Ética y valores

Promover una educación ambiental para el desarrollo sostenible

La noción de naturaleza en la antigüedad

Piensa en lo que significa que algo sea natural o artificial. ¿Cómo definirías algo ‘natural’? ¿En qué es diferente de algo artificial?

En la visión pre-socrática el cosmos es equivalente a la naturaleza. Esta es una forma de naturalismo que está a la base de la historia filosófica de Europa y occidente, y también es fundamental para las ciencias naturales de hoy en día. Por otra parte, también existían pensadores que tenían una visión que claramente no era naturalista, en la que el dominio de lo natural estaba claramente delimitado por el dominio de lo no-natural: Aristóteles hablaba ya de la antítesis esencial que existía entre la naturaleza y la técnica. Bajo esta luz, la naturaleza sería justamente todo aquello que no fue creado por la humanidad; aquello que tiene su origen y sus principios de cambio en sí mismo.

Para Aristóteles, la naturaleza de cada objeto es aquello que lo determina y da una finalidad. Esto corresponde no sólo al poder interno e intrínseco de cada cosa sino también al lugar en el que cada cosa se encuentra, como su movimiento. Lo que es de naturaleza “ligera” tiende hacia arriba; lo “pesado” se hunde. En la antigüedad también ya existía una oposición entre el concepto de Naturaleza y de lo que fue constituido (en griego el “nomos”, como en Economía). Bajo esta oposición, lo constituido significa todo aquello que haya sido impuesto por el humano y no sea una ley natural.

Siglos después, en la baja edad media, los pensadores escolásticos distinguían entre la naturaleza creadora de Dios que era eterna y la naturaleza creada por dios que es finita y perecedera.

En la alta edad media, la combinación de un constante crecimiento de la población, así como el renacimiento del estado trajo muchísimos problemas ambientales consigo. Los señores feudales reaccionaron de manera pragmática o práctica, puesto que introduje- ron varias operaciones que afectaron al medio ambiente como las curtidoras.

Gottfried Leibniz, filósofo alemán, imagino que Dios no tenía que intervenir en el mun- do para que éste funcionara después de haberlo creado; el mundo sería como una maquinaria perfecta, como un reloj que sólo necesitaba que su creador le diera cuerda una vez para funcionar indefinidamente.

En la modernidad, con el nacimiento de las ciencias naturales, hubo un cambio fun- damental en la manera en que se entendía a la naturaleza: la naturaleza se entendía como la totalidad de objetos en el universo que están sometidos a leyes (es decir, las le- yes que investiga la filosofía natural, o la física). La concepción de la antigüedad de que la naturaleza determinaba la esencia y el desarrollo de todas las cosas quedó atrás; el concepto naturaleza de ese momento en adelante se refería a todo aquello que podía ser entendido, investigado conocido y dominado por la conciencia humana.

Isaac Newton (1642-1727) expuso los principios de inercia, aceleración y el de acción y reac-
ción que permitieron explicar y describir los movimientos de los astros y la fuerza de la gravedad.

A partir del siglo XVI, el desarrollo científico en Europa llevó al estudio e investigación de la naturaleza. Esto llevo a la concepción de que el mundo funcionaba como una compleja máquina, con engranes que trabajaban armónicamente y en el que cada parte individual tenía que funcionar perfectamente para poder interactuar con las demás. En el siglo XVIII, en plena época de la ilustración, surgió la idea de que la naturaleza se autorregulaba; la naturaleza sería así auto-suficiente y ni siquiera necesitaría la intervención de Dios para funcionar. Según estas concepciones la destrucción de la naturaleza no sería posible.

Para Leibniz el mundo era como un reloj, como una máquina que funcionaba de forma autosuficiente sin intervención de su creador. ¿Cómo es distinta esta idea de una visión mitológica en la que los eventos de la naturaleza se explican como actos directos de los dioses?

Fíjate como en la literatura surgieron libros como Frankentstein o el Prometeo moderno (1818), obra de ciencia ficción que aborda temas propios de la época como el control de la naturaleza por medio del conocimiento científico o la pregunta sobre el alma.

Apenas fue hasta principios del siglo XIX que la naturaleza dejo de ser un simple medio para ser transformado al servicio de la humanidad. En el romanticismo ésta se volvió en un reino, que existe por y para sí mismo, independientemente de los humanos y que tiene valor intrínseco.

Simultáneamente, la revolución industrial surgió como una amenaza al medio ambiente como nunca había existido antes. Dominaba una creencia en una capacidad ilimitada de la naturaleza para regenerarse y purificarse ante el constante abuso y daño por parte de la humanidad.

Con la modernidad, se concretó el concepto de la técnica como parte de la naturaleza, así la naturaleza serviría de modelo técnico. El filósofo y matemático francés René Descartes formuló una variante de esta posición, en tanto que el distinguió a la naturaleza que existe en el espacio (la res extensa) de la mente, que no existe en el espacio (res cogitans).

Desarrollo sustentable

El desarrollo sustentable designa un tipo de desarrollo que busca satisfacer las necesidades de la población actual, sin poner en peligro las posibilidades de las generaciones venideras. El origen de esta idea se encuentra en el concepto de sustentabilidad. En general, este concepto se relaciona con los aspectos sociales, económicos, sociales y ecológicos de la sustentabilidad.

