Preparatoria

Redacción de ensayos

¿Qué es un ensayo?

Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE, 2001) es un escrito en el cual el autor o escritor desarrolla sus ideas. Un ensayo es un escrito en prosa, generalmente breve, en el que el autor profundiza de manera madura, sensible y personal en un tema determinado, ya sea filosófico, científico, histórico, literario o religioso, entre otros. Es un género relativamente moderno; cuyo desarrollo y unificación fue influido por el pensamiento liberal y el periodismo.

Función del ensayo

La función del ensayo es informar o exponer los puntos de vista del autor, quien, a través de la reflexión expone sus puntos de vista o muestra su interpretación sobre un tema que considera importante. A lo largo del contenido, un ensayo expone pruebas o argumentos que van reforzando el enfoque del tema, como él quiere presentarlo a su lector, por esto se dice que es un texto argumentativo.

El autor define un tema de ensayo y lo analiza desde cierta perspectiva. Las reflexiones que expresa integran el cuerpo del ensayo y se fundamentan en argumentos obtenidos en una investigación previa hecha en diversas fuentes de información (bibliografía, estadísticas, ligas electrónicas). Los argumentos sostienen la tesis principal del autor. En la redacción del ensayo se pueden vincular diferentes intenciones comunicativas, lo que da como resultado una enorme variedad de enfoques alrededor de un mismo asunto.

Lee el siguiente fragmento de un ensayo e intenta identificar su función.

El calentamiento global

El fenómeno del calentamiento global debe ser un tema de preocupación para los gobiernos de todos los países. ¿En qué consiste dicho fenómeno y por qué es grave? Se trata del aumento de la temperatura media, en todo el planeta. Esto incluye a la atmósfera terrestre y la de los océanos.

Existen datos científicos suficiente que demuestran que la temperatura está aumentando, y que, lo más grave, el resultado de este aumento es el hombre y sus múltiples actividades que sólo han deteriorado el medio ambiente. (…)

Fuente: Cáceres, 2010.

Observa que el párrafo anterior está escrito de manera corrida, tal y como te expresas todo los días, es decir, en prosa y es utilizado para informar sobre un tema.

Características del ensayo

Las características generales del ensayo son:

  • Es un escrito que aborda un tema según cierta perspectiva, es decir, se evalúa, analiza o interpreta el asunto desde una visión particular, aportando la originalidad del autor.
  • No pretende agotar el tema en su extensión.
  • Se escribe en prosa, elaborando los argumentos que den fuerza al punto de vista del autor.
  • Es conveniente que los argumentos que apoyan y dan forma al escrito sean referencias válidas.
  • Se presenta como una reflexión y no como imposición al público.

Estructura externa del ensayo

Lee con atención cada una de las partes que integran la estructura externa del ensayo, para que a la vez vayas comprendiendo sus cualidades propias y, en un lapso corto de tiempo, seas capaz de escribir tu propio ensayo.

Título

Describe el contenido del trabajo de forma clara y precisa, de tal manera que le permita al lector identificar fácilmente el tema.

Es recomendable que el título sea corto (no exceder de quince palabras), pero claro y fácil de comprender. Recuerda que para que un texto, sin importar su extención sea claro, debes evitar el uso excesivo de preposiciones y artículos, así como expresiones repetitivas como por ejemplo: estudio sobre…; investigación acerca de….; análisis de los resultados de….; etcétera, Si no es necesario, evita los subtítulos.

He aquí algunos ejemplos de títulos de ensayos:

  • El hecho de las aglomeraciones
  • ¿Por qué tenemos religión?
  • La ley antitabaco
  • Ensayo sobre la juventud. Las formas de vivir y expresarse de los jóvenes

Notarás que los títulos anteriores te ubican con rapidez en el tema a tratar en el ensayo.

Nombre del autor

Es primordial que el nombre del autor aparezca en el ensayo, porque es el creador del texto, son suyas la tesis y los argumentos que la sustentan. Él seleccionó el asunto, investigó, identificó y jerarquizó la información necesaria para trabajar en ella, además, eligió el punto de vista. Es el autor quien da la razón de ser al ensayo, es quien determina la intención comunicativa, el vocabulario y el estilo que va a emplear para persuadir al lector, y, en su momento, hacerlo cambiar de opinión, o por lo menos, conducirlo a la reflexión.

