Agricultura

Mantenimiento efectivo del césped, corte y riego

Contenidos temáticos

  1. Conceptos esenciales acerca del césped
  2. Tipos de césped
  3. Mantenimiento aireado
  4. Mantenimiento escarificado
  5. Corte de césped
  6. Cómo regar el césped
  7. Dosis de abono

Desarrollo del tema

1. Conceptos esenciales acerca del césped

Se da el nombre de césped, hierba, pasto o grama a una docena de especies de gramíneas (familia Poaceae) que crecen formando una cubierta densa. Se utilizan como plantas ornamentales en prados y jardines o como terreno para la práctica de diversos deportes y actividades recreativas.

No necesita ser un experto para mantener un césped sano. Considere el cuidado del césped como si fuese un programa preventivo de salud, el mismo programa que usted pondría en práctica para mantenerse saludable. La idea es prevenir los problemas antes de tener que enfrentarlos. El secreto está en crear las condiciones necesarias para que su césped se desarrolle vigorosamente y pueda competir con malezas, enfermedades y plagas.

Esto significa que debe proponerse objetivos realistas, ya sea que usted mismo realice el trabajo o lo encargue a un profesional. Una correcta planificación y cuidado reducirá o eliminará la necesidad de aplicar pesticidas (incluyendo herbicidas y productos para “desyerbar y nutrir”) el pasto. Si opta por usar pesticidas, siga las instrucciones de la etiqueta al pie de la letra.

2. Tipos de césped

Entre los tipos de césped más frecuentes se encuentran:

En climas templados y húmedos:

  • Agrostis stolonifera: césped de Cumberland.
  • Agrostis tenuis: agróstide común.
  • Armeria maritima: césped francés o clavelina de mar.
  • Festuca arundinaceae: festuca alta.
  • Festuca rubra (en particular la subespecie Festuca rubra subsp. conmutata): cañuela roja, festuca roja.
  • Lolium perenne: raigrás inglés, césped inglés o ballico.
  • Poa nemoralis: poa de los bosques.
  • Poa pratensis: poa de los prados, pasto azul de Kentucky o grama de prados.
  • Poa trivialis: poa común.

En climas secos o subtropicales:

  • Cynodon dactylon: césped de las Bermudas o gramilla.
  • Stenotaphrum secundatum: grama americana, gramón, gramillón, lastón, hierba de San Agustín o césped de San Agustín.
  • Paspalum notatum: hierba bahía o césped bahía.
  • Pennisetum clandestinum: kikuyo, grama gruesa o césped africano.
  • Axonopus compressus: grama brasileña, grama bahiana.

3. Mantenimiento aireado

El aireado consiste en “pinchar” la tierra haciéndole muchos agujeritos. Su finalidad es oxigenar el suelo en profundidad (10 cm.). Para llevarlo a cabo tienes las siguientes herramientas:

  1. Una horca de mano con 4-6 púas. Se va pinchando a intervalos más o menos regulares. Esto serviría para una superficie pequeña de Césped, puesto que resulta lento.
  2. Una horca de mano con púas huecas. Se va pinchando y se sacan uno taquitos (tapones) de tierra de unos 10 cm. de longitud. Es mejor que la herramienta anterior; la otra hace el boquetito comprimiendo, pero ésta lo hace sacando tierra. También es lento.
  3. Rulo de púas. Hay rulos, como los que se emplean para asentar la tierra después de sembrar el Césped, que llevan muchos pinchos soldados. Es más rápido que las horcas y se puede utilizar para un jardín de cualquier tamaño (las horcas son para superficies pequeñas). No son caros y es bueno tenerlos.
  4. Finalmente, hay máquinas aireadoras muy profesionales (“máquinas sacabocados”), que se usan en los campos de fútbol y en los campos de golf. Piensa en la compactación que sufren los campos de fútbol para entender la necesidad de esta labor. Se airean 2 ó 3 veces al año.

4. Mantenimiento escarificado

El escarificado consiste en “arañar” superficialmente el terreno para romper y eliminar todo lo posible el fieltro. El fieltro es una capa fina de 1 ó 2 cm. de espesor que se forma en la superficie del suelo donde hay un césped. Es una masilla formada por tierra, restos de raíces y de hojas que se han ido acumulando ahí. Al ser bastante impermeable, impide que pase bien hacia las raíces el agua, los abonos y el aire. Además favorece el desarrollo de hongos. Por todas estas razones es necesario eliminarlo mediante una labor de escarificado.

El aireado rompe algo del fieltro, pero es menos eficaz para esto que el escarificado. Su misión es más para oxigenar el suelo en profundidad (hasta 10 cm.), mientras que el escarificado se queda en los 3 ó 4 cm. superficiales. Por tanto, para solucionar la compactación y eliminar algo de fieltro se hacen los AIREADOS. Para eliminar SOLO fieltro, se hacen ESCARIFICADOS. La escarificación del césped puede hacerse:

  1. Manualmente usando un rastrillo: consiste en ir arañando enérgicamente con el rastrillo la superficie de la tierra. Si la extensión es pequeña es factible, pero en un jardín mediano o grande, no. Es un trabajo que cansa mucho. Además no rompe tan bien el fieltro.
  2. Con una máquina escarificadora: es lo mejor. Esta máquina tiene un rodillo con varias cuchillas verticales que van “rajando”, rompiendo la superficie del suelo y destrozando ese fieltro, esa capa impermeable que asfixia al Césped. También rompe bastantes raíces del Césped, pero no pasa nada puesto que se regeneran rápidamente.

