar Tanaceto entre los cultivos para prevenir los daños de los Gusanos grises.
  • Sembrar la zanahoria al lado de la cebolla alejará las moscas de la zanahoria.
  • Esparcir las cenizas de la leña alrededor de las coles y de las coliflores aleja babosas y caracoles.

3. Control de plagas

Control de plagas, cualquiera de toda una gama de intervenciones medioambientales cuyo objetivo sea una reducción en la incidencia de las plagas de insectos, los organismos patógenos para las plantas y las enfermedades que causan, y las poblaciones de malas hierbas de forma que se pueda permitir una producción máxima de alimentos de alta calidad y otros cultivos.

Las técnicas específicas de control incluyen mecanismos químicos, físicos y biológicos. Un 90% del mundo depende para su abastecimiento de alimentos de tan solo 15 grandes tipos de cultivos y siete especies de animales.

A pesar de todos los esfuerzos realizados, las plagas destruyen anualmente cerca del 35% de las cosechas en todo el mundo. Incluso una vez recogidas las cosechas, los insectos, los microorganismos, los roedores y las aves infligen una pérdida adicional de entre un 10 y un 20%, con lo que las pérdidas oscilan entre un 40 y un 50%.

A pesar de que muchas zonas del mundo se enfrentan a una grave escasez de alimentos, el desarrollo industrial, las aglomeraciones humanas y la explotación de diversos recursos naturales (como la minería o las grandes presas) están reduciendo la superficie de terreno empleada para el cultivo.El control de las plagas permite una optimización del rendimiento de las tierras de uso agrícola.

4. Control químico

Pesticida o plaguicida son los términos que se aplican a todos los agentes químicos usados en el control de plagas. En 1993 se aplicaron en todo el mundo pesticidas por un valor total de aproximadamente 16 millones de dólares. La tasa de beneficios de esta inversión varía, pero normalmente es un factor multiplicador.

La mayoría de los compuestos químicos son sintetizados en centros de producción construidos a tal efecto que abastecen a uno o más continentes. Los herbicidas de sulfonilurea, que han facilitado enormemente la manipulación de herbicidas gracias a las pequeñas cantidades necesarias para lograr una elevada actividad, fueron descubiertos inicialmente por investigadores médicos alemanes, pero fueron descartados durante casi 20 años hasta que unos investigadores estadounidenses descubrieron su utilidad contra las malas hierbas.

Fungicidas

Europa occidental es el mayor mercado del mundo de fungicidas, que son necesarios para controlar la gran variedad de hongos patógenos que atacan las cosechas de cereales de grano pequeño y los viñedos. El mildiu pulverulento (Erisyphe graminis) probablemente sea la enfermedad producida por hongos más importante del mundo, y constituye uno de los principales objetivos de los nuevos fungicidas debido a su capacidad de atacar a muchas plantas distintas, desde el trigo y la cebada hasta las enredaderas.

Muchos de los fungicidas eficaces de nuestros días pertenecen al grupo de los triazoles o al de las morfolinas. Las estrobilurinas son unos fungicidas de nueva generación que se basan en hongos silvestres pertenecientes al género Strobilurus, cuya acción es tóxica para otros hongos patógenos.

Herbicidas

El uso de herbicidas varía de acuerdo a los sistemas de cultivo y a la cosecha en cuestión; ellos solos representan casi la mitad del valor de todos los pesticidas utilizados. Los herbicidas pueden aplicarse directamente en el suelo, pero la mayoría de los nuevos productos se fumigan sobre las malas hierbas en desarrollo, con lo que interfieren con sus sistemas de crecimiento sin dañar los cultivos. Los herbicidas totales, como el paraquat, el glufosinato amónico y el glifosato, solo pueden emplearse antes de que los cultivos surjan de la tierra.

Insecticidas

Los insecticidas suponen el sector más pequeño del mercado mundial de los pesticidas, y representaron una inversión de unos 4,5 millones de dólares en 1993, lo que equivale a un 28% del total del mercado de los pesticidas. Dado que los insecticidas son los pesticidas que menos dinero dan y en vista de la alarma pública ante los daños que sufren especies útiles, como las abejas, los fabricantes invierten poco en su desarrollo desde la introducción, con gran éxito, de las piretrinas. No obstante, los insectos son considerados el objetivo ideal de la nueva generación de biopesticidas.