Introducción

La introducción constituye una de las partes esenciales de todo ensayo porque hace la presentación del tema que se va a desarrollar. Ahí se presenta con claridad el problema y se ubica en el momento actual. La introducción favorece la vinculación del lector con el contenido, ya que ésta es una de sus finalidades: el convencerlo de la importancia de la investigación que llevó a la formulación de la tesis. Además, aquí se mencionan los objetivos del ensayo. En la introducción no se ponen las conclusiones, solamente se hace una invitación para localizarlas en el transcurso de la lectura.

Ahora lee el siguiente ejemplo, tomado del ensayo “Antología del pan” del autor mexicano Salvador Novo.

El Pan, según la Biblia, resulta ser tan antiguo como el hombre mismo. Adán, vegetariano, al ser echado de su huerta, no sólo fue condenado a ganarlo con el sudor de su frente, sino que iba en lo sucesivo a alimentarse de carnes –caza y pesca— para tragar las cuales necesitaba acompañarse de pan, tal como nosotros. Las frutas y las legumbres pasan sin él. Más para aquellas constantes excursiones de nuestros abuelos prehistóricos, como para las nuestras, era bueno llevar sándwiches. Toda pena es buena con pan. Y el que tiene hambre, piensa en él. Lo comen las personas que son como él de buenas. Calma el llanto. ¿A quién le dan pan que llore? Y las personas sinceras le llaman por su nombre, y al vino, vino.

Fuente: http://crecea.uag.mx/comunicar/en_ejemplo.htm

Planteamiento

Aquí se presenta un tema donde el autor va a ofrecer su punto de vista y las razones por las que considera importante reflexionar sobre él. La proposición que contiene el tema y la postura que refleja o punto de vista del autor la conocemos como tesis.

Es en esta parte donde ubicamos el contexto social, cultural, político, histórico, etcétera, en el que se desarrolla el problema o tema que se va a desarrollar; aquí también se exponen los argumentos a favor y en contra.

Lee el siguiente ejemplo, del mismo ensayo de Salvador Novo:

El pan es sagrado. Manhá “¿qué es esto?” “Es el pan que se cuaje en torno de nosotros, mejor que en los trigales”. Antes, Lot (Génesis III) hizo una fiesta “e hizo pan”. Y Abraham, cuando recibió a los ángeles, ordenó a la diligente Sara (Génesis XVIII) que preparara panecillos.

Desarrollo

Expone y realiza el tema elegido, planteando la perspectiva del autor y apoyándose en diversas fuentes (citas de autores prestigiosos o especialistas, bibliografía, etcétera) de acuerdo con el tipo de ensayo de que se trate, y en recursos como descripción, narración, comparación y ejemplificación, entre otros. En cada párrafo se ejemplifica o justifica la idea expuesta. Además, usa un lenguaje propio de la ciencia que se está trabajando. Es conveniente que observes la coherencia del escrito. Revisa ahora el desarrollo del ensayo que has comenzado a leer. Sigue el mismo proceso que en el planteamiento: ¿Cuál es el tema elegido para el ensayo? ¿Desde qué punto de vista plantea el autor el problema? ¿Qué fuentes documentales utiliza el autor? ¿Cuál es la idea principal de cada párrafo del ensayo? ¿Qué tipo de lenguaje utiliza el autor del ensayo?

Ejemplo:

El Pan no armoniza con ciertos guisos ni con determinados líquidos. Por eso a las personas inarmónicas se les llama “pan con atole” y es preferible comer tortillas con los frijoles y piloncillo con el atole. Tal hacían los indios, y todavía no aceptan el pan. Es sagrado, he dicho, y es católico. Conformándolo con diversas maneras se celebran fechas notables: las roscas de reyes, el pan de muerto, y luego las torrijas, y la capirotada y los chongos…

El pan es inseparable de la leche. Si incompatible con el atole, es indispensable con el chocolate o con el café con leche. Niños y viejos lo bendicen porque se reblandece mojándolo en “sopas”. No es menor su interés literario. ¿En qué novela con calabozos no aparece, con un jarro de agua, un pan duro? ¿En qué novela con altruismo no se habla de los mendrugos o de las migajas y no se dice: “nos arrebatan el pan”? ¿Y el amargo pan del destierro?

En nuestros pueblos, coloniales aún, el pan se vende en las plazas, en grandes canastos. Todavía las familias, en las “colonias”, tienen su panadero predilecto, aquel que constituye el flirt de las criadas y el regocijo de los niños. El flirt decorativo que llega a las cinco de la tarde, cuando ellos vuelven del colegio, con su gran bandeja de chilindrinas, hojaldras, violines, huesos, cocoles, monjas, empanadas, roscas de canela, cuernos, chamucos…

Las teleras –bolillos y virotes, según la región— que consumimos usualmente en la mesa son adecuadamente grandes, parecen encerrar, además, en forma de puño cerrado, una sorpresa.