El desarrollo sustentable es aquél que busca preservar el desarrollo sin poner el juego la capacidad de las generaciones venideras de alcanzar su máximo potencial: Según la definición Brundtland, el desarrollo sustentable tiene dos características principales:

  • Las Necesidades: específicamente las necesidades de los pobres del mundo, a quien hay que dar prioridad.
  • Las Limitaciones impuestas por el estado actual de la tecnología y las instituciones sociales para satisfacer las necesidades actuales y futuras de la población.

El concepto de sustentabilidad surgió, como lo entendemos actualmente, en el siglo XVIII. El alemán Hans Carl von Carlowitz lo mencionó en por vez primera en 1713, con respecto a la deforestación y el hecho de que ésta tendría que ser llevada de manera “sustentable” a fin de no acabar con los bosques. En 1952, el concepto de sustentabilidad fue aplicado a la agricultura en general. Se buscó crear un modelo económico que tomará en cuenta las necesidades de las generaciones venideras en miras a la creciente población humana.

El concepto de desarrollo sustentable reapareció en los 80´s, junto con un nuevo significado. El concepto contemporáneo de desarrollo sustentable tiene su ori- gen en la definición Brundtland de 1987. Ésta busco encontrar un punto medio, un consenso para poder conciliar dos conceptos que son aparentemente opuestos en esencia: la protección del medio ambiente y la noción de desarrollo (que va ligada con crecimiento económico, sobretodo en el hemisferio sur). A partir de entonces, el concepto de desarrollo sustentable ha obtenido mucha popularidad.

Diagrama 1. Esquema gráfico de la sustentabilidad.

Sabemos que las consecuencias de nuestro modo de vida actuales ponen en peligro las condiciones de vida de las generaciones futuras, tanto de nosotros como de muchas especies de plantas y animales. Además, se encuentra la inminente posibilidad de que la faz de la tierra quede permanente alterada debido a las actividades humanas.

¿Hasta qué medida tendríamos que reducir el consumo de recursos naturales para que estemos seguros de que podemos llegar a un uso sustentable?, esto es algo que no podemos saber a ciencia cierta puesto que aún no tenemos conocimiento de los procesos y mecanismos a largo plazo de la naturaleza. Todos los parámetros que nos podrían asegurar tener un real desarrollo sustentable son en mayor o menor medida, arbitrarios.

La Ecología: la ciencia del medio ambiente

Aunque la historia de la Ecología como disciplina científica surgió apenas con Haeckel en 1866, cuando se acuñó el término, desde la antigüedad existieron investigaciones y reflexiones que, de cierto modo, corresponden a lo que hoy día podríamos llamar ecología. Por ejemplo, distintos pensadores reflexionaron sobre la relación que podían tener plagas de langostas y sus efectos sobre la agricultura. Podemos decir que éstas son ya observaciones ecológicas, aunque las explicaciones que se daban para los fenómenos casi siempre eran sobrenaturales.

Carlos Linneo (1707-1778)

Carlos Linneo fue un naturalista sueco, quien es considerado como el fundador de la Taxonomía moderna, debido a la nomenclatura binaria que introdujo en la botánica y en la zoología. Su nomenclatura se sigue usando hoy en día para designar plantas y animales con un nombre científico: por ejemplo, perro es Canis Familiaris. Aristóteles y su discípulo Teofrasto observaron y describieron distintos organismos en relación directa con su hábitat. Plinio el viejo describió, en el siglo I d.C., fenómenos naturales tales como la hibernación de los caracoles en el Mediterráneo, así como las relaciones simbióticas entre algunas especies de cangrejos y las almejas.

Se dio cuenta de que los cangrejos necesitaban a las almejas tanto como las almejas necesitaban a los cangrejos. Alberto Magno complementó la obra de Aristóteles con sus propias anotaciones acerca del modo de vida de varios animales. De igual modo, varios naturalistas como Augusto Johan Rösel von Rosenhof, así como Car- los Linneo y George-Luous Leclerc de Buffon llevaron a cabo investigaciones eco- lógicas de plantas y animales.

Una influencia esencial para el desarrollo de la ecología como disciplina independiente y distinta de la biología de la zoología y botánica fue la publicación en 1859 de El Origen de las Especies de Charles Darwin, que contenía su teoría de la evolución de las especies por medio de la selección natural, la cual es el componente esencial para entender las formas vivientes de la tierra. Para Darwin, la selección natural consiste en la su- pervivencia de los organismos más aptos (del inglés survival of the fittest, término acuñado por el naturalista Spencer, pero que Darwin tomó para tratar de explicar su idea de la selección natural) para reproducirse dentro de la lucha por su existencia, siempre en interacción con el medio ambiente.

El concepto de selección natural se extendió muy pronto después de la publicación de la primera edición de la obra de Darwin, y popularmente fue conocida como Darwinismo. Las obras posteriores de Darwin, que trataban de temas como, por ejemplo, la polinización de plantas por medio de insectos claramente presentan temas que podemos reconocer como ecológicos.

El célebre geógrafo y naturalista alemán Alexander von Humboldt analizó la diseminación de plantas y animales en varias regiones de la tierra y buscó encontrar asociaciones entre estos fenómenos para explicar dichas diseminaciones. Su excursión de cinco años (de 1799 a 1804) por sudamericana contribuyó a mostrar cómo los humanos, así como todos los demás organismos están adaptados a las condiciones del medio ambiente en el que viven, así existe una constante influencia de los organismos al medio ambiente y viceversa. Humboldt contribuyó considerablemente al desarrollo de la ecología.

