Servicio doméstico

Formación de personal doméstico encargado compras en el hogar

Introducción

El personal doméstico realiza una variedad de servicios para un individuo o una familia, desde el cuidado de niños y ancianos dependientes hasta el servicio de limpieza, incluida la limpieza y el mantenimiento del hogar. Otras responsabilidades pueden incluir cocinar, lavar la ropa y planchar, tomar recados y realizar compras.

En esta ocasión revisaremos algunas consideraciones esenciales para la realización de compras para el hogar a cargo del personal doméstico.

Contenidos temáticos

  1. ¿Cómo comprar?
  2. Técnicas utilizadas para hacernos comprar algo que no necesitamos
  3. Proceso de compra

Desarrollo del tema

1. ¿Cómo comprar?

Cuando un producto está excesivamente rebajado, el consumidor debes preguntar siempre el por qué. Para realizar una buena compra en el supermercado es necesario seguir una serie de medidas muy sencillas.

Formación de personal doméstico encargado compras en el hogar

Con ello evitaremos, además, los riesgos de intoxicación alimentaría. Estos son algunos de los consejos a seguir:

Desconfiar de los precios demasiado bajos

  • Mirar siempre las fechas de caducidad en todos los alimentos. Es importante calcular si se consumirán en el plazo señalado.
  • Las latas de conserva no deben tener abolladuras ni grietas. Las tapas hinchadas pueden indicar riesgo el mal estado del producto.
  • Los productos perecederos deben cargarse los últimos en el carro de la compra. Al llegar a casa debemos ponerlos en el refrigerador de inmediato.
  • Evita la compra de huevos rotos o rajados. Conviene examinar cuidadosamente el envase.
  • Los alimentos refrigerados deben estar claramente fríos al tacto y que los congelados estén duros.
  • Para evitar la contaminación cruzada entre alimentos diferentes en el carro de supermercado, pide a un empleado del supermercado que los separe en bolsas plásticas antes de ponerlas en el carro. Se debe prestar especial atención a las carnes y frutos del mar.

Al comprar

  • Observa que las carnes sean frescas, de buen aspecto, color y olor.
  • Los pescados deben tener las escamas firmes, ojos brillantes y agallas rojas.
  • Si los tarros de conserva están hinchados, abollados u oxidados, descártalos.
  • Las frutas y verduras deben encontrarse en buen estado.
  • No te olvides revisar el rotulado.

Al separar

  • Evita el contacto entre alimentos crudos y cocidos.
  • Separa la carne cruda (vacuno, pollo o pescado) del resto de los alimentos de su heladera. Guardada y tapada.
  • Utiliza utensilios de distinto tipo para procesar los alimentos crudos y los cocidos. De esta forma se impide la contaminación cruzada, es decir, se evita que los microorganismos y otros contaminantes se propaguen de un alimento a otro.

Al limpiar

  • Manteen tu higiene personal: manos limpias, uñas cortas, pelo limpio y recogido.
  • Las superficies y utensilios de cocina deben estar limpios.
  • Manteen el interior de tu heladera en condiciones higiénicas.
  • Cambia o lava frecuentemente el paño de la cocina.

Al almacenar

  • Verifica siempre la fecha de vencimiento de los productos alimenticios y consumirlos antes de su caducidad.
  • Almacene la harina, el azúcar y el arroz en lugares limpios, frescos y libres de humedad.
  • Traslada el contenido de las conservas a un envase de vidrio o de plástico, limpio y seco.
  • En la heladera coloca los alimentos crudos debajo de los cocidos.
  • Nunca uses envases de remedios o productos químicos para guardar alimentos.
  • Coloca los detergentes y productos de limpieza a una distancia segura

Al refrigerar

  • Refrigera rápidamente los alimentos. Las temperaturas bajas retardan la multiplicación de las bacterias.
  • Sigue las instrucciones de las etiquetas y respeta la fecha de vencimiento.
  • Manteen limpia la heladera y no la sobrecargues.

Al descongelar

  • Podes hacerlo bajo chorro de agua, en microondas o en el refrigerador.
  • Luego no podrás volver a congelar los alimentos.
  • Nunca descongeles a temperatura ambiente.
  • La comida que no consumas tápala y refrigérala lo antes posible; nunca la mantengas a temperatura ambiente o dentro del horno.

Frutas y verduras

  • Las superficies de las frutas y verduras pueden estar contaminadas por bacterias, virus o parásitos. Por eso lávalas con abundante agua.
  • Recuerda eliminar las hojas exteriores y lava el resto, una por una, con agua potable.
  • Si usas cáscaras de cítricos cepíllalas bien.
  • Elimina las hojas exteriores de vegetales de hoja rugosa, tales como repollo o lechuga.

Carnes y huevos

  • Estos productos, de gran valor nutritivo, en ocasiones pueden tener bacterias, parásitos o residuos químicos derivados de su producción.
  • Mantenga las carnes y los huevos refrigerados. Al comprarlos descarta los de mala presencia y prefiere el consumo de carnes y huevos cocidos.
  • Elegir huevos limpios, no cachados, con cáscara sana.

Productos lácteos

  • Manteen el yogur, la manteca, el queso fresco, los postres y la leche en la heladera.
  • Conserva refrigerada la leche que esté consumiendo.
  • Utiliza sólo productos lácteos pasteurizados y con autorización sanitaria.
  • Revisa la fecha de vencimiento.