El pan rebanado, americano –el pan que usted comerá— ya se sabe que nada encierra. (¡Oh, razas blondas que procedéis por partes, por pisos, por años, por capítulos, por tajadas, por estados!). La telera y el bolillo son aristocráticos, totales e individualistas. Nadie que se respete se comerá delante de la gente una sobra de bolillo como se come una rebanada de pan. Y decid, francamente, ¿no halláis preferibles las tortas compuestas a los sándwiches, aun los pambazos compuestos?

Conclusión

Aquí es donde se presenta un juicio o una valoración sobre el tema analizado; se ofrecen sugerencias de solución y proponen algunas líneas de análisis para ensayos posteriores. Las conclusiones deben seguir una secuencia lógica, mencionando los puntos notables, incluso aquellos contrarios al problema de investigación.

Se busca recuperar los cuestionamientos presentados en la introducción o el cuerpo del trabajo, con la finalidad de resaltar la solidez de los argumentos que validaron la tesis planteada. Para la redacción de una conclusión el criterio básico es la coherencia en nuestras ideas.

Ahora lee la parte final del ensayo que se ha tomado como ejemplo e identifica los rasgos sobresalientes de la conclusión.

Contesta las siguientes preguntas para analizarlo: ¿Cuál es el juicio o la valoración que hace el autor sobre el tema o el problema que expuso? ¿Por qué fue importante trabajar en este tema? ¿Qué soluciones se proponen para ese problema? ¿Se puede seguir escribiendo, investigando o analizando este problema? ¿Cómo lo puedes hacer? ¿A partir de qué idea se puede continuar este ensayo?

Más, ya aparecen casas americanas que reparten pan en automóvil: tostado y de pasas ¡poca imaginación nórdica!, para todos los usos. Aquellos grandes surtidos de biscocho para la merienda van desapareciendo. En los cumpleaños ya se parten birth-day-cakes. El té substituye al chocolate y se toma con pan tostado o de pasas. Los bolillos, grandes trigos, ceden su puesto a las monótonas rebanadas. “Méjico se desmejicaniza. Con su pan se lo coma”.

Fuentes de investigación

Un ensayo pierde objetividad cuando carece de fuentes de investigación. Éstas le dan relevancia, ya que representan uno de los principales criterios de objetividad que se deberán mostrar en este tipo de textos. De las fuentes se obtiene la información que sirve de referencia para apoyar y fortalecer los argumentos del escritor.

Estructura interna del ensayo

El ensayo se conforma por: tesis, argumentos, lenguaje, claridad e intencionalidad del texto, coherencia y lógica en el desarrollo del ensayo y referencias bibliográficas.

Tesis

Como se ha explicado anteriormente, la tesis es la proposición o idea que contiene el tema y refleja la postura o punto de vista del autor, a partir de ella se van a ir desarrollando los diferentes argumentos que dan cuerpo al ensayo. Aquí está la tesis que se maneja en el ensayo anterior.

El Pan es sagrado. Manhá: “¿Qué es esto?” “Es el pan que se cuaje en torno de nosotros, mejor que en los trigales”. Antes, Lot (Génesis III) hizo una fiesta “e hizo pan”. Y Abraham, cuando recibió a los ángeles, ordenó a la diligente e Sara (Génesis XVIII) que preparara panecillos.

Argumentos

La palabra argumento proviene del latín argumentum, que significa prueba, indicio, por lo tanto argumentar quiere decir exponer y construir razonamientos lógicos para defender un punto de vista.

Recuerda que un ensayo es digno de atención cuando está sustentado en el conocimiento profundo de un tema y de las fuentes utilizadas. De ahí que, para que los argumentos sean válidos deben estar fundamentados en la investigación previa; dicha investigación puede ser documental, cuando emplea textos, documentos, periódicos, etcétera para recabar la información importante, o bien puede ser experimental, donde se trabaja el método científico (que si recuerdas, lo estudiaste en la secundaria) u otra opción es la investigación de campo, donde debes vivir y observar de manera personal y directa el fenómeno que vas a desarrollar.

Lee con atención el ejemplo de argumento, tomado del ensayo anterior:

El pan no armoniza con ciertos guisos ni con determinados líquidos. El pan es sagrado y es católico… El pan es inseparable de la leche… En nuestros pueblos, coloniales aún, se vende en las plazas, en grandes canastos. Todavía las familias, en las “colonias”, tienen su panadero predilecto. Más, ya aparecen casas americanas que reparten pan en automóvil: tostado y de pasas —¡poca imaginación nórdica! — para todos los usos. Aquellos grandes surtidos de biscocho para la merienda van desapareciendo…. Méjico se desmejicaniza. Con su pan se lo coma.