Por otro lado, para Haeckel, la ecología correspondía con el estudio de las condiciones de la vida, cuando ésta luchaba por preservar su existencia.

“Por ecología entenderemos a la ciencia que se ocupa de estudiar las relaciones de los organismos con su medio externo circundante, en tanto que podamos entender, en un sentido amplio, las condiciones de existencia de dichos organismos. Estas condiciones son, en parte orgánicas, pero también en parte inorgánicas.” Así fue como Haeckel describió por primera vez a la ecología.

Pero no fue sino hasta mucho después que la ecología se constituyó como una disciplina. Al principio, fue considerada como historia natural de los animales, por lo que no tuvo mucho impacto en las ciencias ya establecidas como la botánica o la zoología.

Hoy en día la ecología es una rama importante de la biología; resulta inconcebible tratar de entender a los organismo aislados y de forma independiente de del hábitat que compone el complejo y sutil ecosistema al que pertenecen. La ecología nos permite entender las relaciones entre organismos y el medio y cómo conservar ese balance.

Biodiversidad y medio ambiente

La biodiversidad designa, según la definición de la Convención de Diversidad Biológica, la “variabilidad de los organismos vivos del mismo origen o de distinto origen con respecto al ecosistema o complejo ecológico al que pertenezcan”.

Desde hace mucho tiempo se ha utilizado el concepto de “diversidad” para describir la
variabilidad de las características de los seres vivos que habitan en un ecosistema.

La biodiversidad corresponde a la multiplicidad o diversidad biológica de un ecosistema. La designación técnica de biodiversidad surgió originalmente de los intentos por parte de la ONU por crear conciencia y sistemáticamente proteger al medio ambiente y la naturaleza.

¿Por qué disminuye la biodiversidad?
¿Cuáles son las principales causas de pérdida de Biodiversidad?

  • Cambio en el uso de suelo, principalmente como producto de la deforestación con fines de agricultura
  • Cambios climáticos
  • Contaminación severa de cuerpos acuíferos.
  • Introducción de especies foráneas a un ecosistema
  • Aumento de la concentración de Dióxido de carbono en la atmósfera

Indicadores de la Biodiversidad

La biodiversidad de puede entender de muchas maneras, y contiene varios ámbitos de estudio.

  • Biodiversidad genética: esto corresponde a la multiplicidad genética, o variabilidad genética de una misma especie o subespecies, dentro de una biozona o un Ecosistema.
  • Diversidad de especies: la multiplicidad o variedad de especies que conviven en un mismo ecosistema.
  • Diversidad de ecosistemas: la multiplicidad de hábitat y ecosistemas en una misma región geográfica.
  • Biodiversidad funcional: la multiplicad de funciones ecológicas y procesos en un mismo ecosistema; esto puede ayudar a una estimación aproximada del número de formas de vida o especies en un Ecosistema determinado.

Estas cuatro características son condiciones que todo hábitat o ecosistema deben poseer. Por otra parte, encontramos importantes indicadores para la biodiversidad:

  • Abundancia y Multiplicidad de Especies
  • Vegetación
  • El porcentaje total de superficie que está protegido por vegetación
  • La calidad del agua salada y dulce

Dada la naturaleza de estos indicadores es prácticamente imposible medir de forma exacta, la biodiversidad por sí misma, sino que podemos calificar qué tan biodiverso es un hábitat dependiendo de qué tanto muestre los indicadores que acabamos de mencionar.

Pérdida de Biodiversidad

La biodiversidad es una de las más importantes condiciones para la vida en la tierra como la conocemos. Donde existe biodiversidad existe una muy amplia variedad de especies. Esto a su vez implica que existe un alto número de funciones ecológicas que son asumidas por el ecosistema en cuestión. Si las condiciones ambientales cambian y el sutil balance de la biodiversidad es afectado como consecuencia, puede que una función que hasta entonces había sido de menor importancia repentinamente se vuelva muy relevante.

Por ejemplo, en un ecosistema rico en nitrógeno, si por alguna razón la fuente de nitrógeno es eliminada, aumenta considerablemente la importancia de organismos que sean capaces de fijar y proveer nitrógeno. Si un ecosistema es diverso y, por tanto, contiene ya muchas especies, es mucho más alta la probabilidad de que ya existan especies locales que puedan ejercer dicha función.

Podemos concluir que un ecosistema más diverso poseerá una red de relaciones naturales mucho más estables que un ecosistema menos biodiverso.

Cambio climático y calentamiento global

En la meteorología, generalmente se utilizan dos categorías distintas: una de ellas es el tiempo atmosférico que describe el estado actual de la atmósfera. Éstas son las mediciones que, a corto plazo, tratan de medir y predecir los estados meteorológicos; sin embargo, el clima generalmente se relaciona con la medición de periodos de tiempos mucho más largos, como los treinta años que corresponden a un periodo normal.

¿Qué es la Meteorología?

La meteorología es la disciplina que se encarga de estudiar las leyes que rigen los procesos físicos de la atmósfera terrestre. La meteorología investiga también los procesos químicos (capa de ozono, gases de invernadero) en la atmósfera y observa los fenómenos atmosféricos celestes.

