Ciencias de la salud

Prevención de accidentes y medidas básicas de primeros auxilios

Los accidentes y su prevención

La Real Academia de la Lengua define el término accidente como “suceso eventual o acción que espontáneamente resulta dañina para las personas o las cosas”. De su definición se desprende que los accidentes son sucesos que, sin querer, lesionan a alguien o deterioran la condición de algo.

Como ocurre con otras patologías, los accidentes pueden prevenirse. Es importante que aprendas a aplicar primeros auxilios pero el principal objetivo es crear conciencia de la existencia de una cultura preventiva.

Seguramente has sabido de muchas personas que han tenido accidentes y comentan que la manera como ocurrió fue muy tonta; en efecto cuando se observan en retrospectiva es cuando salta a la vista que pudieron evitarse y que no se estaba realizando ninguna acción temeraria en el momento.

Observa las imágenes y lee con cuidado el texto que las acompaña; reflexiona sobre las medidas preventivas primarias que pudieron evitar este accidente. ¿Te parece complicada o fácil su aplicación?

Accidentes frecuentes y su prevención

Según estadísticas de diferentes servicios de urgencias de hospitales y centros de salud, las caídas, quemaduras e intoxicaciones son los accidentes más frecuentes; mientras las primeras son más frecuentes en la ancianidad, las segundas lo son durante la infancia.

Caídas

En términos generales, una caída se da cuando el cuerpo pierde el equilibrio hasta dar en tierra que la detenga. Algunas circunstancias que las pueden provocar son las siguientes:

  • Obstáculos en el trayecto de paso que pueden originar resbalones o tropezones.
  • Pisos mojados, después de trapear y en particular en la cocina, donde es fácil derramar líquidos accidentalmente.
  • Tratar de alcanzar objetos subiéndose a sillas que se rompen o deforman porque no soportan el peso de la persona.
  • No proteger el piso de la regadera con tapete antideslizante.
  • No fijar los estantes a las paredes, por lo que pueden caer encima de una persona.
  • Desniveles en el piso en los que las personas pueden tropezar.
Figura 1. Las caídas casi siempre pueden evitarse.
Poner la basura en los botes destinados para ello y
no dejar objetos en el paso de las personas son dos
maneras efectivas para ello.

Las consecuencias más temidas de una caída son las fracturas y luxaciones además de los esguinces.

  • Esguince. Es la separación momentánea de las superficies articulares por lesión o ruptura de los ligamentos que refuerzan la unión entre dos huesos. Se manifiestan por el enrojecimiento de la zona, dolor intenso, inflamación e incapacidad funcional.
  • Luxación. Es el desplazamiento de una superficie articular fuera de la cavidad que ocupa normalmente. También se le llama dislocación y tiene las mismas manifestaciones que el esguince.
  • Fractura. es la pérdida de continuidad del tejido óseo, ya sea total o parcial, que causa daño colateral en los tejidos blandos circundantes. Puede producir dolor, incapacidad para mover la parte fracturada, deformidad de la región y hemorragia.

¿Cómo prevenir las caídas?

Prevenir caídas no requiere de muchos esfuerzos. Algunas medidas simples son mantener el piso libre de obstáculos, trapear cuando no hay nadie en casa y esperar hasta que seque el piso para no resbalar, nunca usar para alcanzar objetos un mueble que no fue fabricado con ese fin (es mucho mejor tener una escalera de mano y vigilar que esté en buen estado), y tener en el baño un tapete antideslizante.

Quemaduras

Las quemaduras son lesiones producidas en los tejidos por un agente térmico, eléctrico o químico. Los especialistas las clasifican conforme al agente de las causa en:

  • Quemaduras por agentes físicos: sólidos calientes (planchas y estufas).
  • Líquidos en ebullición (agua o aceite).
  • Quemaduras por agentes químicos: gasolina, ácidos o álcalis.
  • Quemaduras por agentes eléctricos: descargas eléctricas a diferentes voltajes, agentes radioactivos, especialmente rayos solares.
Figura 2. Los accidentes por quemaduras son comunes en las cocinas y entre los infantes.

Según su profundidad, las quemaduras pueden ser de primero, segundo o tercer grados.

  • Una quemadura de primer grado lesiona la epidermis y, por lo general, se debe a la exposición prolongada a los rayos solares sin protección. Se manifiesta por el enrojecimiento y sequedad de la piel, dolor intenso o ardor, hipersensibilidad en el área.
  • Una quemadura de segundo grado abarca la epidermis y la dermis. Se caracteriza por formación de ampollas, dolor intenso y gran inflamación en el área.
  • Una quemadura de tercer grado afecta todas las capas de la piel incluyendo vasos sanguíneos, tendones, nervios, músculos y aun el hueso. Ocurre cuando ha habido contacto prolongado con el agente causal. La piel se observa seca, acartonada y no duele, porque se han destruido los receptores para el dolor.
Figura 3. Quemaduras de primero, segundo y tercer grados.

¿Cómo prevenir las quemaduras?