Lenguaje

El escritor o enunciador no debe perder de vista que el vocabulario que va a emplear en la redacción de sus argumentos debe ser adecuado con la temática, disciplina de estudio y las personas a quien está dirigido.

Observa esto en el ejemplo:

…el flirt decorativo que llega a las cinco de la tarde… con su gran bandeja de chilindrinas, hojaldras, violines, huesos, cocoles, monjas, empanadas, roscas de canela, cuernos, chamucos…

Como te darás cuenta, el vocabulario también ayuda a ubicar el contexto en el que se desarrolla el tema del ensayo.

Claridad e intencionalidad del texto

El ensayo es un texto persuasivo que, a través de argumentos y razones, realiza la manipulación intencionada de las emociones o afectos del lector y lo convence. El escritor, para lograr una mayor claridad en las ideas expuestas en su ensayo, puede valerse del uso de las figuras retóricas. Del mismo modo, en el ensayo se pueden emplear las diferentes funciones comunicativas, que ya has estudiado en bloques anteriores. La función apelativa, la referencial y la poética son las más usadas en los ensayos. En conclusión, se puede decir que si un ensayo es claro y logra su intencionalidad, se debe al buen manejo del lenguaje retórico y a la aplicación adecuada de las funciones del lenguaje.

Lee con atención el ejemplo:

La telera y el bolillo son aristocráticos, totales e individualistas. Nadie que se respete se comerá delante de la gente una sobra de bolillo como se come una rebanada de pan. Y decid, francamente, ¿no halláis preferibles las tortas compuestas a los sándwiches, aun los pambazos compuestos?

Coherencia y lógica en el desarrollo del ensayo

Se refiere a la manera en que el escritor va ordenando la información para llevar, al lector a comprender la intencionalidad del mismo.

Así, la lógica que se emplee puede ser deductiva (parte de las ideas generales para después llegar a las particulares) o bien inductiva (expone un caso particular, debidamente documentado, para después llegar a un sistema general de ideas o
fundamentos) o una tercera forma de exponer los argumentos es la dialéctica, que consiste en confrontar dos tesis y posteriormente establecer una síntesis. En el desarrollo se presentan el problema de investigación, la tesis y los argumentos que la sustentan. A través del análisis de los juicios se establece la postura que se pretende defender.

Referencias bibliográficas

Las referencias bibliográficas o documentales son propuestas por el escritor para respaldar los argumentos que integran el ensayo. Las referencias se pueden insertar en el cuerpo del ensayo empleando cualquiera de los sistemas de citación existentes y que más adelante trabajarás, por el momento no los nombraremos ni profundizaremos en ellos. Para reforzar los argumentos se recurre a las citas textuales, es decir, se hace mención palabra por palabra, de lo que determinado autor piensa o expresa sobre el asunto, Además de las citas textuales, se puede utilizar el parafraseo de los datos importantes seleccionados en la investigación documental. Las notas al pie de página también cumplen una función aclaratoria de los conceptos en términos semánticos, también nos permiten ampliar la compresión de una idea.

Revisa el ejemplo:

Antes Lot (Génesis III) hizo una fiesta “e hizo pan”. Y cuando Abraham recibió a los ángeles, ordenó a la diligente Sara (Génesis XVIII) que preparara panecillos.

A continuación se presenta el ensayo completo; léelo con atención.

ApartadoComponente
TítuloAntología del pan
AutorPor Salvador Novo
PlanteamientoEl Pan, según la Biblia, resulta ser tan antiguo como el hombre mismo. Adán, vegetariano, al ser echado de su huerta, no sólo fue condenado a ganarlo con el sudor de su frente, sino que iba en lo sucesivo a alimentarse de carnes –caza y pesca— para tragar las cuales necesitaba acompañarse de pan, tal como nosotros. Las frutas y las legumbres pasan sin él. Más para aquellas constantes excursiones de nuestros abuelos prehistóricos, como para las nuestras, era bueno llevar sándwiches. Toda pena es buena con pan. Y el que tiene hambre, piensa en él. Lo comen las personas que son como él de buenas. Calma el llanto. ¿A quién le dan pan que llore? Y las personas sinceras le llaman por su nombre, y al vino, vino.
TesisEl pan es sagrado. Manhá “¿qué es esto?” “Es el pan que se cuaje en torno de nosotros, mejor que en los trigales”. Antes, Lot (Génesis III) hizo una fiesta “e hizo pan”. Y Abraham, cuando recibió a los ángeles, ordenó a la diligente Sara (Génesis XVIII) que preparara panecillos.
DesarrolloEl Pan no armoniza con ciertos guisos ni con determinados líquidos. Por eso a las personas inarmónicas se les llama “pan con atole” y es preferible comer tortillas con los frijoles y piloncillo con el atole. Tal hacían los indios, y todavía no aceptan el pan. Es sagrado, he dicho, y es católico. Conformándolo con diversas maneras se celebran fechas notables: las roscas de reyes, el pan de muerto, y luego las torrijas, y la capirotada y los chongos …