Esta máquina, para usar únicamente en un jardín particular, no merece la pena comprarla. Las empresas de jardinería sí suelen disponer de ella. Por tanto, a menos que compres un modelo económico, alquílala para un día en un establecimiento que alquilen maquinaria de jardín.

Tras pasar la escarificadora, el Césped queda muy feo, como arrasado. No hay problema porque en una o dos semanas se habrá cerrado perfectamente y además estará regenerado y más vigoroso que antes. Pasa el rastrillo de púas flexibles después de escarificar para recoger el “forraje” que ha dejado la máquina en la superficie.

5. Corte de césped

Altura adecuada de corte

Conviene saber que a través de la hoja, el césped realiza una función vital llamada fotosíntesis. Básicamente consiste en fabricar nutrientes transformando materiales sencillos en otros ricos en energía con ayuda de la luz del sol, necesarios para su crecimiento y desarrollo. Todo este proceso se realiza en la hoja, interviniendo en este proceso la clorofila y que le aporta ese característico color verde que tiene. Si el corte eliminara gran parte de la hoja o su totalidad de forma habitual, el césped tendría graves problemas para sobrevivir.

Regulación de altura de corte

Cada variedad de césped natural tienes sus propias especificaciones de corte, pero como norma general no se debería cortar más de una tercera parte de la hoja. Por ejemplo, si un césped debe tener 5 cm. de altura, la siega se realizaría cuando alcanzara los 7,5 cm. de altura.

Un césped alto es más resistente ante los ataques de insectos y climas extremos. Un césped que se corte bajo se le está provocando que las raíces sean endebles y poco profundas, afecta a las yemas y agota a la planta por reducción fotosintética.

Por lo anterior, con frío (Invierno) o mucho calor (Verano), se suele dejar el césped un poco mas alto de lo normal para que pueda resistir mejor estas adversidades climáticas y desarrolle raíces fuertes.

También hay que dejarlo un poco más alto que de costumbre cuando está enfermo por hongos o insectos, sequía, etc…, ya que está débil y con pocas reservas de nutrientes acumuladas. Con mucho calor, el césped alto da más sombra al suelo, lo que le favorece para mantener en condiciones óptimas la humedad.

Cuando el césped esté muy alto, por ejemplo porque se nos haya olvidado cortarlo o hayamos estado de vacaciones, no hay que cortar de golpe hasta su altura ideal, sino que hay que cortar un día un poco y pasados otros 3 días hacer el corte definitivo a la altura de siempre.

Un corte adecuado estimula el crecimiento de nuevas yemas en la corona, originando un césped natural más tupido y libre de malas hierbas. En áreas de sombra debe dejarse un poco más alto, aproximadamente un 30% más alto que en el resto de la pradera.

Frecuencia de corte

Siempre dependerá de la altura recomendable para el tipo de césped natural que tenga sembrado. Es recomendable mantenerla en el tope más alto aconsejable para evitar dañar o sufrir en exceso a la planta. La altura normal a la que se mantiene suele ser de 5 cm.

La especies que por ejemplo se utilizan en los greens de los campos de golf se cortan casi a diario en verano para que tengan milímetros, otros también de hoja muy fina, se llegan a cortar cada 3 días para mantenerlas a 1 – 2 cm. de altura.

La frecuencia normal de modo general sería:

  • Verano: 1 vez a la semana
  • Otoño: 2 – 3 veces al mes
  • Invierno: 1 vez al mes
  • Primavera: 2 – 3 veces al mes

Cómo cortar

No es aconsejable cortar siempre en la misma dirección pues se producen perjuicios al césped como son compactación y desgaste de la tierra en zonas localizadas..

Hay que alternar el patrón de corte, un día en sentido vertical, otro en sentido horizontal, y si es posible, también en diagonal.

Nunca hay que cortar cuando el césped está mojado, ya que se amontona y apelmaza en la cuchilla y carcasa. Además puede provocar una electrocución con los cortacéspedes eléctricos.

Hay que vaciar el recogedor del cortacésped frecuentemente, si espera a que esté completamente lleno mucho césped cortado quedará en el suelo, formando un manto o fieltro que impedirá una buena circulación de agua, aire y nutrientes.

6. Cómo regar el césped

Como sabemos, en la mayoría de regiones, la lluvia no cubre las necesidades de los Céspedes y hay que recurrir al riego. En sitios que llueva mucho, es posible regar muy poco, quizás en pleno verano únicamente.

Como sabemos, en la mayoría de regiones, la lluvia no cubre las necesidades de los Céspedes y hay que recurrir al riego. En sitios que llueva mucho, es posible regar muy poco, quizás en pleno verano únicamente.

¿Cada cuánto tiempo tengo que regar el césped?