Son varias las medidas que pueden tomarse para prevenir quemaduras. Algunas de ellas pueden ser:

  • Colocar protecciones en los objetos calientes y que resultan accesibles, utilizar guantes para manipular objetos calientes, nunca dejar sobresaliendo los mangos de las sartenes de la estufa y alejar a los niños de la cocina mientras se está cocinando son las principales medidas preventivas.
  • Manipular los agentes químicos que pueden causar quemaduras con mucho cuidado y nunca dejarlos al alcance de los niños u otras personas que no saben cómo usarlos.
  • Mantener las instalaciones eléctricas en óptimo estado. No sobrecargar los contactos y de preferencia utilizar multicontactos.

Electrocuciones o accidentes eléctricos

Se define a las electrocuciones como las acciones de recibir una descarga eléctrica. Son accidentes que se presentan cuando las instalaciones y aparatos eléctricos se encuentran en mal estado.

Las quemaduras eléctricas siempre son muy graves. Al conectar un aparato puede haber una descarga, la cual es posible que atraviese el cuerpo de la persona, le cause graves daños e incluso la muerte. Casi siempre las quemaduras eléctricas son de tercer grado, con un sitio de entrada y uno o varios de salida, donde se observan áreas carbonizadas, pero las lesiones más graves son internas y pueden provocar paro respiratorio o cardiaco.

Figura 4. Se debe tener cuidado al manipular cables o enchufes eléctricos porque
si se tocan o pasan corriente, el cuerpo forma parte del circuito y la electricidad
pasa a través de él causando quemaduras internas muy graves.

¿Cómo prevenir las electrocuciones?

  • No conectar aparatos eléctricos que estén mojados.
  • No utilizar aparatos eléctricos cuando se está descalzo, aunque aquellos estén secos.
  • No conectar aparatos eléctricos a menos de un metro de la bañera.
  • Dar mantenimiento a las instalaciones eléctricas frecuentemente.
  • Tapar las placas de enchufe con protectores para niños.
  • Siempre que se repare una instalación, desconectar el interruptor general.
  • Nunca introducir objetos metálicos en los orificios de la placa de contacto.
  • Después de leer estas recomendaciones, con seguridad sabes cuáles son las que lleva a cabo tu familia, de no ser así, cuáles les propondrías.

Intoxicaciones

Las intoxicaciones se refieren a la exposición, ingestión, inyección, o inhalación de una sustancia tóxica.

Se clasifican como agentes tóxicos las sustancias naturales o sintéticas capaces de poner en riesgo la salud o provocar la muerte al entrar de manera accidental al organismo; un veneno es un agente tóxico que se usa con el fin deliberado de causar la muerte o daño grave, y una intoxicación es la reacción del organismo a un agente que para ese organismo específico es tóxico y el cual pone en riesgo la vida.

Los agentes tóxicos pueden ingresar al organismo por vía respiratoria, cutánea, digestiva o parenteral (inyecciones).

Medicamentos, productos de limpieza, insecticidas, productos de jardinería, pinturas, solventes, bebidas alcohólicas y alimentos pueden ser agentes de intoxicación.

¿Cómo prevenir este tipo de accidentes?

Las sustancias mencionadas deben guardarse siempre en lugares seguros y fuera del alcance de los niños. Los medicamentos deben usarse tal y como lo anotó el médico en la receta; tomar una mayor cantidad no hace el efecto más rápido, pero sí intoxica. Los productos peligrosos siempre deben mantenerse en sus envases originales, y evitar hasta donde sea posible el uso de insecticidas y plaguicidas. También sería conveniente que si se cambian de envase se les ponga una etiqueta indicando qué es.

Es posible evitar las intoxicaciones alimentarias consumiendo alimentos frescos. Si se guardan sobrantes, tienen que estar refrigerados, y aun así es útil consultar cuánto tiempo después es seguro consumirlos. Además, deben lavarse y desinfectarse las frutas y verduras que se consuman crudas, y vigilar que carnes y pescados estén perfectamente cocidos antes de comerlos, así como lavar las manos antes de preparar alimentos.

Figura 5. Comer alimentos echados a perder es uno de los factores más comunes para intoxicaciones.

¿Cómo actuar en caso de intoxicaciones?

  • Los síntomas proporcionan una idea de la vía de entrada del agente tóxico al organismo. La primera medida es averiguar la causa. La ayuda médica sólo podrá proporcionarse cuando se sabe qué tipo de agente tóxico es responsable del cuadro clínico.
  • Si se trata de intoxicación alimenticia, se indaga qué comió el enfermo, dónde lo comió y si alguien más lo hizo.
  • Si hay señales de alteraciones de la conciencia, se coloca a la víctima acostada con la cabeza de lado para evitar que bronco aspire en caso de vómito.
  • Siempre se debe llevar al hospital a una víctima de intoxicación.
  • Si las manifestaciones son cutáneas, retirar la ropa y lavar con abundante agua.
  • En picaduras y mordeduras de animales lavar con agua y jabón y aplicar hielo local para disminuir la velocidad de absorción del agente tóxico y trasladar a centro de salud.

Qué no se debe hacer

  • No usar un neutralizante o antídoto.
  • En picaduras, no hacer torniquetes, cortes o secciones.
  • Nunca administrar nada por vía oral a una persona intoxicada con alteraciones de la conciencia; podría broncoaspirar.
  • Inducir el vómito.
  • Nunca provocar el vómito, por la misma razón: el contenido gástrico podría pasar a las vías respiratorias.