El pan es inseparable de la leche. Si incompatible con el atole, es indispensable con el chocolate o con el café con leche. Niños y viejos lo bendicen porque se reblandece mojándolo en “sopas”. No es menor su interés literario. ¿En qué novela con calabozos no aparece, con un jarro de agua, un pan duro? ¿En qué novela con altruismo no se habla de los mendrugos o de las migajas y no se dice: “nos arrebatan el pan”? ¿Y el amargo pan del destierro?

En nuestros pueblos, coloniales aún, el pan se vende en las plazas, en grandes canastos. Todavía las familias, en las “colonias”, tienen su panadero predilecto, aquel que constituye el flirt de las criadas y el regocijo de los niños. El flirt decorativo que llega a las cinco de la tarde, cuando ellos vuelven del colegio, con su gran bandeja de chilindrinas, hojaldras, violines, huesos, cocoles, monjas, empanadas, roscas de canela, cuernos, chamucos…
Las teleras —bolillos y virotes, según la región— que consumimos usualmente en la mesa son adecuadamente grandes, parecen encerrar, además, en forma de puño cerrado, una sorpresa. El pan rebanado, americano — el pan que usted comerá— ya se sabe que nada encierra. (¡Oh, razas blondas que procedéis por partes, por pisos, por años, por capítulos, por tajadas, por estados!). La telera
y el bolillo son aristocráticos, totales e individualistas. Nadie que se respete se comerá delante de la gente una sobra de bolillo como se come una rebanada de pan. Y decid, francamente, ¿no halláis preferibles las tortas compuestas a los sándwiches, aun los pambazos compuestos?
ConclusiónMás, ya aparecen casas americanas que reparten pan en automóvil: tostado y de pasas —¡poca imaginación nórdica!—, para todos los usos. Aquellos grandes surtidos de biscocho para la merienda van desapareciendo. En los cumpleaños ya se parten birth-day-cakes. El té substituye al chocolate y se toma con pan tostado o de pasas. Los bolillos, grandes trigos, ceden su puesto a las monótonas rebanadas. “Méjico se desmejicaniza. Con su pan se lo coma”.

Clasificación del ensayo según el tema a desarrollar

No todos los ensayos tienen las mismas características. Existen distintos tipos de ensayo según el tema que se desarrolla.

Ensayo filosófico

Presenta una idea o una tesis que busca demostrar una verdad por medio de argumentos de tipo lógico, utilizando un lenguaje formal, coherente, preciso y claro. Sus temas pueden abordar aspectos de la vida y del desarrollo del ser humano, de la sociedad, temas regionales o nacionales.

Lee con atención el siguiente fragmento de un ensayo filosófico.

El presente ensayo muestra someramente algunas explicaciones sobre el papel que cumple la filosofía en la política. Primeramente hablaré sobre la importancia de las reflexiones éticas en la política. Luego, sobre el valor de la filosofía política y, por último, referiré ejemplos de críticas de filosofías políticas como el comunismo y el socialismo a la propiedad privada.

Ensayo literario

Contiene los comentarios o las reflexiones personales que un autor realiza a partir de una novela, un cuento, una obra o representación dramática, una poesía, etcétera. Su lenguaje es ameno.

Lee con atención el siguiente fragmento de un ensayo literario.

Comencemos desmontando el mito de que el cuento es un género menor en importancia. No es complicado hacerlo pues basta referirse a las plumas de Julio Cortázar, Benedetti, Borges o Eduardo Galeano entre muchos otros, para defender que el cuento puede tener una alta categoría y ser mucho más que un mero relato para niños.

Pero incluso en los relatos infantiles despreciar la tinta de Andersen, Grimm o Perrault es una soberbia inconmensurable digna de arrogantes críticos demasiado encerrados en un universo propio de letras y polvorientos escritos. Como pueden ver en los anexos que adjunto, no son pocas las voces autorizadas que defienden la calidad literaria de los grandes autores de cuentos.

