Servicios

Cerrajería, herramientas y técnica

Contenidos temáticos

  1. Definición de cerrajería
  2. Tipos de llaves
  3. Abrir una cerradura
  4. Técnica bumping
  5. Herramientas en la cerrajería
  6. Mantenimiento de una cerradura

Desarrollo del tema

1. Definición de cerrajería

Cerrajería es un oficio o profesión dedicada a la reparación y mantenimiento de cerraduras, candados, cerrojos, cilindros tanto de puertas comunes como así también de vehículos. El cerrajero trabaja con todos los sistemas de cerraduras y cierres conocidos. Una cerradura es un mecanismo que asegura edificios, habitaciones, gabinetes u otros lugares de almacenaje contra el robo.

Una llave se utiliza habitualmente para abrir una cerradura. El cerrajero puede abrir la cerradura sin disponer de una llave que, por ello acudimos a ellos cuando perdemos las llaves. También sabe realizar todo tipo de arreglos en las cerraduras, instalar y arreglar cerraduras. Las herramientas utilizadas para desenllavar un cerrojo llevan por nonbre ganzuas.

También se llama cerrajería el lugar donde trabajan los cerrajeros por lo que todo el material que el cerrajero necesita está en la cerrajería y donde se vende y realizan copias de las llaves en el taller.

Los profesionales de la cerrajería son llamados cerrajeros. La cerrajería es una de las formas más antiguas de la Ingeniería de Seguridad. Las copias de llaves las hacen los cerrajeros en sus talleres, son generalmente de bronce blando, ya que las cerraduras también son de bronce. Existen muchos tipos de cerraduras, por lo tanto existen muchos tipos de llaves. La más común es la tipo Yale que se usa prácticamente en todos los países.

Las llaves maestras no existen, sólo se pueden hacer llaves maestras que abran una cantidad determinada de cerraduras. Por ejemplo si tengo 10 candados del mismo tipo, puedo preparar una llave maestra que abra los 10 candados, manteniendo cada candado su llave individual. Las fábricas de candados ofrecen este producto, que es de alto costo. Un cerrajero con experiencia lo puede hacer también. A esta modalidad se la denomina “amaestramiento de llaves”, y a la llave que abre todas las cerraduras de una serie dada, “llave maestra”.

Los amaestramientos son, en general, más fáciles de manipular mediante ganzúas que las cerraduras individuales. También existen los cambios de sistema, que consiste en variar el tamaño de los pines que son los que no permite que cualquier llave abra, estos pines van en el cilindro donde se introduce la llave.

Al variar los pines, también cambia el sistema de la llave con lo que solo abrirán las llaves nuevas y cualquier llave que haya dejaría de abrir.

2. Tipos de llaves

Los principales tipos de llaves son:

  • Llaves clásica o de cifras: Estas cerraduras se califican como De cifra porque muchos de sus perfiles evocan cifras.
  • Llave de paletón: Cada diente de la llave tiene una altura determinada. Cada uno de ellos debe coincidir con el negativo del perfil de una chapa metálica.

Todas las chapas están unidas entre sí formando un bloque, de tal forma que al girar la llave se empuja el bloque completo que hace deslizarse al cerrojo. El conjunto se completa con un resbalón, para que la puerta no quede totalmente suelta. La llave puede tener dos palas dentadas, en cuyo caso el mecanismo del cerrojo debe ser movido en dos lados opuestos.

  • Llave de puntos: Es una llave de seguridad. Funciona como la llave Yale salvo que los vástagos, en lugar de estar en el mismo plano que la llave, se encuentran en tres planos diferentes, girados a 120º. Es, por tanto mucho más precisa y más difícil de forzar.

3. Abrir una cerradura

A continuación se explica el funcionamiento básico de una cerradura con cámaras de pernos (pin tumber locks), y el vocabulario usado en el resto del texto. Las expresiones utilizadas para describir las cerraduras (locks) y sus partes, varían entre fabricantes y de un sito a otro, así que, aunque comprenda el funcionamiento básico de las cerraduras.

Conocer cómo funciona una cerradura al ser abierta por una llave (key), es sólo una parte de lo que necesita saber. También debe saber como responde esta al ganzuado (picking).

La llave se inserta por la bocallave del cilindro, en el canal de la llave (keyway plug). Los salientes a los lados de la bocallave se llaman guardas (wards). Éstas restringen el número de llaves que pueden insertarse en el cilindro (plug).

El cilindro gira cuando es introducida la llave correcta. La parte que no se mueve de la cerradura se llama tambor (hull). El primer perno que toca la llave es el perno número 1 (pin one). Los restantes se numeran sucesivamente hacia el fondo de la cerradura.

La llave correcta levanta cada perno (key pin) hasta que el plano de separación entre éste y el contraperno (driver pin) alcanza la línea de corte (sheer line). Cuando todos los pernos están en esta posición, el cilindro puede rotar, y la cerradura se abre.