Heridas y hemorragias

Una herida es una lesión que causa pérdida de integridad de los tejidos blandos (piel y músculos). De acuerdo con los servicios de urgencias de diversas instituciones, las heridas en tejidos blandos ocupan el primer lugar de frecuencia en la atención de primeros auxilios. Pueden ser muy simples o causar un grave daño y requerir manejo inmediato por alguien capacitado para hacerlo.

Figura 6. Es importante evitar la entrada de bacterias a una herida porque su curación se complica.

Las heridas son abiertas cuando se aprecia la separación de los tejidos y existe hemorragia, y cerradas cuando la sangre se acumula debajo de la piel, en cavidades corporales o en vísceras.

La hemorragia es la salida de sangre de las arterias o venas; como las venas suelen ser más superficiales, es más frecuente que las heridas afecten este tipo de vaso. Deben ser controladas a la mayor brevedad para evitar una pérdida considerable de sangre.

¿Cómo prevenir las heridas y hemorragias?

Los agentes externos implicados con mayor frecuencia en la producción de heridas son cuchillos, navajas y otros objetos punzocortantes.

Las heridas causadas por cuchillos son accidentes muy frecuentes en la cocina; por eso es recomendable guardarlos con la punta hacia el fondo del cajón y sacarlos tomados por el mango, y después de lavarlos colocarlos en el escurridor con la punta hacia abajo.

Cuando se rompa algún objeto de vidrio, habría que recogerlo con papel periódico y barrer perfectamente. Es recomendable advertir a los miembros de la familia que tengan cuidado y no caminen descalzos, porque es fácil que queden vidrios en el área. Tener precaución con las navajas de afeitar es también una medida preventiva; no se recomienda guardarlas con otros objetos de tocador, y siempre debe protegerse el borde cortante con un papel grueso.

Atragantamientos

Los atragantamientos se refieren a los ahogos que se producen cuando algo se detiene en la garganta; son accidentes comunes que pueden prevenirse con medidas simples como llevar a la boca trozos pequeños de alimento y masticarlos muy bien. Evita hablar o reír cuando tengas alimento en la boca.

Casi siempre ocurre porque la persona hace una inspiración forzada al reír, toser o estornudar. En niños se debe a que se llevan a la boca objetos o juguetes pequeños que fácilmente pueden obstruir el paso del aire. Si bien es difícil prevenir que los alimentos causen la obstrucción, sí es posible evitar que los niños jueguen con objetos pequeños que puedan desencadenar asfixia.

Pero no ocurre sólo en los niños; muchos adultos presentan este problema y es importante aprender a manejar esta situación, porque como todo accidente ocurre de manera repentina, y saber qué hacer puede salvar la vida de la persona.

Primeros auxilios

Aún cuando se toman precauciones, los accidentes ocurren por lo que es importante conocer medidas elementales que puedan aplicarse para atenderlos y que pueden cambiar el panorama ya sea para ti mismo, un miembro de tu familia o uno de tu comunidad. Si te ha tocado vivir un desastre natural, como inundaciones, terremotos, huracanes, sabes que a su paso dejan muchos lesionados. En estos casos es invaluable la ayuda que puede brindar la población civil, pero para poder ayudar es necesario contar con los recursos básicos para brindarlos.

Los primeros auxilios son procedimientos de ayuda inmediata, temporal y necesaria que se brinda a una persona que ha sufrido un accidente o padece una enfermedad. Se dan mientras llegan los servicios de urgencias o el accidentado puede ser trasladado para recibir atención completa en un centro de salud u hospitalario.

Para brindarlos es esencial contar por lo menos con un botiquín.

Botiquín de primeros auxilios

El botiquín puede armarse en un mueble, una caja, una maleta o un recipiente cualquiera destinado para guardar medicinas o transportarlas a donde convenga. Cualquier sitio, ya sea privado o público, debe contar con uno.

Elementos esenciales en un botiquín

Imagen 7. El material del botiquín puede guardarse en orden en una caja y reponer lo que se usa lo antes posible.

En un botiquín de primeros auxilios se debe tener siempre el material necesario para atender los accidentes más frecuentes. Es importante mantenerlo completo. La forma de hacerlo es mediante una lista del material y verificar que cuando se utilice sea repuesto lo antes posible, pues las emergencias ocurren de modo intempestivo.

Antes de usar cualquier material del botiquín es importante estar seguro de saber cómo usarlo. ¡Cuídalo y úsalo con responsabilidad!

Un botiquín de primeros auxilios tiene que contar con antisépticos, material de curación, equipo e instrumental médico y medicamentos.

Antisépticos

Son sustancias que se usan para prevenir infecciones y los más comunes son:

  • Povidona yodada. Compuesto soluble en agua resultante de la combinación del yodo y polividona que mejora la solubilidad del yodo. Este efecto determina una menor irritación de la piel.
  • Alcohol. Además de desinfectar heridas, también se usa para desinfectar instrumental, como el termómetro. Aunque existe una cierta variedad de alcoholes, el más utilizado es el etílico.
  • Suero fisiológico. Útil para lavar heridas y quemaduras, pero que puede ser reemplazado por agua potable.
Material de curación

Se usa para controlar hemorragias, limpiar, cubrir heridas o quemaduras.