Ensayo académico

Puede ser de cualquier disciplina académica (Historia, Ética, Filosofía, entre otras) y plantea argumentos ante una situación o postura determinada. Su lenguaje es especializado y utiliza marcas gráficas como las comillas, paréntesis, notas al pie de página para destacar términos, referencias bibliográficas o aclaraciones.

Lee ahora el siguiente fragmento de un ensayo académico.

El color es luz, belleza, armonía y delicia de la vista, pero es sobre todo, equilibrio psíquico, confort y educación.

Podemos imaginar cómo los hombres más antiguos aprendieron por la vista de los colores, muchos de los fenómenos naturales, conocieron el azul del cielo y la oscuridad de la noche, el verde de los campos, el árido amarillo de los desiertos, el blanco gélido de los glaciares y el rojo de la sangre. También estos colores debieron avisarles las estaciones del año y hasta los cambios de clima según se percibía.

Así, los colores de la naturaleza deben haber influido directamente en su desarrollo, naciendo el gusto y predilección por algunos. La misma naturaleza pródiga en elementos, fue la que brindó la materia prima para que los colores fueran manipulados por los hombres, provocando se pintaran, posteriormente la necesidad de abrigo los motivó a utilizar los colores de su preferencia en las vestimentas, y, al paso del tiempo, del conocimiento y perfeccionamiento de esta práctica establecieron que determinadas vestimentas de color fueran utilizadas en galas, festejos, tristezas y guerras.

Ensayo científico

En este ensayo el autor plantea una hipótesis de carácter científico, utilizando un lenguaje especializado en el área que se desarrolla. Se utiliza el mismo tipo de lenguaje que en el ensayo académico.

Lee a continuación este fragmento de un ensayo científico.

Células madre: su beneficio en la medicina

Las células madre fueron descubiertas en 1988 en la Universidad de Wisconsin por un grupo de científicos que logró revolucionar los tratamientos médicos de tejidos en el ser humano (Células madre, 2002). Su validez no ha sido comprobada por completo; sin embargo, éstas han sido utilizadas en varios tratamientos, y se han obtenido resultados beneficiosos para los pacientes. Tomando en cuenta esto, hay varias razones por las que las células madre son una buena alternativa en la medicina, ya que se dividen y reproducen fácilmente, desarrollan cualquier tejido del cuerpo y expresan los genes mismos del organismo.

En primer lugar, las células madre se dividen y reproducen fácilmente porque éstas se encuentran en un estado de reproducción inmediata y veloz. Durante los primeros días de reproducción celular, la célula se divide varias veces hasta lograr convertirse en una mórula, lo que da como resultado numerosas células formadas por mitosis (El desarrollo embrionario, s.f.). Estas células, al multiplicarse tan rápidamente, aumentan en número, mas no en tamaño, lo que permite tener varias fuentes y posibles reservas de tejido embrionario.

Fuente: Egas y Castañeda, 2011.

Clasificación estilística del ensayo

En esta clasificación se encuentran el ensayo objetivo y el subjetivo.

Ensayo objetivo

Propone una reflexión basada en datos, información y conclusiones que provienen de diferentes líneas de investigación de acuerdo con el tema que se trata: ciencias humanistas, literatura, ciencias exactas, historia, ciencias experimentales, entre otras. Los argumentos de la investigación, en el caso de los de temática científica, la orientación de la hipótesis y el sustento
metodológico se centran en información objetiva, comprobable y verídica, pues se valen de los pasos del método científico.

Este tipo de textos centra sus afirmaciones en lo objetivo, en la esencia referencial del mensaje, el escrito se caracteriza por ser expositivo – argumentativo. Cuando el ensayo es de naturaleza científica, no permite que dentro de los argumentos se desarrollen apreciaciones y juicios personales; la reflexión se da en la comprobación meticulosa de los datos. La redacción de los argumentos se caracteriza por emplear verbos conjugados en forma impersonal.

Lee con atención el siguiente ejemplo de un ensayo objetivo:

¿Cómo nacen las leyes científicas?

Hace cientos de años, Heráclito el oscuro decía: “nadie se baña dos veces en el mismo río. Y es que el agua del río en que nos bañamos ayer no es la misma hoy, se ha ido”. Esta proposición parte de un razonamiento lógico. Heráclito observa en repetidas ocasiones que el agua del río corre permanentemente. Entonces es lógico pensar que nadie se puede bañar dos veces en la misma agua. En esa misma lógica, se puede decir que de la observación de ciertas regularidades que se dan en realidad se pueden deducir ciertas leyes. Si por ejemplo, si se observa que siempre que sube el precio de la carne la cantidad demandada disminuye, entonces se puede deducir, que siempre que suba el precio de un bien, su cantidad demandada disminuirá. De esta manera surgió la ley de la demanda. De esta forma se van creando muchas leyes. Entonces ¿qué son las leyes? ¿Cuándo una ley es universal y cuando la ley es estadística?

