Ciencias de la salud

Anatomía, fisiología e higiene del sistema sensorial

Introducción

El sistema sensorial te relaciona con el medio que te rodea. Puedes ver, oír, sentir, oler y disfrutar los sabores por medio de tus órganos, que son capaces de recibir estímulos y convertirlos en un lenguaje que el sistema nervioso comprende y permite que lo integres a un nivel consciente. En realidad, el cerebro es el órgano que ve, oye y siente; sin embargo, los estímulos para que lo haga son proporcionados por el sistema sensorial.

Imagen 1. El sistema sensorial

La vista: anatomía y fisiología del ojo

El órgano de la vista es el globo ocular, comúnmente llamado ojo. Constituye un órgano muy importante porque se relaciona con el medio y te protege evitando accidentes. Se forma de tres capas de tejidos superpuestas: la externa, la media y la interna.

Imagen 2. El ojo
  1. Túnica o capa externa (conjuntiva). Es una capa protectora de tejido conjuntivo, que en la parte anterior del globo ocular se continúa con una estructura transparente llamada córnea. Dada su transparencia, la córnea permite el paso de la luz al interior del ojo (2).
  2. Túnica o capa media (coroides). Esta formada por el pigmento melanina. Absorbe luz para evitar que ésta llegue en demasía a la túnica interna haciendo más claras las imágenes visuales. En la parte anterior del ojo, la coroides da lugar a estructuras como el iris (1), que proporciona a cada persona el color característico de sus ojos, así como a los procesos ciliares especializados en la producción del humor acuoso, y al músculo ciliar que regula la forma del cristalino según se enfoque un objeto cercano o lejano.
  3. Túnica o capa interna (retina) Se forma por la retina que contienen los conos y bastones, células receptoras. Los conos y bastones son los responsables de transmitir el estímulo visual al cerebro. En el interior del globo ocular se localizan el humor acuoso, el cristalino y el humor vítreo, medios transparentes que permiten el paso de la luz. La córnea y el cristalino refractan la luz de manera que ésta llega exactamente a una parte de la retina llamada mácula, que es el lugar donde hay mayor cantidad de conos y bastones. Los conos y bastones convierten el estímulo luminoso en estímulo eléctrico que viaja al nervio óptico (3) y de ahí al cerebro.

Higiene visual

A continuación se presentan algunas medidas para mantener la higiene visual:

  • Mantén los libros y demás artículos de lectura a una distancia apropiada que oscile entre 35 y 40 cm de los ojos.
  • No leas cuando estés muy cansado o te estés quedando dormido, y espera al menos una hora después de levantarte para empezar a leer.
  • Cuando leas durante periodos largos, descansa unos segundos después de cada hora de lectura mirando hacia algún punto lejano.
  • Al leer de noche, los oftalmólogos recomiendan tener encendida la luz de la habitación y otra fuente de luz hacia el libro o cuaderno en el que se esté leyendo o escribiendo.
  • No leas cuando vas en un vehículo en movimiento. Es mejor mantener la vista hacia delante.
  • Si nunca te has hecho un examen de la vista, ya es tiempo de que lo hagas, en especial si has notado que te duele la cabeza.
  • Cuando fijas la vista por un tiempo, debes ladear la cabeza o hacer guiños con los ojos para obtener una buena visión.
  • Si necesitas lentes, cuanto antes los uses es mejor, ya que esto evita que el problema de falta de visión evolucione y te ayuda a mantener una buena vista por más tiempo.
  • Las lágrimas limpian los ojos de manera natural y continua, por lo que no es necesario usar ningún líquido de limpieza. Pero sí es importante lavar los ojos cuando te levantas cada mañana, por si queda algún residuo de lagañas.

El olfato: anatomía y fisiología

El olfato nos relaciona de manera importante con el medio; por ejemplo, podemos oler un incendio y alejarnos de éste; también nos permite detectar cuando un alimento no huele bien y evitar comerlo; el olor de un escape de gas; la tierra mojada después de la lluvia y, ¿por qué no?, el olfato nos auxilia para elegir pareja, pues el olor de las personas sigue siendo un factor a considerar en la atracción física.