La llave incorrecta dejara algunos pernos trabados entre el cilindro y el tambor. Estos pernos, empujados por los resortes de muelles (spring), impiden que el cilindro gire.

4. Técnica bumping

Conocida también por el nombre de ramping, esta técnica consiste en la apertura de cilindros de forma limpia, sin rotura, mediante la percusión de sus pitones a través de llaves manipuladas para ello, las llamadas llaves bump.

Se trata simplemente de desplazar todos esos pitones de manera simultánea mediante el golpeo de una llave bump con algún objeto contundente (un martillo o un sencillo destornillador pueden valer), separando así esos pitones de los contrapitones y liberando, por lo tanto, el giro de la llave. Estamos hablando, pues, de una operación sencilla, de rápida ejecución –no más de 30 segundos- y que no daña el dispositivo de cierre.

Seguramente, usted esté familiarizado con la cuna de Newton, un dispositivo con cinco bolas iguales que cuelgan de un bastidor y que están en contacto a la misma altura y perfectamente en línea; pues bien, este sencillo móvil explica perfectamente el principio aplicado en el método bumping: Si en un extremo levantamos una bola y la dejamos caer para que impacte contra la fila de bolas suspendidas, esa bola transferirá sin moverse toda su energía a la siguiente bola y así sucesivamente, hasta que la bola del otro extremo se levante y se separe de las demás.

Algo parecido ocurre dentro de un cilindro cuando introducimos una llave bump y la golpeamos: al transmitir el impulso a los pitones, éstos tienden a permanecer fijos en su lugar, mientras que los contrapitones se separan de ellos.

Esto ocurre sólo durante un instante –hasta que los muelles los empujan de nuevo contra los pitones-, pero durante ese mínima fracción de tiempo se libera la seguridad de la línea de corte y es posible girar la llave.

Es una técnica fácil, que sólo requiere de dos instrumentos –la llave bump y el elemento de percusión- y de algo de destreza manual. Y en esto precisamente estriban tanto sus ventajas como su peligro. Cualquiera puede llegar a emplear el método bumping y, gracias a él, abrir casi cualquier cilindro en muy poco tiempo, además, sin dejar evidencias de ello.

Así, utilizado por profesionales, es una buena solución en situaciones de emergencia o cuando hay que actuar ante la pérdida de llaves; pero su conocimiento por parte de ladrones u otros delincuentes puede generar más de un problema de seguridad.

5. Herramientas en la cerrajería

Formas de Ganzúas

Hay ganzúas de muchas formas y tamaños. El mango y la lengüeta son iguales para todas. El mango debe ser cómodo y las lengüetas deben ser suficientemente estrechas como para evitar tocar los pernos innecesariamente. Si es demasiado estrecha, actuará como un muelle y perderá el tacto de la punta actuando sobre los pernos.

La forma de la punta determinará lo fácil que pasará por encima de los pernos, y el tipo de información que recibe de cada perno.

El diseño de una punta es un compromiso entre la facilidad de inserción y extracción, y la percepción de la interacción. La punta de medio rombo (half diamond) con los ángulos poco pronunciados es fácil de insertar y extraer, así que puede aplicar la presión cuando la ganzúa se está moviendo en cualquier dirección.

Puede abrir rápidamente una cerradura con una variación pequeña en las longitudes de los pernos. Si la cerradura requiere una llave con un corte profundo entre dos cortes poco profundos, la ganzúa no podrá empujar el perno del medio para introducirlo suficientemente.

La punta de medio rombo con los ángulos muy pronunciados podría usarse para esta cerradura, y generalmente los ángulos pronunciados le darán una buena respuesta sobre estos pernos.

Desgraciadamente, los ángulos pronunciados la hacen más difícil de mover en la cerradura. Una punta que tenga un ángulo delantero poco pronunciado y un ángulo trasero pronunciado trabajara bien en las cerraduras tipo Yale.

La punta medio redonda (half round) trabaja bien en las cerraduras de discos. Las puntas de rombo (full diamond) y las puntas redondas (full round) son útiles para cerraduras que tengan doble fila de pernos.

La punta de gancho (rake) esta diseñada para ganzuar los pernos uno a uno. También puede usarse para rastrillar, pero la presión sólo puede aplicarse cuando la retiramos. La punta de gancho le permite sentir cada perno con precisión y aplicarle diferentes presiones. Algunas puntas de gancho son planas o están melladas en la punta para conseguir alinear fácilmente la ganzúa con el perno.

La punta de serpiente (snake) puede servir para rastrillar o ganzuar. Al rastrillar, su forma genera más acción que una ganzúa normal. La punta de serpiente es particularmente eficaz abriendo cerraduras de cinco pernos. Cuándo usa una punta de serpiente, puede colocar dos o tres pernos a la vez.