Con frecuencia, el término Cambio Climático se utiliza como sinónimo del concepto “Calentamiento Global”, a pesar de que esto delata un entendimiento erróneo de los conceptos. Existe un cambio climático natural que es independiente de las influencias que la civilización humana pueda haber tenido sobre el clima. Una parte importante de la investigación climatológica concierne en averiguar hasta qué medida el humano ha tenido influencia en el clima, y cuáles cambios climáticos son eventos naturales que habrían transcurrido, aún si nuestras acciones no tuvieran impacto sobre la naturaleza.

Como consecuencia, la capacidad de la tropósfera para retener el calor de la luz infrarroja del sol aumenta y este calor permanece capturado en lugar de escapar al espació. Según estos modelos meteorológicos, el dióxido de carbono es el contaminante que más contribuye al calentamiento.

Los primeros trabajos científicos que investigaron y se preocuparon por la influencia de las prácticas humanas sobre el medio ambiente aparecieron a finales del siglo XIX. A la posible influencia humana sobre el clima se le llamó antropógena, es decir, con origen en el hombre. Durante los años sesenta del siglo XX se empezó por primera vez a considerar seriamente el impacto antropógeno sobre el clima y a partir de los años ochenta surgieron las primeras reacciones políticas a nivel mundial. Una de esas primeras reacciones fue la creación de un consejo enfocado al clima. Éste fue el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). El conocimiento acerca del calentamiento global fue discutido y compilado por el IPCC.

A partir de entonces la IPCC se ha convertido en la fuente principal de conocimiento con respecto al cambio climático. A opinión del IPCC y de la mayoría de los científicos alrededor del mundo, es “altamente probable” que, debido a influencia humana, haya aumentando importantemente el nivel de los gases invernadero lo cual tiene un impacto directo sobre la temperatura de la tierra de los últimos 70 años.

¿Qué es una era del hielo?

Una era del Hielo, o glaciación, es un periodo en la historia de la tierra en el que al menos uno de los casquetes polares se encuentra completamente congelado.

La investigación científica, en busca de las causas y efectos del calentamiento global, siempre ha estado íntimamente ligada con el análisis de las condiciones climáticas.

Svante Arrhenius, quien fue el primero en mostrar que el hombre puede calentar la tierra por medio de la emisión de CO2, descubrió que entre las causas de las distintas Eras de Hielo se encontraba el impacto de altas concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera.

Así como los terremotos y los volcanes, el cambio climático es un evento natural en la historia de la tierra. Desde su formación, el clima de la tierra ha estado en constante e interminable cambió y esto persistirá en el futuro. La razón principal de estas variaciones (producto de los fenómenos volcánicos y de la erosión y muchas veces diminutas) son las concentraciones de los gases invernadero en la atmósfera. Otros factores que contribuyen al cambio climático natural son la intensidad de los rayos solares, así como el lento, pero seguro desplazamiento de las placas de los continentes, afectando la potencia e intensidad de la marea y las corrientes marinas.

Daños ambientales localizados y de afectación global

Deforestación.

La supervivencia de la humanidad está estrechamente ligada con la agricultura y la ganadería. Para poder desarrollarlas se ha modificado la cobertura vegetal natural del suelo. Sin embargo, la expansión de la ganadería de libre pastoreo, la instalación de la industria, el crecimiento de asentamientos humanos y el desmedido uso industrial forestal han causado la devastación de selvas y bosques. Las áreas más afectadas son los bosques y las regiones tropicales. La deforestación causa gran daño al ambiente, puesto propicia la desaparición de hábitats para biodiversidad e impide la regeneración de los mantos acuíferos.

Desertificación.

Este problema consiste en “la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas, subhúmedas y secas, como consecuencia de las actividades humanas” (Jiménez, 2010). Debido a prácticas como el sobrecultivo y la utilización en exceso de las tierras para pastoreo, se genera un agotamiento y erosión del suelo.

Destrucción de ecosistemas.

Debido a las alteraciones del medio ambiente causadas por el ser humano, muchos ecosistemas han sido alterados o destruidos. Los drásticos cambios generados al medio ambiente han tenido como consecuencia la desaparición de hábitats enteros y la extinción de muchas especies animales y vegetales.

Alteración de procesos fisiológicos y genéticos en el ser humano.

La contaminación y el daño ambiental generan alteraciones en el organismo humano, así como en el de otras especies. Los gases atrapados en la atmosfera, causan enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Igualmente, la contaminación del agua nos expone a enfermedades gastrointestinales y problemas de salud crónicos derivados de la deshidratación. Sin embargo, los daños más graves son causados por agentes tóxicos como el cromo y el plomo. La exposición prolongada a dichas sustancias puede generar alteraciones cromosómicas, causando enfermedades congénitas y tumores cancerígenos.

El efecto invernadero

A pesar de que la luminosidad y la radiación del sol al principio de la historia geológica de la tierra eran aproximadamente 30% menores que hoy en día, existían condiciones para que pudiera existir agua en estado líquido, la cual es indispensable para la vida. Este fenómeno resultó paradójico por mucho tiempo para varios científicos. ¿Cómo podía ser tan alta la temperatura de la tierra si la intensidad de los rayos del sol era menor?

Se creó así una hipótesis que trataba de explicar cómo la tierra podía mantener una temperatura favorable para la vida a pesar de que recibía menos energía del sol. Ésta es la hipótesis del Termostato de CO2. Según esta teoría, el CO2 funcionaba como un invernadero en la atmósfera terrestre, manteniendo la temperatura constante a través de miles de años, lo cual posibilitó la aparición de vida en nuestro planeta.