Imagen 3. El olfato

El único órgano del olfato es la mucosa olfatoria, la cual está situada en la cavidad nasal. Ésta es profunda hacia atrás y hacia arriba, está cubierta por mucosa que la protege y en su zona más alta se encuentra un área de células especializadas denominada zona olfatoria, que está integrada por células sensoriales que responden a los olores. Estas células se renuevan cada 30 a 40 días; por lo tanto, es uno de los pocos lugares del cuerpo donde células nerviosas pueden ser recuperadas, y lo hacen mediante las células basales, mucosa olfatoria (1), que son células madre capaces de diferenciarse en células receptoras.

Para que una sustancia estimule esta zona debe ser odorífera, es decir, contener sustancias químicas que posean esta cualidad. Al respirar llevas a la mucosa nasal aire en el cual flotan las sustancias odoríferas, y cuando éstas entran en contacto con las células sensoriales, las estimulan y convierten este estímulo químico en nervioso.

El estímulo viaja a través de axones hasta el área olfatoria del cerebro (bulbo olfatorio). Entonces, tú reconoces el olor y sabes si te resulta familiar o si nunca lo habías olido.

Higiene del olfato

La disminución de la capacidad olfativa o hiposmia acompaña siempre al catarro común, ya que la mucosa nasal se inflama que las sustancias odoríferas lleguen al área olfatoria. Sin embargo, es una condición temporal.

Algunos medicamentos pueden producir hiposmia como efecto adverso. Por lo general, el olfato se recupera cuando se suspende o termina el tratamiento. Además:

  • Fumar provoca hiposmia, por lo que las personas que dejan de fumar reconocen que perciben mucho mejor los olores a los pocos días de haber dejado el cigarro.
  • La higiene del olfato se limita a mantener libre de exceso de moco la cavidad nasal, basta con que suenes la nariz como se ha indicado, primero de un lado y después del otro para mantenerla limpia.

Ahora, ¿qué piensas?, ¿qué tan importante es el olfato en la vida cotidiana?

Los científicos han hecho esfuerzos para clasificar los olores; sin embargo, no ha sido posible porque calculan que el ser humano percibe alrededor de 10,000 olores diferentes.

El gusto

El gusto, al igual que el olfato, es un órgano sensorial químico; es decir, que responde a estímulos químicos como los sabores de los alimentos. A diferencia del olfato, los científicos reconocen cinco sabores primarios: dulce, salado, amargo, ácido y umami, el incorporado más recientemente por científicos japoneses y que se traduce como sabroso. El órgano sensorial
del gusto es la lengua.

Imagen 4. El sentido del gusto. Tomada de tintero.com.ar

El gusto: anatomía y fisiología

  • La lengua: comprende entre 5 y 12 mil papilas gustativas. Cada una de éstas contiene alrededor de 50 células sensoriales que se renuevan cada 10 días. Además, la lengua recibe los estímulos de sabor y los diferencia (amargo, dulce, salado, ácido y umami).
  • Papilas gustativas: se encuentran en toda la superficie de la lengua. En su interior, y sólo con ayuda del microscopio, es posible ver los botones gustativos, que constan de tres tipos de células: receptoras, de sostén y basales. Los botones tienen forma ovoide, en un extremo se encuentra el poro, a través del cual penetra la sustancia sápida y, en el otro, el axón. La lengua tiene alrededor de 10 000 botones gustativos que se renuevan cada 10 días aproximadamente. A través del axón, las papilas gustativas conducen los estímulos que provienen de la célula receptora que transmite los estímulos hasta el cerebro, donde los sabores se hacen conscientes. Los botones gustativos son específicos para cada tipo de sabor. Por ejemplo, el dulce se percibe con mayor intensidad en la punta de la lengua, el salado en la región situada detrás de la punta, el ácido a los lados y el umami sobre todo en el centro de la lengua.