Herramientas de tensión

Una herramienta de tensión tiene la cabeza y el mango. La cabeza es normalmente de 1,25 a 2 cm. de ancho, y el mango de 5 a 10 cm. de largo. La cabeza y el mango se separan por una curva de 80º. La cabeza debe ser lo suficientemente alargada como para superar cualquier prominencia (como un collar sobresaliente) y sujetar firmemente el cilindro. Un mango largo permite un delicado control sobre la fuerza de tensión, pero si es demasiado largo, tropezara con el marco de la puerta. La cabeza, el mango y el ángulo pueden ser muy pequeños si quiere hacer herramientas que sean fáciles de ocultar (en un bolígrafo, linterna o faja de cinturón).

Algunas herramientas de tensión tienen el mango retorcido con un giro de 90 grados. Ese giro facilita el control de la fuerza de tensión desde donde el mango ha sido retorcido hasta su posición. El mango actúa elásticamente cuando ajusta la fuerza de tensión. La desventaja de este método es que obtiene menos información acerca de la rotación del tambor. Para ganzuar cerraduras difíciles necesitará aprender a aplicar una tensión constante con una herramienta de tensión rígida.

Varillas de acero de escobas

Las varillas planas de acero de las escobas para barrer las hojas son excelentes para fabricar herramientas. Tienen la anchura y el espesor correctos, y son fáciles de transformar en la forma deseada.

Radios de bicicleta

Una alternativa para fabricar herramientas, además de las varillas metálicas de escoba, es hacerlas con clavos y radios de bicicleta. Son materiales accesibles, y al templarlos, son tan duros como los hechos de varillas.

Una herramienta de tensión rígida puede construirse con un simple clavo (de unos 2,5 mm. de diámetro).

Caliente la punta con un soplete hasta ponerla al rojo vivo, quítelo de la llama y déjelo enfriar lentamente al aire; esto lo ablandará. Se puede usar un quemador de gas en vez de un soplete.

Límelo hasta que quede como la punta de un destornillador plano, y dóblelo. La curva debe ser menor al ángulo recto porque los frentes de algunas cerraduras están tras una placa (escudo), y queremos que la cabeza del tensor pueda entrar en el cilindro más de 1 cm.

Temple (endurezca) la herramienta de tensión calentándola hasta que se ponga al rojo vivo y mojándola en agua fría. Conseguirá una especie de destornillador doblado, virtualmente indestructible, que durará años de uso intenso.

Con los radios de bicicleta se hacen excelentes ganzúas. Doble uno con la forma que quiera y afílele los lados hasta dejarlos planos, quedando rígido en vertical y flexible en horizontal. Doble un ángulo recto de unos 2,5 cm. como mango.

Flejes metálicos de palets de ladrillos

Perfectamente aprovechables como llaves en blanco, si no puede obtenerlas de otra manera, son los flejes de metal que envuelven los palets de ladrillos para su transporte. Es un material muy asequible si no tiene otra cosa para trabajar.

Para hacer las guardas a lo largo de la llave, puede sujetar firmemente la pieza en un torno, y golpear suavemente la parte sobresaliente que deje, hasta darle el ángulo necesario.

Estos flejes son muy resistentes. Pueden arruinar una amoladora o una copiadora de llaves. Lo recomendable es una lima manual.

6. Mantenimiento de una cerradura

Para conservar sus cerraduras en buen estado tenga en cuenta:

Antes de instalar cerraduras en puertas de madera, revise el contenido de humedad de la puerta, que no debe ser superior al 14%.

En puertas de cedro se recomienda abrir los huecos y dejar transcurrir un tiempo, no inferior a diez (10) días antes de efectuar la instalación, por tratarse de madera que guarda excesiva humedad.

Se recomienda la instalación en la obra, cuando ésta brinde el mínimo riesgo para la cerradura. Una vez usted instale la cerradura, está debe ser protegida hasta que concluya la obra o las reparaciones, con algún material delgado que permita cubrirla perfectamente y sobre esté, cinta de enmascarar. En ningún caso debe encintarse directamente, ya que al retirar la cinta se afecta la capa protectora.

Siempre utilice grafito cuando requiera suavizar el funcionamiento tanto de las guardas como de las llaves. Para lubricar los pestillos aplique aceite.

La limpieza de la cerradura debe efectuarse únicamente con un paño o bayetilla ligeramente húmeda con agua. No se deben emplear disolventes, abrasivos u objetos afilados. Se recomienda siempre usar topes en la puerta para evitar que la que estos destruyen la capa protectora de las cerraduras. Cerradura golpee la pared adyacente.

Uno de los componentes a los que hay que estar especialmente atento es al mecanismo de cierre. Si empieza a causar problemas, será necesario extraerlo, aplicar una limpieza y lubricar. El polvo de grafito también puede ser útil para mantener este mecanismo, solamente colocando un poco de polvo en la llave y accionándola en la cerradura.

Recurso didáctico de apoyo