Pues, lógicamente, depende de varias cosas.

  • Si es un clima muy lluvioso, serán necesarios menos riegos, obviamente. En el Caribe hay que regar menos que en las zonas secas de Méjico, por poner un ejemplo.
  • Un césped que está a la sombra o que está protegido del viento, requiere menos riego que otro que está a pleno sol todo el día y además expuesto a vientos fuertes y secos. Esto también es evidente.
  • Si el suelo es arenoso hay que regar más que si fuera arcilloso, que retiene más agua. Los suelos arenosos (piensa en el caso extremo de la arena de la playa) son secos, retienen muy poquita agua.
  • Hay especies y variedades de Césped que consumen más agua que otras. Por ejemplo, un Ray-grass exige más riego que una Bermuda (Cynodon dactylon ‘Numex-Sahara’, por algo se llama así esta variedad).
  • La época del año. En verano hay máximo consumo de agua y en invierno el mínimo.
  • También depende de la calidad que queramos conseguir de Césped. Podemos regar menos si nos conformamos con un Césped un algo menos verde y vigoroso. Si queremos máxima calidad hay que regar bastante más.
  • Si es un césped que lo hemos “acostumbrado” a que viva con poca agua tendremos que regarlo mucho menos que otro acostumbrado a un riego continuo.

Cuando un Césped se riega muy a menudo (digamos, como se hace normalmente), las raíces se desarrollan muy superficialmente, no profundizan, puesto que no tienen necesidad de buscar agua abajo. Un Césped que se riega poco desarrolla un sistema radicular más profundo y más potente (dentro de lo que cabe para ser un Césped, claro).

Vemos que la frecuencia de riego depende de muchas cosas. Mira cuál es tu caso particular y haz pruebas. Riega más o riega menos y ve ajustando la dosis.

7. Dosis de abono

La cantidad de fertilizantes a aportar a un césped depende de muchos factores y lo ideal sería estudiar cada caso en particular: análisis del suelo, clima, tipo de césped, uso que tiene, etc., y ajustar la dosis en consecuencia. Por ejemplo, no es lo mismo un césped de un green de campo de golf que uno de un parque público o uno en un clima muy lluvioso que otro en clima subdesértico; o en un suelo arcilloso que en arenoso, et.. Se abonan con cantidades diferentes unos y otros.

Como media, un césped necesita en todo un año unos 12 Kg de Nitrógeno por cada 1.000 m2. Si se reparte en 3 aplicaciones en el año, serían 4 kg de Nitrógeno cada vez para esos 1.000 m2.

Ojo a una cosa: hablamos de kilos de NITRÓGENO, que es muy diferente a kilos de FERTILIZANTE, es decir, a bolitas. Me explico: sabemos los kilos de Nitrógeno que tenemos que echar en el año (12 kg) pues ahora según la riqueza que tenga de este elemento el fertilizante elegido, echaremos más o menos cantidad de dicho fertilizante.

Por ejemplo, con un fertilizante que contenga un 46% de Nitrógeno echaremos menos kilos de abono que de uno que tenga un 15% de Nitrógeno para alcanzar los 12 kilos necesarios de Nitrógeno. Vamos a verlo mejor.

En el saco del fertilizante que compres te indicará unos números como estos: 12-24-12, 8-24-8, 20-10-5, 46-0-0… Significa la proporción que tiene de Nitrógeno, Fósforo y Potasio respectivamente. Por ejemplo, un fertilizante 15-15-15 significa que en 100 kilos de abono, de bolitas marrones (2 sacos de 50 kilos cada uno), hay:

  • Fertilizante 16-20-0
  • 15 kilos de Nitrógeno (el 15% de su peso es Nitrógeno).
  • 15 kilos de Fósforo (el 15% de su peso es Fósforo).
  • 15 kilos de Potasio (el 15% de su peso es Potasio).
  • 55 kilos de otras cosas que no son ni Nitrógeno, ni Fósforo, ni Potasio.

Abono el césped para su crecimiento y mantenimiento

Existen dos tipos de abono del césped, uno es el que se lo llama de fondo y otro el de mantenimiento. El abonado del césped de fondo, se realiza al momento de preparar el terreno, los mejores abonos rendirán de dos a tres meses y le aportaran los nutrientes que el césped necesitará para crecer y para su futuro desarrollo. El abonado del césped para su mantenimiento, es cuando le aportamos nutrientes que necesitaran para seguir creciendo y soportar los cambios de temperatura. Los más adecuados son los que se llaman abonos de liberación lenta, que van nutriendo el césped dándole las necesidades que éste tenga.

Las ventajas del abonado del césped es evitar la carencia de nitrógeno, que le provoca el amarillamiento o la debilidad del césped. El abono del césped con los productos de liberación lenta, es más económico, ya que dura aproximadamente de cuatro a cinco meses, por lo cual, por año, necesitaremos menos abonados, y además la prolongación del efecto hace que el césped se encuentre mejor durante las estaciones del año. Por ello si parte de nuestros deseos es tener un lindo jardín será recomendable no solo cuidar de las plantas y flores, sino hacernos cargo del césped.

Recurso didáctico de apoyo