Higiene del gusto

Igual que en el olfato, no existen muchas recomendaciones para una prevención primaria de las enfermedades; sin embargo:

  • Es recomendable que al cepillar tus dientes hagas lo propio con la lengua. La cavidad oral tiene una enorme cantidad de bacterias, algunas de ellas productoras de mal aliento que se acumulan en las papilas linguales.
  • Los medicamentos que causan hiposmia, que en realidad son muchos, pueden causar hipogustia o disminución en la percepción de sabores. Cuando tengas que tomar uno de estos medicamentos, tu médico te advertirá de este efecto secundario y te dirá que es pasajero.
  • El tabaquismo irrita los botones gustativos. Si eres fumador es posible que tengas una percepción disminuida de los sabores. Igual que ocurre con el olfato, cuando se deja de fumar se disfrutará mucho más del sabor de los alimentos.
  • Los alimentos muy fríos o muy calientes también afectan la sensibilidad gustativa, al igual que los sabores muy fuertes, muy condimentados o irritantes como el chile, por lo que es recomendable no consumirlos de manera desmedida.

El oído

El oído se localiza en la cavidad craneana, específicamente en el hueso temporal del cráneo. Se forma de tres segmentos: oído externo, medio e interno y realiza dos funciones, la audición y el mantenimiento del equilibrio corporal.

Imagen 5. Oído

Oído: anatomía y fisiología

  • Pabellón auricular: comúnmente se conoce como oreja y está formada por pliegues. Captar las ondas sonoras y dirigirlas al interior del oído.
  • Conducto auditivo externo: orificio que termina en la membrana timpánica o tímpano. El tímpano limita el oído externo y el interno. Cuando las ondas sonoras alcanzan el tímpano, éste vibra.
  • 1 Martillo 2 Yunque 3 Estribo 4 Canales semicirculares 5 Nervio vestibular 6 Cóclea o caracol. Contienen los receptores para la audición y para mantener el equilibrio del cuerpo.

Higiene del oído

  • Lava tus oídos por fuera todos los días. Para hacerlo, inclina la cabeza hacia el lado que estés lavando para que el agua escurra.
  • No introduzcas ningún objeto en los oídos para limpiarlos, nunca. La cerilla que producen los conductos auditivos es necesaria para lubricarlos y atrapar cuerpos extraños, impidiendo que penetren. Tus conductos eliminan de manera espontánea la cerilla excesiva, sin necesidad de que hagas algo. Introducir objetos para retirarla puede provocar que la empujes hacia el tímpano causando una disminución de la audición y, lo que es peor, si no calculas bien puedes perforarlo y provocar un problema grave.
  • Es conveniente no oír música a un volumen muy alto. Los científicos han comprobado que quienes lo hacen oyen menos.
  • Tampoco es recomendable el uso de audífonos que se colocan dentro del conducto
    auditivo.
  • La enfermedad más frecuente del oído es la provocada por bacterias. Pueden causar una otitis externa cuando invaden el conducto auditivo externo, es muy dolorosa; o causa una otitis media que se manifiesta por franca disminución de la capacidad auditiva del lado afectado. La otitis interna es mucho menos frecuente y se manifiesta por pérdida auditiva y alteraciones del equilibrio.

El tacto

Cuando se estudió la anatomía de la piel, se explicó que en la dermis hay receptores de diferentes tipos. Estos han hecho que se considere a la piel como el órgano del tacto, aunque también hay terminaciones nerviosas en otros lugares del cuerpo.

Existen diferentes tipos de receptores táctiles y cada uno de ellos es específico para un tipo de sensación. Por ejemplo, un receptor del dolor no puede transmitir una sensación térmica y a la inversa, los receptores térmicos no responden ante un estímulo doloroso. Los tipos de sensaciones que los diferentes receptores del tacto pueden transmitir son dolor, calor, frío y presión.

Imagen 6. El tacto

El tacto: anatomía y fisiología

  • Receptor de la presión: abundantes en dedos y lengua, son grandes de forma oval. Responden a estímulos que presionan sin provocar dolor.
  • Receptor del calor: se localizan en zonas profundas de la dermis. Responden a temperaturas superiores a la corporal.
  • Receptor del frío: se localizan en la superficie de la dermis. Responden a temperaturas inferiores a la temperatura corporal.
  • Receptor del dolor: son terminaciones libres que responden al daño tisular. Desempeñan un papel importante en la defensa del organismo.

Higiene del tacto

Puesto que los receptores del órgano del tacto se localizan en la piel, las medidas higiénicas son las que se describen en el sistema tegumentario.

Fuente: Secretaría de Educación Pública. (2015). Ciencias de la Salud I. Ciudad de México.