En las aulas los profesores explican la importancia del aprendizaje de muchas leyes, ya sea en el campo físico, biológico, químico y matemático. Pero nunca explican cómo se derivaron esas leyes. Qué pasó y cómo surgió esa ley; y si somos capaces de crear otras leyes. Los estudiantes son excelentes exploradores, sólo que no saben cómo comenzar, necesitan que el profesor les dé la ruta. En ese sentido, la clave para descubrir leyes es la inferencia. Todas las leyes son inferen-cias que han partido de la observación de la realidad. Por ejemplo, alguien observó que siempre en otoño las plantas pierden las hojas. Otro observador se preguntó por qué la sangre de los insectos no es roja. Estas interrogantes son motivo para comenzar una investigación exploratoria.

Qué interesantes son las clases cuando los estudiantes se ven en la necesidad de descubrir esas respuestas.

Para llegar a la formulación de leyes universales, es importante que el profesor tenga clara la condición que necesita un enunciado para convertirse en ley universal. El enunciado para convertirse en ley tiene que cumplir el principio de la verificabilidad. Es decir, que siempre que se ponga a prueba dicho enunciado siempre debe dar el mismo resultado.

Fuente: Catacora, 2014.

Ensayo subjetivo

Centra la fuerza reflexiva en la capacidad de análisis del autor, sus experiencias personales, gustos, juicios de carácter personal, comprensión de los temas, entre otros. No se centra en lo científico sino en la experiencia, se apoya en fuentes diferentes a las científicas. Esto no disminuye la fuerza argumentativa del escrito. Es más frecuente que en este tipo de ensayos el lector (receptor) se apropie o haga eco del problema que se plantea. La subjetividad del texto se identifica en la conjugación de los verbos en primera persona, con un tono sencillo y cercano. Por ejemplo: Voy a analizar hasta qué punto la falta de oxígeno en el cerebro provoca problemas neuronales.

Las citas textuales son menos rigurosas, son más un marco de referencia que rodea los argumentos y se une al punto de vista personal del autor.

Lee este ejemplo de ensayo subjetivo tratando de identificar las características enunciadas anteriormente.

El cuento como herramienta de iniciación a la lectura

Muchos autores de libros sobre literatura pasan por alto los cuentos considerando que constituyen un género menor y que no merecen a penas consideración, sin embargo, opino que no tiene que ser así, como voy a demostrar en mi ensayo; y además, que constituye una herramienta maravillosa para iniciar a la infancia en un mundo mágico, infinito y enriquecedor: el de los libros.

Comencemos desmontando el mito de que el cuento es un género menor en importancia. No es complicado hacerlo pues basta referirse a las plumas de Julio Cortázar, Benedetti, Borges o Eduardo Galeano, entre muchos otros, para defender que el cuento puede tener una alta categoría y ser mucho más que un mero relato para niños.

Pero incluso en los relatos infantiles despreciar la tinta de Andersen, Grimm o Perrault es una soberbia inconmensurable, digna de arrogantes críticos demasiado encerrados en un universo propio de letras y polvorientos escritos. Como pueden ver en los anexos que adjunto, no son pocas las voces autorizadas que defienden la calidad literaria de los grandes autores de cuentos.

El germen de los cuentos está en la tradición oral y es por esto que han sido en muchos casos despreciados cuándo pasaron a ser un género literario. En un principio se limitaban a recoger estas narraciones tradicionales, pero el cuento ha evolucionado y ya no se limita a ser una simple recopilación de leyendas constituyendo un género propio, con sus subgéneros y peculiaridades.

Y una vez que hemos dejado clara su importancia literaria, hablemos de su influencia en las jóvenes mentes como inductor a la lectura.

La mayoría de los niños tienen su primer contacto con los libros a través de los coloridos ejemplares que sus padres les sujetan para que observen los dibujos mientras les narran lo que allí está escrito. Cuándo comienzan a leer, son los cuentos los primeros escritos sobre los que posan sus miradas tratando de descifrar los mágicos secretos que encierran. Cumplen todos los requisitos: son breves, de lenguaje sencillo y los temas atrapan su imaginación que rebosa misterios, hadas, princesas y enanitos mágicos.