Equipo e instrumental y medicamentos

De preferencia deben ser administrados por personal de salud calificado.

Aplicación de primeros auxilios

La aplicación de primeros auxilios implica capacitarse y asegurar que sólo se brinden cuando se tenga la seguridad de saber cómo hacerlo. Los siguientes son pasos básicos que deben tomarse en cuenta para brindar primeros auxilios en algún momento.

¿Cómo auxiliar a una persona que sufrió una quemadura?

  • Tranquilizar a la víctima y a sus familiares.
  • Valorar el tipo de quemadura y su grado.
  • Si la ropa no está pegada a la piel, retirarla con mucho cuidado. Si está adherida, enfriar a la persona con todo y ropa, no tratar de arrancarla.
  • Si es una quemadura de segundo grado, no romper las ampollas porque se abre la entrada a gérmenes y se permite la pérdida de agua.
  • Enfriar el área quemada durante varios minutos bajo el chorro de agua fría. No usar hielo ni aplicar ningún tipo de sustancia. Las pomadas y otras sustancias pueden favorecer la infección e interferir en el tratamiento médico.
  • Cubrir el área quemada con una gasa estéril húmeda; si en el botiquín hay solución fisiológica es la mejor opción, en caso contario es conveniente usar agua simple. Después sujetar la gasa con una venda, que quede floja, para evitar el contacto con gérmenes. Si la quemadura afecta la cara, es importante cubrirla con gasa estéril y abrir agujeros para ojos, nariz y boca.
  • Trasladar a la víctima cuanto antes al centro de salud u hospitalario.

¿Qué hacer si la persona está en llamas?

Lo primero es apagar el fuego de la víctima y aplicar los siguientes auxilios.

  • Si la víctima está corriendo, detenerla. Cubrirla con una manta y hacer que ruede en el piso para que la falta de oxígeno apague las llamas.
  • No usar extintor para este fin; su contenido es altamente tóxico.
  • Una vez apagado el fuego, aflojar y retirar la ropa que no esté adherida a la
  • piel.
  • Aplicar solución fisiológica sobre la quemadura.
  • Cubrir el área quemada con una gasa o apósito y fijarla de manera muy floja con una venda.
  • Llevar a la persona de inmediato al centro de salud o al hospital más cercano.

Si la víctima se encuentra en un incendio, hay acumulación de humo y gases, lo que procede hacer es:

  • Abrir la puerta con el pie, colocándose a un lado de ésta para evitar quemaduras o asfixia por las llamas o gases que provienen del interior.
  • No entrar de pie, arrastrarse por el suelo y cubrir previamente boca y nariz con un pañuelo o toalla húmedos. Tratar de llevar otro para la víctima.
  • Sacar a la víctima arrastrándola y evitando que se ponga de pie para que no inhale humo y gases, ya que tienden a acumularse en las partes altas de las habitaciones.
  • Llevarla a un lugar seguro.
  • Valorar su estado y qué se puede hacer para ayudarla, y si nadie lo ha hecho, activar el sistema de emergencia.

¿Cómo auxiliar a personas quemadas por electrocución?

  • Antes de brindar los primeros auxilios a accidentados por aparatos eléctricos y cables de baja tensión, habrá que bajar el interruptor general siempre que sea accesible. Si no es posible es importante que se proceda de la siguiente manera:
  • Pararse en una superficie seca de caucho o madera.
  • Retirar el aparato de la fuente eléctrica con un objeto de madera o plástico, que no conducen la electricidad. No tocar con la mano, porque de hacerlo también se recibirá la descarga eléctrica.
  • Revisar la respiración y el pulso; si el accidentado no respira y no hay pulso, iniciar la reanimación cardiopulmonar.
  • Cubrir el área o áreas lesionadas con una compresa o tela limpia y seca.
  • Realizar el traslado al centro de salud lo antes posible.

¿Cómo ayudar a alguien que se ha cortado?

  • Lavar las manos con abundante jabón antibacteriano y utilizar guantes estériles de látex para brindar la asistencia.
  • Nunca tocar la herida con la mano porque hay probabilidad de contagio de enfermedades y de contaminar la herida. (Cuidado con el VIH y los virus de las hepatitis B y C).
  • Lavar la herida con abundante jabón antibacteriano y solución salina o agua potable. La manera de lavarla es de adentro hacia afuera en círculos excéntricos (dirigidos hacia afuera, alejándose de la herida). Repetir el procedimiento dos o tres veces más con una gasa limpia. Aplicar yodo o povidona yodada para prevenir infecciones.
  • No aplicar ningún medicamento ni remedios caseros; cuando se haga el traslado, el personal de salud sabrá qué medicamentos aplicar si está indicado.

¿Cómo detener la hemorragia?