Cuando los volcanes arrojaron CO2 a la atmósfera ocasionaron aumento en la temperatura, los gases lanzados tuvieron como consecuencia un periodo de deshielo cíclico seguido de nuevas etapas de incremento de la temperatura, hasta que hace aproximadamente 750 millones de años la superficie de la tierra se descongeló completamente. Hace 250 millones de años este proceso alcanzó su máximo punto cuando la tierra se convirtió en un súper invernadero con temperaturas drásticamente superiores a las de ahora.

Por medio de comparaciones con la información que tenemos de otros planetas y algunos cálculos relativamente simples, es posible hacer una estimación de cuál sería la temperatura en la tierra si no hubiese atmósfera alguna: la temperatura de la tierra en ese caso sería de aproximadamente -18 grados centígrados. En comparación, Venus, el planeta vecino de la Tierra que normalmente muestra temperaturas promedio de 440°, tendría una temperatura aproximada de 141° C.

La razón de estas diferencias es clara: es el efecto invernadero. Podemos ver que el efecto invernadero es un elemento necesario para la existencia de la vida en la Tierra, aunque depende de un muy fino balance que de desaparecer, pondría en serio peligro la ecología terrestre.

¿Cómo funciona el efecto invernadero?

  1. El sol emana enormes cantidades de energía, en forma de ondas electromagnéticas
    hacia la tierra. Esto ocasiona que se enfrié la superficie del sol.
  2. La mayoría de los fotones provenientes de la radiación solar tienen una longitud de onda de 500 nanómetros. Esto corresponde a la luz verde en el espectro. Esto nos permite conocer aproximadamente la temperatura del sol: 5,600° C.
  3. Todavía dentro de este espectro, la atmosfera de la tierra sólo deja que algunas de estas ondas emanadas por el sol penetren, muy parecido a cómo las hojas de cristal en un invernadero permiten sólo algunas frecuencias de luz. En esta etapa existe alta transparencia: los rayos del sol pueden penetrar la atmosfera hacia la tierra casi sin obstáculo alguno.
  4. Los Gases en la atmosfera absorben los fotones y los calientan a una temperatura de aproximadamente 30° C.
  5. Estas partículas calentadas irradian a su vez ondas electromagnéticas que tienen una longitud de onda de aproximadamente 10,000 nanómetros, lo que las convierte en ondas infrarrojas.
  6. Estas nuevas ondas, de longitud mucho más grande que las ondas que originalmente penetraron, no pueden salir fácilmente de la atmosfera. Los rayos son así absorbidos.

Esta es la forma en la que el efecto invernadero ha funcionado naturalmente en la tierra, no debe confundirse con el efecto invernadero inducido por el hombre.

Códigos éticos ambientales

El reconocimiento de la crisis ambiental surgió a partir de los años sesenta del siglo pasado. Al principio las reuniones internacionales sobre este tema fueron parte de movimientos contraculturales; sin embargo en 1972 se realizó en Estocolmo la Conferencia sobre el Medio Ambiente Humano (CMAH) y en 1992 tuvo lugar la Cumbre Ambiental de Río de Janeiro, convocada por la Organización de Naciones Unidas (ONU). Estas reuniones significaron un giro para la discusión sobre el medio ambiente, ya que implicaban el compromiso de las naciones y la participación social para la elaboración de las políticas de cuidado del medio ambiente.

Esto se debe a que las reuniones arriba descritas plantearon como una necesidad vital promover una nueva visión del desarrollo humano, que se convirtiera en una perspectiva de vida y de desarrollo futuros.

La Reunión realizada en Río de Janeiro en 1992 conocida como Cumbre de la Tierra, fue una reunión que tuvo la participación de los 160 países integrantes de la ONU y asistieron 102 jefes de Estado y Gobierno. De ahí emanaron los primeros acuerdos internacionales para la conservación del medio ambiente. En esta reunión se estableció llevar a cabo reuniones periódicas sobre el medio ambiente cada diez años; además fue uno de los primeros códigos éticos sobre el cuidado del medio ambiente.

Como recordarás por los temas anteriores, la Ética ambiental es una reflexión teórica y práctica sobre los problemas derivados de la relación del ser humano con la naturaleza. Los códigos éticos que conocerás son muestra de un intento de cambiar los valores entorno a la relación del ser humano con la naturaleza.

La Declaración de Río y La Carta de la Tierra

Son documentos que surgieron en 1992, de la Cumbre de la Tierra convocada por la ONU. La Declaración de Río, constituye un documento que enfatiza el papel que los seres humanos han jugado en la crisis ambiental y también resalta que son centrales para restablecer el equilibrio ecológico. Entre otras medidas establece la soberanía de los Estados respecto de sus recursos naturales y reconoce que es necesario salvaguardar y garantizar la vida de las generaciones futuras. También hace un llamado a la erradicación de la pobreza, así como a corregir patrones de producción y consumo desmedidos. De igual forma, llama a adoptar criterios precautorios para la industrialización y reconoce el papel de los pueblos indígenas para generar un desarrollo sustentable.

La Carta de la Tierra es un documento que también emanó de esta reunión y constituye una declaración de principios ambientales que busca un compromiso global. Sin embargo, la iniciativa no fue a aprobada por algunos de los países asistentes a la cumbre; sobre todo países altamente industrializados y poderosos como Estados Unidos. La declaración contiene cuatro principios básicos, de los que se desprenden dieciséis directrices de acción generales.