Con el tiempo y la edad, un niño al que se le ha inculcado el placer de dormirse con un cuento, comenzará a desear saber por sí mismo qué sucede a sus personajes favoritos, y poco a poco se adentrará en el íntimo placer de sumergirse en las páginas de un libro, y comenzar a vivir sus historias sin más voz que esa interior que te acaricia el alma cuándo te sitúas frente al hechizo de las palabras.

Un cuento puede crear lectores no sólo entre los niños. Los libros de cuentos o relatos breves para adultos atrapan a personas que han dejado atrás la infancia, y, que inmersos en una vida de prisas y estrés no encuentran tiempo para leer una novela más extensa. Los cuentos permiten aprovechar una espera en la consulta del médico, un viaje en el transporte público o un breve instante antes de entregarse al sueño para abanicar sus hojas, y dejar que sus letras nos arranquen durante un breve rato de la rutina diaria y su torbellino de ruidos y prisas, y nos transporte a diferentes lugares dando un respiro a nuestra mente, demasiado sometida a una constante ansiedad.

Creo haber demostrado que el cuento no sólo no es un género menor, sino que puede estar a la altura de las más grandes obras, y que su importancia es básica y primordial para el fomento de la lectura en niños y adultos, ayudando a que la sana costumbre de la lectura perviva en las nuevas generaciones.

Seamos pues, unos “cuentistas” irreductibles con nuestros hijos, descubrámosles el placer de no poner barreras a los sueños y de amar la lectura, a través de nuestras voces en un principio y de forma autónoma y con sus personales elecciones más adelante.

Fuente: http://comohacerunensayobien.com/ejemplo-de-ensayo-literario/

Metodología para la redacción del ensayo

Cuando te pidan que hables sobre un evento determinado, debes tener en cuenta que lo puedes percibir desde varios ángulos dependiendo de tu propia experiencia de vida sobre el mismo. Así, se puede afirmar que existen muchas formas de entender un suceso y tú optas por unas u otras según tu postura sobre el hecho.

Al redactar un ensayo debes elegir una manera de plantear el asunto; decidir qué postura vas a tomar y de qué forma lo entiendes y proyectas a los lectores. Dicha postura puede ser objetiva o subjetiva.

Ahora bien, cuando eliges una postura debes comenzar la búsqueda de argumentos y la manera más adecuada de presentar la redacción del ensayo. Aquí es donde te puedes valer de las diferentes funciones comunicativas que fortalezcan dicha postura, con esto estás empleando un método (camino que se elige para investigar un tema determinado).

Secuencia metodológica para la redacción de ensayos

Después de observar el esquema presentado, te explicaremos la secuencia que debes seguir para redactar tus ensayos:

Selección del tema

  • Se puede abordar cualquier asunto.
  • La actitud del autor determina la intención comunicativa, el estilo y temática del texto.
  • La variedad de temas da la posibilidad de elegir la postura desde la cual se va a tratar el asunto.

Consulta de fuentes

  • La primera fuente de consulta es la propia experiencia.
  • Después hay que crear relaciones entre el conocimiento ya existente y los estudiosos que han investigado sobre el tema. Esto ayuda a explicar la postura que se va a tomar al redactar el ensayo.
  • Se recopilan juicios, aseveraciones, expresiones, evidencias, pruebas, en fuente de información como libros, revistas, periódicos, entre otros, para validar la tesis.

Esquema de redacción

  • A partir de la tesis puedes delimitar los temas que explicarás para lograr que el texto sea entendido por el receptor.
  • Identifica los conceptos que se tengan que contrastar y los posibles contraargumentos que pudieran surgir.
  • Presenta de forma clara las causas y efectos que rodean la situación.
  • Utiliza todo aquello que te permita dar más fuerza a tus ideas: tu propia experiencia, tus observaciones, los textos que empleaste, los juicios personales, etcétera.

Elaboración de un borrador

  • Tomando en cuenta tu esquema de trabajo y de redacción, comienza a escribir.
  • Retoma toda la información que recopilaste y comienza a jerarquizarla.
  • No descartes nada, toma en cuenta también tus notas personales.
  • Autoevalúa tus opiniones, critícate, reelabora y reescribe.

Redacción final

  • Revisa tu borrador.
  • Reajusta las ideas que consideres necesarias.
  • Revisa todos los conceptos.
  • Lee nuevamente el ensayo (al menos tres veces más).
  • Identifica los puntos fuertes que respaldan tu tesis.
  • Revisa la ortografía y estructura del texto.

Fuente: Secretaría de Educación Pública. (2015). Taller de Lectura y Redacción II. Ciudad de México.