Las hemorragias pueden ser arteriales o venosas; se distinguen con facilidad porque las venosas tienen salida continua de sangre y las arteriales, intermitente, de un chorro cada vez que se contrae la arteria. Para detenerlas, las acciones recomendadas son:

  • Tratar de localizar el lugar preciso de donde sale la sangre para distinguir el tipo de hemorragia de que se trata.
  • Ejercer presión directa sobre el sitio de salida de la sangre de 5 a10 minutos con una compresa estéril. Si no se llena de sangre, colocar otra arriba sin retirar la anterior, para evitar desprender el coágulo que empieza a formarse.
  • Si esto no funciona y la víctima aún sangra mucho, ejercer presión en un punto intermedio entre la herida y el corazón.
  • Si tampoco se detiene el sangrado, elevar la parte afectada por arriba del nivel del corazón para que la fuerza de gravedad impida o limite el paso de sangre.
  • Como último recurso, colocar hielo envuelto en un trapo o bolsa limpios alrededor de la zona afectada.
  • Siempre aplicar un vendaje compresivo, no demasiado apretado.
  • Verificar que la víctima sea trasladada a un centro de salud.

¿Qué hacer cuando alguien sufre atragantamiento?

En un primer escenario, la obstrucción de la vía aérea puede ser parcial; lo que se observa porque la persona que lo sufre puede toser o hablar; la conducta apropiada es situarse a su lado, solicitar su permiso para auxiliarla y alentarla para que siga tosiendo hasta que logre arrojar el objeto que la obstruye. Si no logra eliminarlo, activa el servicio de emergencia. No intentar aplicar ninguna maniobra.

En un segundo escenario, la obstrucción puede ser total; la persona no puede toser, emitir ningún sonido y se lleva las manos a la garganta que es el signo de ahogamiento total. Es un caso en el que debe aplicarse la maniobra de Heimlich cuyo objetivo es desplazar el alimento o el cuerpo que obstruye hacia la tráquea y después hacia el exterior. Se coloca una mano con el puño cerrado a la altura de la boca del estómago y se presiona hacia adentro y hacia arriba con la intención de desplazar el diafragma y aumentar la presión dentro de las vías respiratorias, lo que logra el efecto de una tos artificial.

De manera detallada el procedimiento es el siguiente:

Imagen 8. Maniobra de Heimlich. Recuperado de http://cdn.noticiaaldia.com/wp-content/
uploads/2014/12/Maniobra-de-Heimlich-640×380.jpg

Signos vitales

Brindar ayuda a una persona accidentada o enferma también implica saber evaluar sus signos vitales. Estos son señales fisiológicas que indican la presencia de vida y en eso radica la importancia de saber tomarlos e interpretarlos.

Imagen 9. Signos vitales

Los valores normales de los signos vitales en una persona de 19 a 40 años de edad son:

Pulso

¿Recuerdas la función cardiaca? El corazón actúa como una bomba que impulsa la sangre hacia las arterias. Tomando el pulso es como puede sentirse el latido cardiaco en las arterias periféricas. Por lo tanto, se define al pulso como la percepción táctil de elevación de la pared arterial que ocurre simultáneamente con los latidos cardiacos y que percibe cada vez que se palpa una arteria contra una superficie que ejerce resistencia. En los adolescentes y adultos el sitio ideal para sentir el pulso es la arteria radial (en la cara anterior de la muñeca) pero también se siente en la arteria carótida (en las caras laterales del cuello a cada lado de la tráquea).

Imagen 10. Los mejores lugares para tomar el pulso en adultos son la arteria radial y la arteria carotidea.

Frecuencia respiratoria o respiración

Tiene por objeto llevar oxígeno a los alveolos pulmonares. Se realiza mediante dos movimientos: la inspiración, que introduce aire cargado de oxígeno en los pulmones, y la espiración, que elimina el aire cargado de dióxido de carbono hacia la atmósfera. La frecuencia respiratoria normal es de 16 a 20 respiraciones por minuto y se puede medir observando cómo se expande el tórax en cada inspiración, o si tienes a la mano un estetoscopio, colocarlo en la espalda de quien se esté explorando y escuchar los ruidos respiratorios.

Frecuencia cardiaca

La frecuencia cardiaca equivale al número de veces que late el corazón en un minuto. Como el pulso es la manifestación del latido cardiaco en una arteria periférica, equivale a la frecuencia cardiaca. La frecuencia cardiaca en los niños llega a ser de
120 a 150 latidos por minuto y en los jóvenes de 60 a 80 por minuto.

Presión o tensión arterial

Cuando el corazón impulsa la sangre hacia las arterias, ésta ejerce presión sobre las paredes arteriales; si aumenta la cantidad de sangre, o disminuye el calibre de las arterias, la presión aumenta y a la inversa, si disminuye la cantidad de sangre o aumenta el calibre arterial, la presión disminuye.

Para medir la presión arterial se requiere un instrumento llamado esfigmomanómetro. Observa en el esquema las partes de las que consta este dispositivo.

Imagen 11. Partes de un esfigmomanómetro.

Para escuchar los ruidos cardiacos al tomar la presión se requiere práctica, pero una vez que te habitúas es fácil reconocerlos. La técnica o procedimiento es el siguiente:

Imagen 12. Procedimiento para la toma de la presión arterial

Temperatura corporal

El ser humano mantiene una temperatura corporal constante entre 36 y 37°C cualquiera que sea la temperatura ambiente. Cuando la temperatura ambiente es alta se activan las glándulas sudoríparas, y al sudar la evaporación reduce la temperatura. La temperatura se mide con un termómetro clínico, que puede colocarse en el pliegue axilar, el pliegue inguinal, la boca o el recto.

