Ciencias de la salud

Anatomía, fisiología e higiene de los sistemas reproductores masculino y femenino

Introducción

Los aparatos reproductores no tienen una función en la homeostasis como las que tienen los demás aparatos. Sin embargo, la reproducción es muy importante porque es la manera en que las especies se perpetúan; además, en la especie humana, el ejercicio de las funciones sexuales constituye todo un lenguaje especial que nos hace diferentes en este aspecto a otras especies.

Imagen 1. Sistemas reproductores femenino y masculino.

Sistema reproductor femenino

Al sistema reproductor femenino lo forman órganos internos que son el útero, las trompas de Falopio y los ovarios, así como y órganos externos que se engloban bajo el nombre de vulva. También la glándula mamaria es parte de este sistema.

Órganos internos; anatomía y fisiología

Imagen 2. Órganos internos del sistema reproductor femenino
  • Útero: Es un órgano hueco formado por tres capas de tejido. La capa más externa es el perimetrio y forma parte del peritoneo. La capa media es el miometrio y está formada por músculo liso. La capa interna es el endometrio. Se le distinguen al útero, una parte ancha llamada cuerpo uterino y una delgada, el cuello uterino. Las funciones que realiza el útero se relacionan con la capa de tejido en cuestión; el miometrio es grueso y permite el crecimiento que presenta el órgano durante la gestación. Mientras que el endometrio es una capa que cambia su morfología según el momento del ciclo en que se encuentre la mujer, ya que cuando no hay fecundación se desprende parcialmente, proceso llamado menstruación. Después se regenera y cambia su morfología creando las condiciones necesarias para que la nidación se realice en caso de haber fecundación.
  • Trompas de Falopio: son dos tubos largos, del grosor de un lápiz, que se extienden desde el útero hacia los ovarios. Tienen como función transportar al óvulo desde el sitio donde lo libera el ovario hasta la cavidad uterina.
  • Ovarios: son la parte endocrina del sistema. Se forman por una serie de folículos que están presentes desde el nacimiento. Cada ciclo menstrual, varios folículos inician un proceso de maduración, aunque habitualmente sólo uno lo termina. En el interior de cada folículo se encuentra un ovocito que madura conforme el folículo lo hace. Las células foliculares son las endocrinas y liberan dos tipos de hormonas según el momento del ciclo, en la primera mitad liberan estrógenos y en la segunda, tanto estrógenos como progesterona.
  • Vagina: es el órgano copulador femenino y también el canal de parto.

Órganos externos; anatomía y fisiología

Imagen 3. Órganos externos del sistema reproductor femenino

Son estructuras de protección para los órganos internos, a excepción del clítoris que se forma de tejido eréctil similar al del pene y que tiene una función específica durante la estimulación sexual.

Ciclo menstrual

La función sexual de la mujer es cíclica, por razones convencionales se estudia el ciclo como si siempre tuviera una duración de 28 días, en realidad cada mujer tiene ciclos de duración diferente y pueden ser de 30, 32 o 26 días sin que esto sea motivo
de alarma.

Imagen 4. Ciclo menstrual

Considerando el ciclo de 28 días, se divide en dos fases, la primera del día 1 (primer día de la menstruación) al día 14 en que se realiza la ovulación. La hormona que domina esta primea fase son los estrógenos que tienen como función regenerar el endometrio que se ha desprendido los primeros días. La segunda fase es dominada por la progesterona, que como su nombre lo indica prepara al endometrio para que tenga las mejores condiciones para que el huevo se implante y se mantenga con vida durante la primera fase del embarazo. Si no hay fecundación, el folículo muere, deja de producir hormonas y el endometrio se desprende como consecuencia al no tener estimulación hormonal.

Sistema reproductor masculino

Imagen 5. Sistema reproductor masculino

Sistema reproductor masculino; anatomía y fisiología

  • Pene: órgano copulador masculino. Se forma de las estructuras eréctiles y las envolturas que las cubren. Las estructuras eréctiles son dos cuerpos cavernosos y un cuerpo esponjoso. Las estructuras eréctiles están cubiertas por cuatro capas de tejido, la más externa es la piel, le sigue una capa muscular, luego una de conectivo y una última capa elástica situada justo encima de las estructuras eréctiles. Durante la estimulación sexual aumenta el flujo sanguíneo hacia las estructuras eréctiles que se llenan de sangre, lo que hace que aumente de tamaño y adopte la posición erecta. Al final de la actividad sexual, las arterias se relajan y permiten que la sangre vuelva a la circulación venosa y el pene al estado de reposo.
  • Escroto: es la piel que recubre a los testículos. Además de la función protectora que realiza la piel, el escroto actúa como un órgano termorregulador que mantiene a los testículos a una temperatura inferior al resto del cuerpo. A 37°C que es la temperatura corporal habitual, no se puede llevar a cabo la maduración de los espermatozoides por lo que los testículos siempre están entre 3 y 4 grados por debajo de la temperatura normal.
  • Testículos: en el desarrollo embrionario sí se encuentran dentro de la cavidad pélvica, pero poco antes o después del nacimiento descienden y ocupan su lugar en la bolsa escrotal. Segregan la hormona sexual masculina, la testosterona. Se forma de tres tipos principales de células, las espermatogénicas que son células madre que se pueden diferenciar en espermatozoides; las de Sertoli que forman una barrera que protege a las células espermatogénicas y las células de Leydig que segregan testosterona.
  • Epidídimo: en el polo superior de cada testículo se localiza el epidídimo, que constituye el inicio de las vías seminales y el sitio donde se almacenan los espermatozoides mientras están madurando. El epidídimo se continúa con el conducto deferente y éste con el conducto eyaculador que se convierte en el conducto uroseminal. Como su nombre lo indica, el conducto uroseminal o uretra masculina puede transportar la orina durante la micción y líquido seminal durante la eyaculación.

Higiene del sistema reproductor femenino y masculino

La salud sexual es definida por La Organización Mundial de la Salud como “El estado de bienestar físico, psicológico y social relacionado con la sexualidad, la cual no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud”.

Medidas higiénicas del sistema reproductor masculino

  • Los órganos reproductores deben lavarse con agua y jabón, como el resto del cuerpo. Si el pene no está circuncidado, hay que retraer el prepucio (la piel que cubre al glande) y lavar el glande. Es importante secar muy bien el área para evitar las infecciones por hongos.
  • Usar ropa interior holgada, de preferencia de algodón. Las trusas llevan a los testículos cerca de la cavidad pélvica y elevan su temperatura. Es mejor usar bóxers.
  • No usar pantalones ajustados, para evitar la elevación de la temperatura testicular.
  • Efectuar periódicamente la exploración de ambos testículos y si se detectan irregularidades o bultos que antes no se habían palpado solicitar consulta en el centro de salud.

Medidas higiénicas del sistema reproductor femenino

  • Realizar la limpieza de reproductores externos con agua y jabón, de preferencia neutro. Evitar lavados vaginales porque la vagina tiene flora bacteriana que la protege de infecciones por otros gérmenes.
  • Usar ropa interior de algodón ayuda a mantener seca el área genital y a evitar infecciones micóticas.
  • Cambiar diariamente la ropa interior.
  • Cambiar frecuentemente las toallas sanitarias durante la menstruación.

Fuente: Secretaría de Educación Pública. (2015). Ciencias de la Salud I. Ciudad de México.