Pescados y mariscos

  • Al comprarlos en establecimientos clandestinos te expones a afecciones o intoxicaciones, algunas de las cuales pueden causar muertes, por ejemplo: la marea roja.
  • Consumir pescados y mariscos almacenados en frío. El lugar de expendio debe estar limpio, sin olores ni basuras acumuladas.
  • Los pescados y mariscos no tienen olor, sólo lo adquieren cuando se inicia la descomposición.

Otros consejos útiles

  • Adquirir alimentos refrigerados y congelados al final de su lista de compras.
  • Utiliza basureros con tapa y elimina los residuos tan pronto como puedas.
  • No uses insecticidas domésticos en lugares donde hay productos comestibles.
  • Lávate las manos luego de manipular basura y desperdicios.

2. Técnicas utilizadas para hacernos comprar algo que no necesitamos

Veamos de qué manera nos condicionan las grandes superficies cada vez que realizamos nuestra compra cotidiana. Zonas frías y zonas calientes.

Efectivamente, en toda gran superficie que se precie existen zonas “frías” y otras “calientes” para las compras.

Las frías son aquellas en los que el nivel de ventas será menor. Generalmente se tratan de espacios de transición, mal iluminados o bastante escondidos.

En este tipo de zonas se suelen colocar los productos de primera necesidad -como el azúcar o la sal-, por la sencilla razón de que siempre tendrás que adquirirlos y no te importará ir en su búsqueda.

Las zonas calientes son aquellas en las que la circulación de clientes es mayor -por ejemplo, un cruce entre dos pasillos o la entrada- y los productos allí colocados tendrán más salida. Es el lugar idóneo para resaltar esos artículos de los que ni nos acordaríamos si no los tuviéramos a la vista.

Formación de personal doméstico encargado compras en el hogar

Ver es querer

Existen tres zonas donde puede colocarse un producto en las estanterías dispuestas para tal fin: A nivel de los ojos, de las manos y de los pies. Está demostrado que los productos que pasan del nivel de los pies al de los ojos pueden llegar a aumentar un 80% su nivel de ventas.

La táctica, claro está, pasa por colocar los productos de primera necesidad a los pies -obviamente los buscarás y no te importará agacharte a recogerlos- y a nivel de los ojos los más supérfluos, ya que son los que primero visualizamos y más cómodamente podemos recolectar.

Precios psicológicos

No hay que subestimar el poder de unos decimales. Está constatado que el precio psicológico produce una clara atracción para el consumidor, seguramente debido a que principalmente nos fijamos en la primera cifra con lo cual, algo que valga 4,99 nos parecerá más atractivo que algo que valga 5, aunque no haya tanta diferencia.

El hilo musical

Aunque la polémica sigue en el aire, lo cierto es que la posibilidad de que realmente se utilice el hilo musical para apresurar o no las compras es un hecho en algunos grandes almacenes. Aquí lo que se trata es de controlar el tráfico humano que invade el comercio.

Esa luz…

“Es un factor sumamente importante”, “ya que se utiliza, por ejemplo, en la sección de alimentos perecederos para aumentar la sensación de frescura”. ¿Cómo? mediante el uso de luces fluorescentes.

El carro de la compra, siempre polémico

Por mucho que suene a broma, lo cierto es que los famosos carritos de la compra podrían, en algunas ocasiones, estar manipulados.

Aunque algunos expertos en marketing han deshechado esta teoría por lo dificultoso, “es cierto que no está comprobado que lo hagan en las grandes superficies de nuestro país, pero en muchas ocasiones se ha barajado esta teoría”.

Colores

El lenguaje de los colores influye de manera determinante en los hábitos de compra.

Quedará por saber hasta qué punto todas las grandes superficies españolas tienden a utilizar este tipo de tácticas para atrapar a sus clientes.

“Está claro que no todas y, desde luego, que en la mayoría se utilizan solamente algunas” nos aclara Yolanda Quintana “pero lo que sería poco sensato pensar que estas técnicas son una especie de leyenda urbana, ya que se encuentran en bastantes manuales de marketing”.

3. Proceso de compra

El proceso de compras involucra la adquisición de materias primas, suministros y componentes para la organización. Las actividades asociadas con este proceso incluyen lo siguiente:

  • Seleccionar y clasificar proveedores
  • Evaluar el desempeño del proveedor
  • Negociar contratos
  • Comparar precio, calidad y servicio
  • Contratar bienes y servicios
  • Programar compras
  • Establecer las condiciones de venta
  • Evaluar el valor recibido
  • Medir la calidad que proviene del exterior, si esto no es responsabilidad del control del control de la calidad
  • Predecir el precio, servicio y en ocasiones los cambios de la demanda
  • Especificar la forma en la que se recibirán los bienes.

El proceso de compra afecta de manera indirecta el flujo de bienes dentro del canal de suministros físico, aunque no todas las actividades de adquisición son de interés directo del responsable de la logística.

Las decisiones relacionadas con la selección de los puntos de envió del proveedor, la determinación de las cantidades de compra, el momento oportuno del flujo de suministros, y la selección de la forma, y los métodos de transportación del producto son algunas de las decisiones importantes que afectan los costos de logística.

Conclusión

Las trabajadoras domésticas brindan servicios cruciales a los hogares de todo el mundo. Gracias al trabajo de las trabajadoras domésticas, las mujeres y los hombres de los hogares para los que trabajan pueden ir a trabajar, ganarse la vida para su propia familia y obtener mejores perspectivas de vida para ellos y sus hijos. La responsabilidad de realizar compras es de gran trascendencia ya que una mala decisión de compra puede llegar a incidir negativamente en la economía de la familia para la que se trabaja. Saber comprar es vital para optimizar el presupuesto asignado e incidir positivamente en la calidad/cantidad de lo que se compra.