Para tomar la temperatura se limpia el termómetro con una torunda mojada en alcohol, se coloca en el sitio donde se vaya a tomar (la axila es la manera más cómoda para el adulto), se deja durante tres minutos y se lleva a cabo la lectura. Los termómetros modernos tienen un sonido que indica cuándo puede efectuarse la lectura.

Imagen 13. Los termómetros digitales y los de mercurio son los de uso más frecuente para cuestiones médicas.

Primer respondiente: definición y funciones

Cuando se brindan primeros auxilios en una emergencia y, sobre todo en lugares públicos, existe una persona que atiende de primera instancia al accidentado y al cual se denomina primer respondiente o primer auxiliar. No tiene que ser un profesional de la salud pero debe haber recibido un entrenamiento que lo capacita para llevar a cabo las acciones correctas al mismo tiempo que se asegura de activar el servicio de urgencias.

Las acciones de un primer respondiente son:

  • Establecer el primer contacto con el lesionado; preguntar cómo se siente y si recuerda qué ocurrió.
  • Activar el servicio de emergencia. Aunque el primer respondiente esté capacitado y haga muy bien las cosas, la situación de los pacientes puede complicarse. Es importante que un profesional de la salud verifique el estado de salud del accidentado.
  • Realizar la evaluación primaria del lesionado.
  • Liberar la vía aérea.
  • Si es necesario, aplicar RCP (Reanimación Cardiopulmonar).
  • Investigar cómo ocurrieron los hechos para proporcionar la información cuando lleguen los profesionales de la salud.
  • Verificar que el lesionado reciba a la mayor brevedad una atención adecuada, de ello puede depender su vida, la limitación del daño y la prevención de secuelas.
Imagen 14. Procedimientos básicos que debe llevar a cabo un primer respondiente.

Tipos de emergencias a atender

Según el Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia, las emergencias pueden darse por situaciones como las siguientes:

  • Hemorragia que no se puede detener.
  • Dolor en el pecho que no desaparece al cabo de algunos minutos.
  • Dificultad considerable para respirar.
  • Alteraciones de la conciencia como desorientación, confusión o somnolencia.
  • Desmayo o pérdida de conocimiento.
  • Lesión en la cabeza o en la columna vertebral.
  • Vómito intenso y persistente.
  • Accidente de tránsito.
  • Vómito o expectoración con sangre.
Imagen 15. En este esquema se muestra como responde un primer auxiliar o respondiente a un ataque de pérdida o alteración de conciencia.

Para responder a un caso de emergencia es importante tener siempre, tanto en tu casa como en la escuela, un directorio de servicios de emergencia en tu localidad.

Ejemplo de directorio de teléfonos de emergencia

Emergencias en la vía pública

En términos generales, las acciones a llevar a cabo en este tipo de emergencias son las siguientes:

Diagrama 1. Activación del sistema de emergencia

Como observas en el diagrama anterior, lo primero que habría que hacer, en caso de brindar auxilio en la vía pública, es verificar que no haya riesgos en el áre ni para ti ni para el accidentado. Esto se refiere a observar los riesgos por tránsito vehicular, presencia de cables de energía eléctrica, materiales peligrosos derramados en el sitio del accidente o condiciones climatológicas adversas.

Una vez que se esté seguro de que no existen estos riesgos, lo que procede es evaluar los hechos; si el accidentado no puede explicar lo que le pasó, habría que buscar testigos que sepan qué ocurrió porque serán datos valiosos para el personal de emergencias. Después, y de inmediato, iniciar la evaluación primaria del accidentado y activar el servicio de emergencias.

¿Cómo evaluar a un lesionado? Las acciones a llevar a cabo para evaluar el estado primario de un lesionado son: revisar la respiración, toma del pulso, conciencia, reanimación cardiovascular.

  1. Respiración. Vía aérea permeable. El primer paso es evaluar si la vía aérea está permeable. Si el accidentado habla, está permeable. En todos los que no responden, actuar como si estuviera obstruida la vía aérea, ya que ello casi siempre ocurre por relajación de músculos situados debajo del maxilar inferior que proporcionan soporte directo a la lengua e indirecto a la epiglotis. Coloca una mano sobre la frente del accidentado y otra en el mentón y lleva su cabeza hacia atrás. Casi siempre lo que ocurre es que la lengua obstruye la hipofaringe impidiendo el paso del aire. Habitualmente esta maniobra basta para abrir nuevamente la vía aérea.
Imagen 16. Garantizar que la vía aérea esté permeable.

Verificar que respire. La vía aérea permeable no garantiza la respiración. Acerca tu oído a su boca y escucha si respira; coloca tu mano frente a la boca y siente si hay salida de aire. No dejes de observar el tórax al mismo tiempo que sientes el aire al espirar. Registra la frecuencia respiratoria.