Biotecnología

La biotecnología está contribuyendo al control de las plagas de diversas maneras. Potencialmente, la más controvertida es la creación de virus artificiales que tengan como objetivo exclusivo ciertas larvas o plagas de insectos al ser fumigados sobre los cultivos. Los virus, que son inofensivos para otras especies, se autodestruyen cuando su trabajo tóxico ha terminado. Otros enfoques incluyen la síntesis de productos aleloquímicos y feromonas naturales que generan los insectos para advertir del peligro a sus congéneres y alejarlos así de las cosechas.

5. Control genético

Se refiere a la capacidad genética presente en plantas o animales para resistir, tolerar y recuperarse de un daño que le causa una plaga.

El investigador, a través de este conocimiento y cruces genéticos, ha aprovechado esa capacidad para producir variedades o razas resistentes o tolerantes que han sido de gran utilidad en programas de MIP, por su efectividad y bajo costo.

La polilla del repollo P. xylostella oviposita, mayormente, en variedades donde la concentración de isotiocianatos en las hojas es mayor.

Igualmente, Trichoplusia ni y Pieris rapae prefieren atacar variedades de repollo rojizas o moradas. Numerosos ejemplos existen en la literatura sobre casos de resistencia o tolerancia a otras plagas como hongos, bacterias, virus y otros.

6. Control etológico

Los insectos, vertebrados y otras plagas, reaccionan ante estímulos de diversa naturaleza, siendo los químicos de gran importancia. En este caso, se refiere a sustancias químicas naturales o sintéticas que se usan para repeler o atraer las plagas a un determinado sitio para matarlos, modificar su actividad sexual o alterar su orientación.

Dentro de este grupo de control, la técnica que más ha avanzado, es la utilización de atrayentes o feromona sexual sintética, con un dispositivo trampa para la Captura y muerte; la técnica que ha sido útil para la evaluación y/o control de poblaciones de insectos-plagas.

Las aplicaciones del control etológico incluyen la utilización de atrayentes en trampas y cebos, repelentes, inhibidores de alimentación y sustancias diversas que tienen efectos similares.

La experiencia más exitosa ha sido con feromonas atrayentes, es una alternativa confiable, segura y de bajo costo para la mayoría de productores y puede ser empleada como herramienta para un manejo integrado de diferentes plagas, principalmente de lepidópteros en hortalizas.

Las principales ventajas del empleo de feromonas y atrayentes son:

1) no afectan el ambiente
2) las dosis son muy bajas
3) las feromonas no perjudican la salud
4) fácil empleo
5) no crean resistencia
6) tienen un bajo costo
7) son componentes aceptados en programas MIP y orgánicos

7. Control biológico

En el control biológico hay que diferenciar dos tipos, el natural y el clásico. En el primer caso, es “la acción de parásitos, depredadores, patógenos y cualquier otro animal beneficioso para mantener la densidad poblacional de otra especie a niveles que no sean ni muy altos ni muy bajos”.

El control biológico clásico se define como “la introducción y establecimiento en forma intencional de enemigos naturales (parásitos, depredadores patógenos, etc.), en áreas donde no existen con el fin de mantener la densidad poblacional de una plaga a niveles que no cause un daño económico“.

La diferencia básica entre los dos términos, consiste en que el control natural ocurre sin la intervención del hombre y sin consideraciones técnicas y económicas. En el control biológico clásico, el hombre interviene, considera el término plaga y evalúa poblaciones para decidir una medida de control bajo consideraciones económicas.

Existen numerosos casos de control biológico natural en hortalizas: Diadegma insularis, parásito de larvas que afectan las poblaciones de la polilla del repollo Plutella xylostella; las larvas de dos especies minadoras de la hoja del tomate Phthorimaea operculella y Scrobipalpula absoluta son atacados en forma natural por Apanteles spp.

Igualmente, en control biologico clásico, existen numerosas referencias: el parásito de huevos de Trichogramma a través de liberaciones en campo, afectan notablemente las poblaciones de huevos de P. operculella y S. absoluta.

Recientemente, ha sido introducido en Venezuela desde Trinidad, el parásito de larvas Apanteles plutellae para iniciar un programa de control biológico de la polilla del repollo P. xylostella. El hongo Metarhizium anisopliae formulado comercialmente como COBICAN, es un excelente controlador de ninfas y adultos de la candelilla de la caña de azúcar Aeneolamia spp.

Recurso didáctico de apoyo