I. Respeto y cuidado de la vida.

  1. Respetar la Tierra y la vida en toda su diversidad.
  2. Cuidar la comunidad de la vida con entendimiento, compasión y amor.
  3. Construir sociedades democráticas que sean justas, participativas, sostenibles y
    pacíficas.
  4. Asegurar que los frutos y la belleza de la Tierra se preserven para las generaciones presentes y futuras.

II. Integridad ecológica

  1. Proteger y restaurar la integridad de los sistemas ecológicos de la Tierra, con especial preocupación por la diversidad biológica y los procesos naturales que sustentan la vida.
  2. Evitar dañar como el mejor método de protección ambiental y, cuando el conocimiento sea limitado, proceder con precaución.
  3. Adoptar patrones de producción, consumo y reproducción que salvaguarden las capacidades regenerativas de la Tierra, los derechos humanos y el bienestar comunitario.
  4. Impulsar el estudio de la sostenibilidad ecológica y promover el intercambio abierto y la extensa aplicación del conocimiento adquirido.

III. Justicia social y económica

  1. Erradicar la pobreza como un imperativo ético, social y ambiental.
  2. Asegurar que las actividades e instituciones económicas, a todo nivel, promuevan el desarrollo humano de forma equitativa y sostenible.
  3. Afirmar la igualdad y equidad de género como prerrequisitos para el desarrollo sostenible y asegurar el acceso universal a la educación, el cuidado de la salud y la oportunidad económica.
  1. Defender el derecho de todos, sin discriminación, a un entorno natural y social que apoye la dignidad humana, la salud física y el bienestar espiritual, con especial atención a los derechos de los pueblos indígenas y las minorías.

IV. Democracia, no violencia y paz

  1. Fortalecer las instituciones democráticas en todos los niveles y brindar transparencia y rendimiento de cuentas en la gobernabilidad, participación inclusiva en la toma de decisiones y acceso a la justicia.
  2. Integrar en la educación formal y en el aprendizaje a lo largo de la vida, las habilidades, el conocimiento y los valores necesarios para un modo de vida sostenible.
  3. Tratar a todos los seres vivientes con respeto y consideración.
  4. Promover una cultura de tolerancia, no violencia y paz.
    Como una forma de garantizar que se apliquen y promuevan los principios de la Carta de la Tierra en 1997 se creó una comisión, cuyos miembros son ambientalistas y ex jefes de estado para promover el enriquecimiento y afirmación de los Estados de los principios de la Carta de la Tierra.

Protocolo de Montreal

Se estableció en 1987 y fue puesto de vigor en 1989. Este protocolo se propone la eliminación del uso de sustancias que causan el debilitamiento y la destrucción de la capa de ozono. Particularmente regula el uso de sustancias como el clorofluorocarbonos, ya que su concentración en la atmosfera daña y destruye la capa de ozono. El protocolo también incluye regulaciones comerciales que para que los productos que contienen dichas sustancias dejen de ser comercializadas. Según los científicos promotores del protocolo de Montreal, la adopción de las regulaciones propuestas ha logrado que siga creciendo de forma acelerada el daño a la capa de ozono.

Protocolo de Cartagena

También es conocido como Convenio sobre la Diversidad Biológica; su objetivo central es proteger la biodiversidad del planeta, ya que en las últimas décadas hemos sido testigos de la desaparición de especies animales y vegetales. El convenio es un instrumento para la protección legal del patrimonio biológico y genético del planeta, dicho convenio fue suscrito por 153 países en el marco de la de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD). En 2003 después de negociaciones internacionales entró en vigor y se le dominó Protocolo de Cartagena y se centra en la bioseguridad y control de la biotecnología.

La normatividad establece los lineamientos para regular el intercambio de organismos modificados genéticamente o transgénicos. Dicho protocolo también establece el compromiso de impulsar investigación conjunta entre diversos países y la trasferencia de tecnología para proteger a las especies. Este lineamiento fue objetado por países como Estados Unidos, que argumentaron en la CNUMAD que ese punto afectaba los derechos de propiedad intelectual de las empresas de biotecnología y limitaba la innovación; esta fue la razón por la que no firmó el convenio.

México fue uno de los países firmantes del convenio y su implementación es muy importante para nuestro país, ya que México es una región dónde perviven algunas especies de cultivos de Maíz y cuenta con una diversidad de especies. El uso y la introducción de especies transgénicas de maíz es un asunto de seguridad que debe sr regulado, conforme a protocolos como el de Cartagena.

El protocolo Kioto

El protocolo de Kioto es un protocolo que ocurrió el 11 de Diciembre de 1997, con respecto a la Convención Marco de las naciones unidas sobre Cambio Climático.

El protocolo busca reducir las emisiones anuales de gases tóxicos y dañinos al medio ambiente de los principales países industrializados en un promedio de 5.2% con respecto a las emisiones de 1990.

El incremento de gases nocivos en la atmósfera está causado directamente por actividades humanas, particularmente, como producto de los combustibles fósiles como el petróleo y el carbón, así como la deforestación. El protocolo Kioto buscó reglamentar gases como el dióxido de carbono y el metano.