  1. Pulso. Toma el pulso en la arteria carótida. Si tienes a mano un estetoscopio, escucha directamente el latido cardiaco.
  2. Conciencia. Refleja el estado neurológico del accidentado o enfermo. Verifica su respuesta a estímulos. Anota los resultados con base en los siguientes datos:
  • Estar alerta significa que el accidentado responde espontáneamente a diferentes estímulos del medio.
  • Responde a estímulos verbales, pero es necesario hablarle para que responda.
  • No responde a estímulos verbales, pero sí a estímulos dolorosos.
  • Pupilas. Con la lámpara de reflejos, dirige la luz hacia la pupila y observa si ambas pupilas se contraen normalmente. Cualquier diferencia en la contracción pupilar puede indicar daño neurológico.
  1. Reanimación cardiopulmonar. Es la serie de maniobras que se lleva a cabo cuando un accidentado se encuentra en paro cardiaco; es decir, no se detecta el pulso en ninguna arteria ni el latido cardiaco.

El paro cardiorrespiratorio es la interrupción repentina y simultánea de las funciones respiratoria y cardiaca. Cuando el corazón no funciona, la sangre no circula y en consecuencia disminuye el suministro de oxígeno a todas las células del cuerpo, lo cual es incompatible con la vida.

Cuando en una persona que está inconsciente se realiza la evaluación primaria y no se detecta ni pulso ni movimientos respiratorios a pesar de que la vía aérea está permeable, está indicada la aplicación de RCP, que incluye una combinación de respiraciones y compresiones torácicas con la finalidad de realizar un masaje cardiaco externo. Los pasos a seguir son:

Imagen 17. Reanimación cardiopulmonar básica
  • Verificar durante 10 segundos que no registras ni pulso ni respiraciones.
  • Localiza el reborde costal y síguelo hasta tocar la punta del esternón. Coloca el talón de tu mano dos dedos arriba y presiona con la otra mano mientras mantienes tus brazos totalmente extendidos para aplicar mayor fuerza. En un adulto se realizan 30 compresiones torácicas por dos ventilaciones a un ritmo de 100 compresiones por minuto hasta que aparezcan signos de circulación.
  • Siempre que se den maniobras de desobstrucción, respiración de salvamento o RCP, es importante decir en voz alta lo que se va haciendo, por si hay alguien que sepa de primeros auxilios que escuche y pueda ayudar.
  • Utilizar el peso del cuerpo para hacer la compresión manteniendo la espalda recta. Colocarse de rodillas junto a la víctima.
  • Una vez que se recupere ésta, colocarla acostada de lado con una pierna flexionada para favorecer que mantenga la posición.

Prevención en la vía pública

Probablemente tienes una idea muy clara de cuáles son los riesgos en la vía pública. La mayoría de los accidentes se registran en el trayecto a los centros de estudio o trabajo. Las siguientes medidas son las recomendadas para prevenir accidentes en la vía pública.

  • Camina por las banquetas.
  • Si no hay banquetas en algún punto de tu ruta, camina en sentido contrario a la dirección de los vehículos y a la izquierda, lo más lejos posible de los vehículos.
  • Cruza por las esquinas o por cruces peatonales.
  • Haz contacto visual con los ojos del conductor para asegurar su visibilidad.
  • Al cruzar la calle siempre observa a ambos lados de la vialidad.
  • Utiliza siempre el cinturón de seguridad, seas conductor o pasajero.
  • No manejes bajo los efectos de sustancias tóxicas ni viajes con una persona que esté en ese estado, y respeta siempre los señalamientos de tránsito.
  • Procura no distraer al conductor.
  • No utilices el teléfono celular mientras conduces o caminas por la calle; según estadísticas, los accidentes por este motivo han superado a los causados por efecto del alcohol.

Además de las medidas anteriores es importante que busques y sigas los señalamientos que la mayoría de las vialidades tienen para evitar accidentes. Estos han sido utilizado desde tiempo atrás con fines preventivos y son tan gráficos que suponen su comprensión rápida y fácil. Además todas utilizan códigos iguales como se observa en las imágenes, todas tienen forma triangular y letras negras sobre fondo amarillo y tienen por objeto advertir de un peligro a la comunidad.

Imagen 18. Principales signos de prevención de accidentes en la vía pública.

Desastres naturales: medidas de prevención y auxilio

Seguramente ahora ya tienes una idea más clara de la utilidad del conocimiento de la anatomía y la fisiología de los diferentes órganos. Sabes que aplicar primeros auxilios implica conocer cómo es y cómo funciona el cuerpo del accidentado y comprender la manera en que puedes ayudarlo cuando actúas como primer respondiente.

Puede ser que nunca te toque aplicar las medidas de primeros auxilios que aprendiste, pero cuando existe un desastre natural es muy importante saber qué hacer y qué no hacer para salvar tu vida y, si estás capacitado, la de otras personas.

Simulacros

Supongan que determinaron que el principal riesgo en su comunidad es un terremoto o una inundación. También puede ser que la emergencia sea un incendio, ¿Qué se debe hacer?

  • Siempre debe estar en lugar visible el directorio con los números telefónicos de emergencia. Cuando las autoridades competentes llegan al sitio del desastre pueden organizar a la gente de acuerdo a lo que haga falta y a las competencias con las que cuenten los miembros de la comunidad dispuestos a ayudar.
  • Realizar simulacros de evacuación en caso de sismo o incendio. Por lo general los simulacros no se toman en serio porque existe la tendencia a ver los desastres como algo lejano. Sin embargo, las estadísticas demuestran la diferencia en los resultados cuando la población civil está capacitada para enfrentarlos. Es necesario realizar simulacros tanto en casa como en la escuela, porque nunca se sabe cuándo ocurrirán. Comenta en tu casa las siguientes medidas y juntos elaboren un plan en caso de desastre.
  • Al analizar los accidentes que ocurren con mayor frecuencia en los hogares ya hicieron una evaluación de los riesgos que hay y es probable que los hayan prevenido. Si no es así, la posibilidad de un desastre natural puede ser una buena motivación para hacerlo.
  • Identificar las rutas de evacuación y el lugar donde se reunirán una vez que hayan evacuado, es una acción básica. Si tienes hermanos menores es importante que verifiquen que les ha quedado claro y que lo practiquen mediante simulacros para que se angustien menos si llegara a ocurrir un desastre.
  • Cuando ocurren desastres las personas suelen perder documentos valiosos que después es complicado recuperar. Es una buena idea guardarlos todos juntos en una carpeta o portafolio resistente al agua y al fuego que pueda ser llevada en la evacuación sin alterar los planes de escape y reunión.

Los pasos a seguir, según los organismos de protección civil, son los siguientes:

  1. En cuanto detectes la situación, da la voz de alarma, suspende cualquier actividad que estés llevando a cabo y corta la corriente de luz y el paso de gas y agua.
  2. Lleva sólo los documentos importantes; muchas cosas serán de valor para la familia y querrán llevarlas, pero la idea es no perder tiempo y llegar al lugar de reunión en el menor tiempo posible.
  3. Verifiquen que exista un señalamiento del sitio de reunión que seguramente ha sido asignado por las autoridades de protección civil por ser seguro.
Imagen 19. Logotipos de puntos de reunión en desastres naturales.

4. En cuanto empiecen la evacuación, verifiquen que todos los miembros de la familia están presentes.

5. No es necesario que una sola persona haga todo esto. Lo ideal es asignar a cada miembro de la familia la tarea por hacer, si se presenta el caso, y contar el tiempo que le toma a cada uno, para analizar la manera de reducirlo. De alguna forma es conformar brigadas.

Brigadas

En las escuelas es importante formar brigadas en las que se anoten de manera voluntaria miembros de la comunidad escolar dispuestos a tomar cursos para capa- citarse. También es recomendable que las brigadas estén integradas por personas con capacidad de liderazgo y que sean totalmente aceptados por sus compañeros.

Las que siguen son las brigadas básicas y su responsabilidad ante una emergencia.

Brigada de primeros auxilios

La manera en que se atienda a personas afectadas constituye la diferencia entre la vida y la muerte o entre quedar discapacitado o recuperarse totalmente. Deben haber comprobado su capacidad para aplicar los primeros auxilios y revisar periódicamente el botiquín para verificar que cuenta con lo necesario.

Durante una emergencia, los integrantes de esta brigada se reunirán en un lugar previamente asignado y alguno de ellos procurará llevar el botiquín al lugar. No deben olvidar cuidar la seguridad del sitio donde aplicarán la atención a los heridos, conforme a lo anotado en la sección de primeros auxilios. Llevarán un registro de lo que han hecho para informar al personal médico cuando llegue y, si es necesario, auxiliarlo hasta que se haya atendido a todos los damnificados.

Brigada de búsqueda y rescate

El objetivo de esta brigada es ubicar y rescatar a personas que puedan haber quedado atrapadas y realizar un análisis y evaluación de los riesgos en el inmueble. Deberá llevar un registro de las personas que requieren atención especial en casos de desastre, y orientar a la gente sobre la ruta de evacuación que deben seguir en caso necesario.

Deberán realizar un recorrido por las instalaciones en busca de personas atrapadas, desconectar los interruptores eléctricos y las llaves de gas, verficar si hay riesgo de incendio o explosión y si así es, contactar con la brigada de prevención y combate al fuego y notificarlo.

Brigada de prevención y combate al fuego

Su principal función es eliminar los riesgos que puedan causar un incendio. También debe verificar que el equipo contra incendios está vigente, que no haya sobrecarga en los contactos eléctricos y que no se haya acumulado en algún lugar material inflamable.

En el momento del desastre, los miembros de esta brigada verificarán que se haya desconectado todo el material eléctrico remitirán a las personas damnificadas a primeros auxilios y avisarán a los bomberos cuando la emergencia lo amerite.

Brigada de evacuación

Esta brigada aplica los procedimientos para el repliegue y/o evacuación de toda la población que se encuentre en el inmueble o lugar. Los integrantes de esta brigada deben tener una lista actualizada de todas las personas que pueden estar en el inmueble, participar en la elaboración del análisis de riesgos del inmueble o zona de desastre, determinar los puntos de reunión en caso de evacuación y supervisar los simulacros para detectar fallas y remediarlas. Una vez que ha pasado la emergencia, indican a los miembros de la comunidad cuándo puedan volver a las instalaciones ya que se ha verificado su seguridad.

Brigada de custodia y seguridad

Generalmente, esta brigada está integrada por personal de seguridad. Hablen con las autoridades de la escuela y vean la posibilidad de que la Secretaría de Protección Civil imparta un curso en su escuela, o pidan informes de los lugares donde pueden tomarse, con la finalidad de capacitarse para formar parte de una brigada.

Fuente: Secretaría de Educación Pública. (2015). Ciencias de la Salud II. Ciudad de México.