El protocolo constaba de dos partes:

i. El apéndice A del protocolo nombró 6 gases de efecto invernadero: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).
ii. El apéndice B del protocolo establece que los principales países industrializados que participaron del protocolo se comprometieron a reducir, en el periodo de 2008 a 2012, 5.2% los niveles medidos en 1990.
Cada país cuenta con distintas políticas para alcanzar esta meta, mismas que dependen del desarrollo económico de cada uno de ellos. Se prevé que, por ejemplo, la Unión Europea reduzca sus emisiones en aproximadamente 8%. Los países de la unión europea se han repartido la labor de reducir sus emisiones por medio de la política conocida como burden sharing, Bajo esta política, Alemania se comprometió a reducir sus emisiones en 21%, mientras que el Reino Unido las reduciría en 12.5% y Francia reduciría sus emisiones al nivel de 1990.

¿Es el efecto invernadero algo necesariamente malo? ¿Puede ser bueno? Explica cómo podría haber ayudado el efecto invernadero al desarrollo de la vida en la tierra.

¿En qué se diferencia el efecto invernadero natural con aquél que es producido por el hombre?

¿Crees que el protocolo Kioto puede ser efectivo en realidad para que los países industrializados reduzcan sus emisiones? ¿Por qué o por qué no? ¿Cómo podría México reducir sus emisiones de gases invernadero?

¿Cuáles son los problemas a los que enfrenta la conservación del medio ambiente?

i. Los que afectan a áreas o nichos ecológicos determinados (como los distintos medio ambientales: agua, aíre, etc.).
ii. Problemas locales (contaminación del aíre en centros urbanos, por ejemplo)
iii. Problemas inter-regionales (contaminación de ríos que afectan a varias regiones)
iv. Problemas internacionales (guerra)
v. Problemas globales (perforaciones en la capa de ozono; efecto invernadero antropógeno).

Conservación del medio ambiente y sobrepoblación humana

La conservación del medio ambiente tiene como fin, en primer lugar, la protección de los elementos de la naturaleza que constituyen condiciones necesarias para la vida humana. Para esto se han desarrollado distintos mecanismos técnicos; en efecto, se ha creado toda una ciencia que tiene como propósito la conservación del medio ambiente.

La solución de los problemas del medio ambiente es múltiple y compleja. Por una parte, encontramos varios problemas globales; por otra parte, encontramos problemas locales o regionales, aunque las metas sean las mismas en principio.

Tareas de la conservación ambiental

Los campos de trabajo más importantes de la conservación del medio ambiente son la protección del clima, los bosques y el agua. Hoy en día los principales campos de discusión son el calentamiento global y la contaminación.

Una de las metas de la protección del medio ambiente es la de tratar de contrarrestar, o cuando menos atenuar, los efectos antropógenos del calentamiento global. Esto implica que la conservación ambiental está particularmente preocupada por la disminución de las emisiones humanas de gases de invernadero y la conservación de los océanos y bosques. Los bosques y océanos son importantes pues absorben el exceso del gas de invernadero más importante: el dióxido de carbono. La protección del clima esta así íntimamente vinculada con la protección de los bosques y los océanos.

Protección de los bosques

La protección de los bosques comprende todas las medidas tomadas en las reservas naturales forestales y la vegetación del planeta contra daños antropógenos. Principalmente, la protección forestal se ocupa hoy en día en la defensa de los bosques tropicales, como el Amazonas, pues estos constituyen no sólo el “pulmón” de la tierra, sino que ofrecen un hábitat natural a cientos de especies animales alrededor del mundo.

Protección de las reservas naturales de agua

Esto designa la totalidad de los esfuerzos ambientalistas para proteger las reservas naturales de agua, tanto el agua superficial como ríos, lagos y mares, así como el agua que se encuentra almacenada bajo tierra. Se busca preservar la pureza del agua, tanto para consumo humano como para proteger los ecosistemas acuáticos.

Problemas del medio ambiente

Las acciones humanas, sobre todo en los últimos 150 años, han tenido una influencia
negativa y muchas veces irremediable sobre el medio ambiente.

Como humanidad, hemos tenido influencia sobre el medio ambiente desde tiempos inmemoriales. La diferencia era que antes los efectos siempre eran locales. Si dichos efectos impactaban negativamente la forma de vida de alguna región, dichas poblaciones simplemente se trasladaban a otra región. Hoy en día la situación es muy distinta. Las consecuencias negativas de los actos humanos no pueden ser ignoradas y la solución no puede consistir simplemente en abandonar las áreas afectadas, puesto que no existen ya áreas vírgenes deshabitadas en la tierra.

Defensa y Conservación del medio ambiente hoy en día

Sin duda, debido a la masiva destrucción al medio ambiente durante la primera mitad del siglo XX, se alteró gradualmente la visión de la naturaleza; la naturaleza se volvió sinónimo de medio ambiente, no debía ya ser entendida como algo distinto o separado de la humanidad sino como algo que constituye el fundamento mismo de la vida humana.

La política internacional relacionada con el tema, condujo a la fundación de distintas organizaciones internacionales preocupadas con el medio ambiente.

Los cambios en el medio ambiente se estudian ahora científicamente; la industria a nivel mundial ha tenido que lidiar con la conciencia con respecto al medio ambiente, la economía a nivel mundial incluso ha comenzado a descubrir que puede haber un mercado en la conservación y reparación.

Al mismo tiempo, la población mundial crece como nunca antes y eso tiene un impacto casi imposible de subestimar y los efectos de la capa de ozono o del calentamiento global trascienden las medidas locales o regionales de los distintos gobiernos u organizaciones. Es un hecho que este es uno de los principales problemas mundiales que requiere de enormes esfuerzos internacionales para su solución.

¿Por qué debe el hombre preocuparse por el medio ambiente? Elabora un argumento
que justifique la protección al medio ambiente.

Explica la diferencia que existe entre la actitud contemporánea que busca proteger la naturaleza y mantener el balance y la visión que opina que la naturaleza pertenece al hombre y está ahí para ser explotada por él. ¿Qué crees que fue lo que cambió?

Sobrepoblación y sus consecuencias

El concepto de sobrepoblación fue acuñado por el economista inglés Tomas Robert Malthus a fines del siglo XVIII. Malthus publicó su teoría de la población en 1798 en un libro llamado “Ensayo acerca de los Principios de la Población”. Malthus se dio cuenta de que, mientras la población crece exponencialmente, los medios de producción alimentarios sólo pueden crecer linealmente. En tanto que el crecimiento en la natalidad no sea limitada, por medio de altas tasas de mortalidad o medidas de control de la población, las consecuencias serían de hambruna y pobreza masivas.

Como Malthus veía el crecimiento de la población como un peligro, iba en contra de las ideas de su época que eran mercantilistas. Bajo la ideología mercantilista, una población grande es el fundamento para el bienestar y poderío militar de un Estado y, por lo tanto, es deseable. Las teorías maltusianas tuvieron una muy fuerte influencia sobre el pensamiento demográfico del siglo XIX.

En el siglo XIX la obra de Malthus se popularizó y se interpretó de formas peculiares.

En concreto, se llegó a la conclusión de que una tasa de natalidad alta está intrínsecamente relacionada con la pobreza como su causa: por eso, se pensaba que el Estado no debía apoyar o subsidiar a los pobres pues eso sólo ocasionaría un círculo vicioso en el que la pobreza sólo engendraría más pobreza. Este punto de vista condujo a políticas sociales muy restrictivas en Gran Bretaña (la Ley de la Pobreza) de 1834, además de medidas similares en otros países. Estas políticas sociales, bajo la influencia de Malthus, contribuyeron a que Inglaterra actuara demasiado tarde y de manera titubeante a las hambrunas de Irlanda y las entonces colonias en la India.

Charles Dickens y el mundo de Malthus

En el cuento de “Una Canción de Navidad”, el autor inglés Charles Dickens presentó una crítica al sistema capitalista industrializado del siglo XIX: él veía las condiciones en la era victoriana como sumamente adversas para la mayor parte de la población, en especial los niños. En la época de Dickens la prostitución, el mal trato a los obreros y la mendicidad eran comunes como consecuencia del vertiginoso aumento de la población. Éste era el mundo que vivió Malthus.

La discusión científica iniciada por Malthus con respecto a la sobrepoblación sigue hoy en día y tiene tantos detractores como seguidores. Es importante mencionar que, como consecuencia del desarrollo de tecnologías, se ha aumentado la capacidad de los medios de producción para alimentar a más gente de la que Malthus jamás soñó. Particularmente la revolución verde de los años 50 y 60 mostró que es en efecto posible alimentar a una población muchísimo más grande de lo que se pensó en el siglo XIX.

La sobrepoblación existe cuando un estilo de vida deseable y sustentable en un territorio determinado ya no es posible a causa del tamaño desmedido de la población. Otra manera de definir a la sobrepoblación sería cuando los mínimos alimentarios de salubridad y/o energía no pueden ser cumplidos debido al crecimiento desmedido de la población y esto amenaza la forma de vida de todos los habitantes de la región.

Hoy en día, la tasa de nacimientos en la mayoría de los países del mundo está a la baja. Sin embargo, el promedio mundial de nacimientos es de 2.7 hijos por cada mujer, lo que representa un crecimiento en la población mundial (2.1 hijos por mujer serían necesarios para mantener la población constante). En los últimos 30 años el número promedio de hijos por mujer en asía bajó de 5.1 a 2.6, y en Latinoamérica ha bajado de 5 a 2.7. Las tasas de natalidad más altas hoy en día se encuentran en el África al sur del Sahara, donde en promedio cada mujer trae al mundo a 5.1 hijos.

A pesar de que hoy existe más acceso que nunca a anticonceptivos, uno de cada tres embarazos en el mundo es ni planeado ni deseado. Más de 200 millones de mujeres en el mundo todavía carecen de acceso a medios anticonceptivos.

Por otra parte, en los países desarrollados, donde se está dando un decrecimiento de la población (o se espera que este decrezca), existe un problema distinto: el envejecimiento de la población: como consecuencia de que las tasas de natalidad en muchos países han disminuido radicalmente, varios científicos hablan del fenómeno de la “cuna vacía” en países industrializados y se teme que la baja población lleve a pérdidas del estado de bienestar.

Analiza la siguiente opinión: “las mujeres deben de tener todos los hijos que puedan, y es una decisión personal sobre la que nadie debería influir.” ¿Estás de acuerdo o desacuerdo?

¿Por qué crees que las parejas no tengan tantos hijos ahora, en comparación con siglos anteriores?

Fuente: Secretaría de Educación Pública. (2015). Ética y valores II. Ciudad de México.